OMNI Moderna > Covid-19 > The New York Times

COVID-19

The New York Times: "Moderna es la vacuna de los ricos"

Moderna es la vacuna contra COVID-19 más cara y la Administración Joe Biden no ha conseguido que baje su precio.

Moderna, cuya vacuna contra el coronavirus parece ser la mejor defensa del mundo contra COVID-19, ha estado suministrando sus inyecciones casi exclusivamente a las naciones ricas, manteniendo a los países más pobres esperando, y obteniendo miles de millones de ganancias. Moderna, cuya vacuna contra el coronavirus parece ser la mejor defensa del mundo contra COVID-19, ha estado suministrando sus inyecciones casi exclusivamente a las naciones ricas, manteniendo a los países más pobres esperando, y obteniendo miles de millones de ganancias.

La cuestión de fondo es que Moderna no tuvo que pagar la investigación sino que fue el Gobierno estadounidense quien financió el desarrollo de la vacuna de Moderna. Pero el afán de lucro del laboratorio se ha convertido en un conflicto al ratificarse que Moderna privilegia el envío de su fármaco a los países ricos, según Airfinity, una empresa de datos que rastrea los envíos de vacunas.

1 millón de dosis de la vacuna de Moderna han llegado a países que el Banco Mundial clasifica como de bajos ingresos. Por el contrario, esos países han recibido 8,4 millones de dosis de Pfizer y 25 millones de dosis de Johnson & Johnson (de una sola inyección).

Del puñado de países de ingresos medios que han llegado a acuerdos para comprar las inyecciones de Moderna, la mayoría aún no ha recibido ninguna dosis, y al menos 3 han tenido que pagar más de lo que pagaron Estados Unidos o la Unión Europea, según funcionarios gubernamentales de esos países.

La Argentina ha recibido vacunas Moderna donadas por Estados Unidos. Pero al Gobierno estadounidense le resulta mucho más barato donar Pfizer o J&J que Moderna pese a que no financió esos desarrollos.

En el caso de Pfizer, su aliado BioNTech recibió 750 millones de euros del Gobierno alemán.

vacuna moderna
Moderna es una vacuna de desarrollo subsidiado por USA, y cuyo laboratorio es monoproducto.

Moderna es una vacuna de desarrollo subsidiado por USA, y cuyo laboratorio es monoproducto.

El inicio

En 2010, se formó ModeRNA Therapeutics para comercializar la investigación del biólogo de células madre Derrick Rossi.

Rossi había descubierto los trabajos de la bioquímica húngara Katalin Karikó sobre la activación inmune mediada por ARN, lo que resultó en el descubrimiento conjunto con el inmunólogo estadounidense Drew Weissman de las modificaciones de nucleósidos que suprimen la inmunogenicidad del ARN.

Esta tecnología fue autorizada y utilizada por Moderna y BioNTech para desarrollar vacunas COVID-19.

Precisamente los fundadores de ModeRNA fueron:

  • Derrick Rossi
  • Timothy A. Springer
  • Robert S. Langer
  • Kenneth R. Chien
  • Noubar Afeyán.

En 2011, Noubar Afeyan, el mayor accionista, contrató como CEO a Stéphane Bancel, ex ejecutivo de BioMérieux y Eli Lilly and Company.

En marzo de 2013, Moderna y AstraZeneca firmaron un acuerdo de opción exclusiva de 5 años para descubrir, desarrollar y comercializar ARNm para tratamientos en las áreas terapéuticas de enfermedades cardiovasculares, metabólicas y renales, y objetivos seleccionados para el cáncer.

El acuerdo incluyó un pago por adelantado de US$ 240 millones a Moderna, "uno de los pagos iniciales más grandes en un acuerdo de licencia de la industria farmacéutica que no involucra un medicamento que ya se esté probando en ensayos clínicos".

En mayo de 2020, solo 1 producto candidato había pasado los ensayos de fase I, denominado AZD8601.

En 2018, la empresa pasó a denominarse Moderna Inc., y aumentó aún más su cartera de desarrollo de vacunas. Pero seguía sin tener uno solo producto comercializable.

En marzo de 2020, en una reunión en la Casa Blanca entre la Administración Trump y ejecutivos farmacéuticos, Bancel le dijo al entonces Presidente que Moderna podría tener una vacuna contra COVID-19 lista en pocos meses. Donald Trump quería una vacuna para antes de las elecciones.

Al día siguiente, la FDA aprobó los ensayos clínicos para la vacuna candidata Moderna, que recibió una inversión inicial de US$ 483 millones desde el fondo gubernamental Operation Warp Speed.

El miembro de la junta ejecutiva de Moderna, Moncef Slaoui, fue nombrado científico jefe del proyecto Operation Warp Speed. Fue el comienzo.

stephane-bancel.jpg
El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, dijo que "es triste" que la vacuna de su empresa no haya llegado a más personas en los países más pobres, pero que la situación estaba fuera de su control: ¡¿?!

El director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, dijo que "es triste" que la vacuna de su empresa no haya llegado a más personas en los países más pobres, pero que la situación estaba fuera de su control: ¡¿?!

Polémica

Tailandia y Colombia están pagando una prima. Las dosis de Botswana están demoradas. Túnez no pudo ponerse en contacto con Moderna, afirma The New York Times.

A diferencia de Pfizer, Johnson & Johnson y AstraZeneca, que tienen diversas listas de medicamentos y otros productos, Moderna vende solo la vacuna contra COVID-19. El futuro de la empresa de Massachusetts depende del éxito comercial de su vacuna.

Tom Frieden, ex director de los estatales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades:

Se están comportando como si no tuvieran absolutamente ninguna responsabilidad más allá de maximizar el retorno de la inversión. Se están comportando como si no tuvieran absolutamente ninguna responsabilidad más allá de maximizar el retorno de la inversión.

Los ejecutivos de Moderna han dicho que están haciendo todo lo posible para producir tantas dosis como sea posible lo más rápido posible, pero que su capacidad de producción sigue siendo limitada.

Todas las dosis que producen en 2021 están cumpliendo con los pedidos existentes de gobiernos básicamente de la Unión Europea.

Así, la Administración Joe Biden se ha sentido cada vez más frustrada con Moderna por no hacer que su vacuna se encuentre más disponible para los países más pobres, dijeron dos altos funcionarios de la administración.

La Administración ha presionado a los ejecutivos de Moderna para que

  • aumenten la producción en las plantas estadounidenses y
  • otorguen licencias de su tecnología a laboratorios extranjeros que podrían producir dosis que atiendan a los mercados extranjeros.

El viernes 08/10, después de que The New York Times enviara preguntas detalladas sobre cómo pocos países pobres habían tenido acceso a la vacuna de Moderna, la compañía anunció que estaba "invirtiendo actualmente" para aumentar su producción y entregar 1.000 millones de dosis a los países más pobres en 2022.

La compañía también dijo la semana pasada que abriría una fábrica en África, sin especificar cuándo.

Vacuna covid (1).jpg
Docenas de países más pobres, principalmente en África y Medio Oriente, habían vacunado a menos del 10% de su población al 30/09/2021.

Docenas de países más pobres, principalmente en África y Medio Oriente, habían vacunado a menos del 10% de su población al 30/09/2021.

Subsidiados

Los ejecutivos de Moderna han dialogado con la Administración Biden sobre la venta de dosis de bajo costo al gobierno federal, que las donaría a los países más pobres, tal como Pfizer acordó hacer, dijeron 2 altos funcionarios. Continúan las negociaciones.

En una entrevista, el director ejecutivo de Moderna, Stéphane Bancel, dijo que "es triste" que la vacuna de su empresa no haya llegado a más personas en los países más pobres, pero que la situación estaba fuera de su control.

Dijo que Moderna intentó, y fracasó, en conseguir que los gobiernos invirtieran dinero para expandir la escasa capacidad de producción de la compañía y que la compañía decide cuánto cobrar en función de factores que incluyen cuántas dosis se ordenan y qué tan rico es un país. (Una portavoz de Moderna cuestionó el cálculo de Airfinity de que la compañía había proporcionado sólo 900.000 dosis a países de bajos ingresos, pero no proporcionó una cifra alternativa).

Casi un año después de que los países occidentales comenzaran a correr para vacunar a sus poblaciones, el enfoque en los últimos meses se ha desplazado hacia la grave escasez de vacunas en muchas partes del mundo. Docenas de países más pobres, principalmente en África y Medio Oriente, habían vacunado a menos del 10% de su población al 30/09/2021.

En agosto, por ejemplo, Johnson & Johnson enfrentó reprimendas del director general de la Organización Mundial de la Salud y de activistas de salud pública después de que The Times informara que sus dosis producidas en Sudáfrica se estaban exportando a países más ricos.

Los funcionarios de la Administración Biden están especialmente frustrados con lo que consideran es una falta de cooperación de Moderna ya que el gobierno le ha brindado a la compañía una asistencia crítica:

  • US$ 1.300 millones para ensayos clínicos y otras investigaciones, y
  • en agosto de 2020, una orden de compra por US$ 1.500 millones de vacunas, garantizando a Moderna que tendría un mercado para un producto que no estaba probado.

Si bien los ensayos clínicos 2020 encontraron que las vacunas Moderna y Pfizer fueron igualmente efectivas, estudios más recientes sugieren que la inyección de Moderna es superior a la Pfizer: ofrece una protección más duradera y es más fácil de transportar y almacenar.

La vacuna de Moderna es "esencialmente la vacuna premium", dijo Karen Andersen, analista de Morningstar. "Están en una posición en la que, probablemente, no necesiten sacrificar demasiado sus precios".

Existe información pública limitada sobre los acuerdos que Moderna ha logrado con gobiernos individuales.

De los 22 países, más la Unión Europea, a los que Moderna y sus distribuidores informaron haber vendido las inyecciones, ninguno es de bajos ingresos y solo Filipinas está clasificado como de ingresos medios bajos.

En comparación, Pfizer dijo que había acordado vender su vacuna a precios reducidos a 12 países de ingresos medianos altos, 5 gobiernos de ingresos medianos bajos y 1 país pobre, Ruanda. (Túnez, por ejemplo, paga alrededor de US$ 7 por dosis).

Avaricia

Solo unos pocos gobiernos han revelado cuánto están pagando por las dosis de Moderna.

Estados Unidos pagó entre US$ 15 y US$ 16,50 por cada inyección, además de los US$ 1.300 millones que le dio a Moderna para desarrollar su vacuna.

La Unión Europea ha pagado entre US$ 22,60 y US$ 25,50 por cada dosis de Moderna.

Botswana, Tailandia y Colombia, que el Banco Mundial clasifica como países de ingresos medianos altos, han dicho que están pagando entre US$ 27 y US$ 30 por dosis de Moderna.

La falta de transparencia sobre cuánto están pagando otros gobiernos ha puesto a los países relativamente pobres en una posición negociadora débil. Están "negociando totalmente en la oscuridad", dijo Kate Elder, quien asesora a Médicos Sin Fronteras sobre la política de vacunas.

En mayo, Moderna ofreció a la Unión Africana dosis a US$ 10 cada una pero las dosis no estarán disponibles hasta 2022, lo que hará que las conversaciones fracasen, según 2 funcionarios de la Unión Africana.

Moderna acordó en mayo proporcionar hasta 34 millones de dosis de vacunas este año, y hasta 466 millones de dosis en 2022, a Covax, el programa respaldado por las Naciones Unidas para vacunar a los pobres del mundo. La compañía aún no ha enviado ninguna de esas dosis, según un portavoz de Covax, aunque Covax sí ha distribuido decenas de millones de dosis de Moderna pero donadas por el gobierno de Estados Unidos.

La empresa ha dicho que espera que su vacuna genere al menos US$ 20.000 millones en ingresos este año, lo que lo convertiría en uno de los productos médicos más lucrativos de la historia.

La Sra. Andersen, analista de Morningstar, proyectó que las ganancias de la compañía por la vacuna podrían llegar a los US$ 14.000 millones. En 2019, Moderna reportó ingresos totales de apenas US$ 60 millones.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario