FOCO Cultura > Rusia > cancelación

LÍMITES DEL CONFLICTO

La estupidez de la cancelación de la cultura rusa

"Cancelación de la cultura rusa, sueño antiguo de Europa Occidental", cuestiona Alexander Dementyev, trabajador de la cultura, ruso y columnista de Urgente24.

N. de la R.: La cultura de la cancelación ('cancel culture') es un neologismo que designa a un fenómeno que hoy día aplica Occidente contra Rusia pero que comenzó en la Alemania Nazi hacia los judíos y quienes no participaban del nacional-socialismo. El término 'cancel culture' comenzó a utilizarse en 2015, se hizo popular desde 2018 como "un llamado a boicotear a alguien". Su existencia ha sido discutida, y a menudo es poco efectiva; a veces consigue los efectos opuestos a los deseados. Según Keith Hampton, profesor de Estudios de los Medios, en Michigan State University, la práctica de la cancelación ha contribuido a la polarización de la sociedad estadounidense, pero no ha llevado a ningún cambio de opinión verdadero.

cancelacion-rusa2.jpg
Cancelación cultural, los rusos dicen que ya la han padecido, de alemanes y de estadounidenses.

Cancelación cultural, los rusos dicen que ya la han padecido, de alemanes y de estadounidenses.

Cancelar todo lo ruso no es un antojo de los círculos que se consideran progresistas. No es algo espontáneo provocado por las acciones de la Federación de Rusia hace unos meses. Es un deseo oculto desde hace muchos siglos. Y es una última oportunidad para la cultura occidental para salvar su autoestima.

¿Qué es lo más irritante en la cultura rusa?

"Una cultura misteriosa, misterio del alma rusa, país cubierto por la niebla del enigma". Estas afirmaciones abundan en la literatura y el pensamiento de muchos países hispanoparlantes durante varios siglos.

“Siempre quise conocer algo sobre Rusia pero hay muy poca información” - suelo escucharlo de muchas personas - “Quizás por la Cortina de Hierro.” Me lo dicen en serio en la 3ra. década del siglo 21. Cuando ya han pasado más de 30 años desde la caída de la URSS. Cuando quienquiera tiene un dispositivo en su bolsillo para acceder a toda la información del mundo. Siempre hubieron excusas de conocer lo ruso.

¿Qué pasaba antes de la Guerra Fría?

Antes de la Guerra Fría los escritores y publicistas veían a Rusia también con sospechas misteriosas.

  • “Un país que no hace el trabajo de explicar su cultura al mundo”.
  • “Nadie sabe lo que piensan los rusos”.

Con una búsqueda muy corta por las bibliotecas digitales en español, poniendo las palabras claves “Rusia” o “rusos” podemos encontrar centenares de libros. Y casi cada uno te cuenta cuán poco podemos conocer y conocemos sobre este país y su gente con la posterior descripción de los obstáculos que impiden comprender la “esfinge del Oriente”. No cambian en relación al régimen que está en Rusia.

Zarismo, comunismo o el régimen postsoviético. No importa. Se nota una extrema unanimidad acerca de la falta de datos y la imposibilidad de comprender esa cultura.

La pueden idealizar o demonizar pero, al fin, estas posturas ambas están lejos del intento de verla como una cultura igual.

cancelacion-rusa1.jpg
Ejemplos de cancelación de la cultura rusa en días de la exURSS, tanto en USA como en la Argentina.

Ejemplos de cancelación de la cultura rusa en días de la exURSS, tanto en USA como en la Argentina.

En cada época abundaba gente que viajaba a estas tierras y nunca faltó una descripción detallada de sus costumbres o del estado político. Rusia nunca interrumpió las relaciones con otros países. Los ejemplos más evidentes pueden ser

  • los templos y construcciones del Kremlin de Moscú, construidas por más de 30 artistas del Renacimiento italiano en los siglos 15 y 16,
  • las calles de San Petersburgo,
  • las constantes uniones matrimoniales entre los zares y los monarcas de muchas casas europeas.
  • ¿Acaso el ballet u ópera por las cuales es tan famosa Rusia no son tradiciones oriundas de Francia e Italia
  • ¿Acaso los famosos monobloques soviéticos no es el triunfo de las ideas arquitectónicas de los colegas de Le Corbusier?

No, todo esto no es capaz de convencer a la parte de la humanidad que se dice más progresiva de que Rusia forma parte de la misma cultura y es una continuación indispensable de toda la tradición europea.

Imperialismo, revolución y comunismo, todos estos “males” asociados con Rusia, tampoco son fenómenos propios de la cultura rusa. Ni siquiera son palabras de origen ruso.

Uno de mis alumnos me dijo que el comunismo a Alemania lo trajeron los rusos.

(N. de la R.: El comunismo, como proyecto de socialización de los medios de producción, surgió en el siglo 16, a partir del colectivismo agrario. Referencia obligada la obra Utopía, del británico Tomás Moro, y la ideología revolucionaria babuvina -el francés Francois Babeuf-, que derivó del movimiento jacobino de la Revolución francesa. Luego, el socialismo científico de los alemanes Karl Marx y Friedrich Engels.)

Basándose en que Alemania Oriental era un aliado de la URSS a ellos les parecía obvio que los comunistas alemanes aparecieron de la mano rusa. A nadie de en la clase esta afirmación le hizo ruido. Ni siquiera el hecho de que los fundadores del marxismo fueran dos alemanes.

De hecho es un ejemplo muy claro. El término “comunismo” es de origen latín y por primera vez fue introducido al lenguaje político francés a principios de la década 1840. Luego tomado por Marx y Engels en su obra 'Manifiesto del Partido Comunista', en 1848. Una obra escrita en alemán y editada en Londres. De hecho, el primer partido que tomará ese nombre aparecerá sólo 70 años después, en 1918 y sí será en Rusia. Pero cuando el término ya será clásico.

El problema con Rusia es mucho más grave que la banal falta de información. En esto consiste el constante deseo de cubrir todo esto por lo menos con un mantel de misterio. Sacarlo del campo de lo consciente hacia lo inconsciente. Por eso tiene tanto éxito el término misterio o el enigma como una referencia constante de la cultura rusa.

Para la Argentina el fenómeno de la cancelación de la cultura rusa no es novedoso. El 15/05/1910, 10 días antes del Centenario, en la Plaza Congreso, los activistas xenófobos masivamente quemaron libros de la Biblioteca Rusa en un acto público. En décadas posteriores esto se repitió varias veces.

En el contexto de la Semana Trágica, los grupos de jóvenes patriotas argentinos andaban en búsqueda del elemento ruso para eliminarlo como parte de una conspiración contra la libertad y la Patria. Las víctimas de estos ataques fueron editoriales y bibliotecas con letras cirílicas. Nos quedaron sólo catálogos, y la mayoría absoluta fueron obras de literatura clásica o contemporánea para consumo de trabajadores.

Luego del Golpe de Estado de 1930, las represiones contra la comunidad rusa pusieron fin a la gran tradición rusa argentina. Todo esto hizo rechazar su identidad rusa a muchos de los argentinos de descendencia rusa. Venían otros rusos, se formaban nuevas comunidades pero el objetivo de la cancelación fue logrado: nunca más la parte rusa de la cultura argentina formó parte de la conciencia nacional.

Nunca más le preocupó el progreso de la industria argentina, tal como lo preocupaba a Aaron Pavlovsky, nunca más le preocupó la lucha por la justicia como a Fenia Chertkoff o a Simón Radovitzki, nunca más ningún un autor ilustre como Alberto Gerchunoff formó parte de alguna Sociedad de Amigos de Rusia manteniendo la relación con la sociedad y autoridades. Se perdió un hilo vivo. Y llevó a lo que hoy son apenas los desechos de aquello. Hoy la gente conoce Rusia desde las películas estadounidenses.

norries.jpg
Increíble pero Nadine Dorries es secretaria de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Gobierno británico. Ya carga con pesadas denuncias por posible islamofobia. Ahora le sumó la rusofobia: “No son meros gestos. La cultura y el deporte importan. Para Putin, sus compinches y para la población”. Según ella, “es el 3er. frente” de la guerra (luego del bélico y el económico). Su corolario: el fin justifica los medios.

Increíble pero Nadine Dorries es secretaria de Estado de Cultura, Medios de Comunicación y Deporte del Gobierno británico. Ya carga con pesadas denuncias por posible islamofobia. Ahora le sumó la rusofobia: “No son meros gestos. La cultura y el deporte importan. Para Putin, sus compinches y para la población”. Según ella, “es el 3er. frente” de la guerra (luego del bélico y el económico). Su corolario: el fin justifica los medios.

Ajenizar algo tuyo que no te gusta, es un camino muy tentador. Es comprensible. Pero, a largo plazo, esta actitud tendrá sus consecuencias. Marcando todo como ajeno, en el deseo de purificación, deshaciéndote de la responsabilidad por lo que no va en acuerdo a lo que quisieras, estás empobreciendo a tu propia cultura.

En nuestra vida cotidiana solemos librar nuestro espacio. Hay cosas que no queremos que aparezcan más ante nuestra vista. Y cuando nos da pena tirar los objetos que nos incomodan o aluden a las malas asociaciones, y las almacenamos en sótanos o en los depósitos que estén lo más lejos de nuestra vida común. Para no encontrarse con estos objetos.

Revisar nuestras cosas que se guardan en cajas y no se han visto por años nos puede chocar emocionalmente. Obvio, que esto requiere cierta valentía de poder enfrentarse a muchas de nuestras inquietudes, miedos, recuerdos, anhelos o posibilidades perdidas que habitualmente tratamos reprimir.

Rusia, para los países del supuesto “Occidente”, es un depósito donde yacen las cosas, conceptos, ideas y formas que ellos no quieren ver en sí mismos. Rusia no puede verse de manera íntegra para un espectador occidental. Porque él ve los desechos de su propia vida. Lo que él no fue.

A veces parece más fácil quemar todo este depósito y olvidarse de todo que afrontar el trabajo de ordenarlo.

Vladivostok.jpg
"Vladivostok, la ciudad europea más cercana a Corea."

"Vladivostok, la ciudad europea más cercana a Corea."

Hace unos años viajé de Vladivostok a Corea del Sur en un barco. La empresa transportadora era coreana, y en su sitio web había un breve informe sobre las ciudades del recorrido. Y el texto sobre la ciudad más oriental de Rusia empezaba con la frase: “¡No pierda la oportunidad de visitar Vladivostok! Es la ciudad europea más cercana a Corea”.

Es muy fácil ver una cultura muy diferente en China, Japón o India. Pero para ver algo muy diferente en una cultura profundamente cristiana y europea que es prácticamente la continuación de la misma cultura occidental, eso requiere un trauma psicológico muy fuerte.

A medida que progresaba este trauma de la sociedad occidental más feroz se volvía el trato de todo lo ruso, más doloroso era acercarse hacia Rusia. Todo este tiempo se buscaban las excusas formales.

Llegó el momento cuando el dolor de ver en Rusia a un gemelo se volvió tan insoportable que ya no hay otra forma para superarlo sino excluirlo todo, prohibir, reprimir. Empujarlo todo fuera de lo consciente. Cancelarlo todo. Llegó el momento cuando el dolor de ver en Rusia a un gemelo se volvió tan insoportable que ya no hay otra forma para superarlo sino excluirlo todo, prohibir, reprimir. Empujarlo todo fuera de lo consciente. Cancelarlo todo.

El que se deshace de la parte de su propia identidad solo piensa que va a tener un alivio. Pero el alivio va a ser momentáneo y las consecuencias serán catastróficas.

En 1736, en Madrid salieron dos tomos de la “Historia de Moscovia”, por el académico Don Manuel de Villegas y Piñatelli. En su prefacio se decía sobre Rusia: “Ella adquirió en nuestros tiempos una nombradía igual a su gloria: y sería sin duda ignorancia muy acusable en Nación tan culta como la nuestra no saber con perfección el estado militar, político, y eclesiastico de aquella monarquía belicosa”.

Pasaron casi 300 años y estamos conversando en serio acerca de la cancelación de todo lo ruso. Quizás la noción de “ser una nación culta” se ha cambiado mucho o quizás es también un rasgo de la cultura rusa y tenemos que deshacernos de esto.

-------------------------

Más contenido en Urgente24

Ya son dos las provincias que decretaron asueto el 2 de mayo

Jonatan Viale no supera lo de Milei y habla como candidato

Sin gestión y sin PBA, fustigaron a Victoria Tolosa Paz en TV

Flybondi contraataca a JetSmart con pasajes a precio ganga

Por escritorio, Chile dejaría afuera a Ecuador de Qatar 2022

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario