MUNDO Ucrania > Rusia > Bielorrusia

BIELORRUSIA

Esperando novedades del diálogo entre Rusia y Ucrania

Negociaciones en Bielorrusia entre las delegaciones de Rusia y Ucrania, informó un corresponsal de RIA Novosti. Por ahora, prevalece el escepticismo.

Rusia está interesada en llegar a un acuerdo con la delegación ucraniana en las negociaciones en Bielorrusia, informó el jefe de la delegación rusa, asesor del presidente Vladímir Medinski.

"Sin duda alguna, estamos interesados en alcanzar acuerdos lo más pronto posible", dijo.

Los negociadores que representan a Volodymyr Zelensky llegaron a Gomel en dos helicópteros al lugar en el que se llevarán a cabo las conversaciones.

Gomel, a escasos 30 kilómetros de la frontera con Ucrania, es la 2da. ciudad más poblada de Bielorrusia. La localidad se fundó cerca del año 1.000 d.C. en tierras de la unión tribal eslava oriental de Radimichs, a orillas del río Sozh y el arroyo Homeyuk, que le permiten una fortificación natural por la altura.

Moscú está representada por

  1. el asistente presidencial Vladimir Medinsky;
  2. el viceministro de Relaciones Exteriores Andrei Rudenko;
  3. el viceministro de Defensa Alexander Fomin;
  4. el jefe del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma Estatal, Leonid Slutsky; y
  5. el embajador ruso en Bielorrusia, Boris Gryzlov .

Desde Kiev,

  1. el ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov;
  2. el jefe de la facción del Siervo del Pueblo, David Arakhamia;
  3. el viceministro de Relaciones Exteriores, Mykola Tochitsky;
  4. el asesor del jefe de la oficina presidencial, Mikhail Podolyak;
  5. el diputado de Verkhovna Rada, Rustem Umerov; y
  6. el primer vicejefe de la delegación ucraniana al Grupo Trilateral de Contacto, Andriy Kostin.

Datos

Sluha Narodu o Servidor del Pueblo o Siervo del Pueblo o Servidor Público es un partido político ucraniano de ideología multicomprensiva.

Legalmente, el partido es el sucesor del Partido del Cambio Decisivo que llevó al poder a Volodymyr Zelensky.

Rustem Umerov es un político, empresario, inversor y filántropo ucraniano de origen tártaro de Crimea. Es un firme defensor de que Crimea regrese a jurisdicción de Ucrania. Antes de ser elegido miembro del parlamento, tuvo una intensa actividad empresarial en comunicaciones, TI e inversiones en infraestructura.

En septiembre de 2020, Umerov se unió a un grupo para desarrollar una estrategia para la desocupación de Crimea y Sebastopol, que se estableció bajo el Consejo de Seguridad y Defensa Nacional de Ucrania. Su candidatura fue apoyada por el Comité de Derechos Humanos del parlamento.

Él tiene una gran influencia sobre el presidente Volodymyr Zelensky.

Las partes acordaron la reunión el día anterior. La delegación rusa llegó a Bielorrusia y declaró que estaba lista para esperar a los representantes de Kiev hasta las 15:00, el consentimiento de las autoridades ucranianas se conoció unos minutos antes de la expiración de este período.

Presiones

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, dijo que "realmente no cree" en los resultados de las negociaciones.

Su oficina dijo que el tema principal es un alto el fuego inmediato y la retirada de las tropas de Ucrania.

El 21/02, Vladimir Putin, en respuesta a los llamamientos de las Repúblicas Populares de Donetsk y Luhansk con una solicitud de reconocimiento de su soberanía, firmó los decretos pertinentes, y el 24/02, el Presidente de Rusia anunció el inicio de una operación militar especial para desmilitarizar y desnazificar Ucrania .

El Ministerio de Defensa ruso enfatizó que no atacaron objetivos civiles.

"Las acciones militares del régimen en Kiev y la destrucción sistemática de los residentes de Donbás duraron 8 años. Durante esta guerra, más de 14 mil de personas murieron, cientos de niños", afirmó el portavoz de Defensa, Ígor Konashénkov.

"Era necesario poner fin a esto. Era necesario poner fin a las interminables amenazas del régimen de Kiev contra Rusia. Y Rusia lo hará", añadió.

En el Vaticano

La propagación del conflicto ucraniano al resto de Europa sería una "gigantesca catástrofe", que hace estremecer, dijo el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado Vaticano, entrevistado por 4 periódicos italianos (Il Corriere della Sera, La Repubblica, La Stampa e Il Messaggero).

El prelado pidió que se evite cualquier escalada militar, que se detengan las bombas y que se abran las negociaciones, para las que "nunca es demasiado tarde".

Parolin aseguró que la Santa Sede está "dispuesta a facilitar las negociaciones entre Rusia y Ucrania".

En cuanto a la posibilidad de que el conflicto se extienda involucrando directamente a otros países europeos ante el envío de armamento a Ucrania, el Secretario de Estado dijo: "Ni siquiera me atrevo a pensarlo. Sería una catástrofe de proporciones gigantescas, aunque, desgraciadamente, no es una eventualidad que deba excluirse por completo. He visto que en algunas declaraciones en los últimos días se han evocado los incidentes que precedieron y provocaron la 2da. Guerra Mundial. Son referencias que hacen estremecer."

Para evitar este peligro, explica Parolin, "es necesario evitar cualquier escalada, detener los enfrentamientos y negociar. También la posible vuelta a "una nueva guerra fría con dos bloques enfrentados" es un escenario inquietante. "Va en contra de la cultura de la fraternidad que el Papa Francisco propone como único camino para construir un mundo justo, solidario y pacífico".

Sobre la posibilidad de una negociación y de un eventual papel de la Santa Sede, el cardenal afirmó: "Aunque ha sucedido lo que temíamos y esperábamos que no sucediera, la guerra desatada por Rusia contra Ucrania, estoy convencido de que siempre hay espacio para la negociación. ¡Nunca es demasiado tarde! Porque la única forma razonable y constructiva de resolver las diferencias es el diálogo, como no se cansa de repetir el Papa Francisco. La Santa Sede, que en los últimos años ha seguido constantemente, discretamente y con gran atención, los acontecimientos en Ucrania, ofreciendo su disponibilidad para facilitar el diálogo con Rusia, está siempre dispuesta a ayudar a las partes a retomar ese camino".

El Secretario de Estado se refirió también a las discrepancias entre las Iglesias ortodoxas: "En la historia de la Iglesia, por desgracia, nunca han faltado las particularidadees y han dado lugar a tantas divisiones dolorosas, como atestigua San Pablo en el origen del cristianismo, quien al mismo tiempo nos exhorta a superarlos. En este sentido, vemos signos alentadores en los llamamientos de los jefes de las Iglesias Ortodoxas, que manifiestan disponibilidad para dejar de lado el recuerdo de las heridas mutuas y trabajar por la paz".

Por otra parte, las Iglesias "coinciden en expresar su grave preocupación por la situación y en afirmar que, más allá de cualquier otra consideración, los valores de la paz y de la vida humana son los que están verdaderamente en el corazón de las Iglesias, que pueden desempeñar un papel fundamental para evitar que la situación se agrave aún más".

Una vez más vemos que la comunicación y la escucha recíproca son necesarias para conocer y comprender plenamente las razones de los demás. Cuando se deja de comunicar y de escuchar con sinceridad, se mira al otro con sospecha y se acaba por intercambiar sólo acusaciones recíprocas. Los acontecimientos de los últimos meses no han hecho más que alimentar esta sordera mutua, llevando a un conflicto abierto. Las aspiraciones de cada país y su legitimidad deben ser objeto de una reflexión común, en un contexto más amplio y, sobre todo, teniendo en cuenta las elecciones de los ciudadanos y el respeto del derecho internacional. La historia está llena de ejemplos que confirman que esto es posible. Una vez más vemos que la comunicación y la escucha recíproca son necesarias para conocer y comprender plenamente las razones de los demás. Cuando se deja de comunicar y de escuchar con sinceridad, se mira al otro con sospecha y se acaba por intercambiar sólo acusaciones recíprocas. Los acontecimientos de los últimos meses no han hecho más que alimentar esta sordera mutua, llevando a un conflicto abierto. Las aspiraciones de cada país y su legitimidad deben ser objeto de una reflexión común, en un contexto más amplio y, sobre todo, teniendo en cuenta las elecciones de los ciudadanos y el respeto del derecho internacional. La historia está llena de ejemplos que confirman que esto es posible.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario