FOCO Provincia de San Luis > huarpes > ranqueles

INCLUSIÓN

Huarpes, ranqueles y la Provincia de San Luis

Caso testigo: la Provincia de San Luis  logró que el 'Día del Respeto por las Comunidades Originarias' no sea mera declamación, sino una realidad integradora.

La Provincia de San Luis es una de las pocas provincias que enunció políticas de inclusión y de integración respetuosas de la cosmovisión de sus habitantes originarios. De eso se trata la efeméride de horas atrás, 'Día del Respeto por las Comunidades Originarias de América'.

No se trata de una recolonización ni de una deculturación de y con los pueblos originarios, sino de cohesión y de involucramiento en el resguardo de las culturas originarias, su idiosincrasia y el ethos constituyente de su sentir telúrico.

Aproximaciones y coordenadas

El poblamiento de San Luis comenzó mucho antes que arribaran los conquistadores españoles.

Petroglifos y pictografías halladas en la gruta de Intihuasi hablan de una presencia humana anterior a los 6.000 años a.C.

Desde el descubrimiento de América, los indígenas fueron dominados por los recién llegados. Virreyes, capitanes generales, gobernadores y audiencias cumplían funciones de gobierno y fueron instrumentos de sometimiento y enajenación de riquezas del suelo.

En la época de la conquista española había grupos de pueblos originarios en la región de la actual provincia de San Luis, y entre ellos se hallaban -y encuentran aún algunas reservaciones (hoy poblados)- de

  • huarpes,
  • comechingones (moradores de las cavernas),
  • olongastas y pampas;
  • michilingües (pobladores de los valles),
  • calchaquíes y
  • ranqueles.

Los primeros españoles llegaron al territorio atraídos por los bosques de caldén, quebracho y algarrobo y la fauna de guanacos, venados y avestruces.

Los huarpes ocuparon territorios de las 3 provincias cuyanas y son descendientes raciales de los huárpidos. Sin embargo, estuvieron sometidos a las influencias de los pueblos andinos, que enriquecieron su cultura.

Los huarpes desaparecieron casi en su totalidad a mediados del siglo 18, ante

  • la falta de defensa contra las enfermedades traídas por los europeos;
  • el sistema de encomiendas impuesto por los españoles,
  • los malos tratos de los encomenderos,
  • el mestizaje,
  • etc.

Los sanavirones, que habitaron el centro de la geografía argentina, llamaron comechingones a sus vecinos del sur, es decir, a los indígenas que habitaban el área de Conlara.

Estos pueblos cultivaban el suelo, eran cazadores de guanacos, liebres, ciervos y recolectores de algarrobo y chañar; criaban llamas, sembraban maíz, porotos, zapallos, quínoa.

La familia constituía la base del ordenamiento, por encima de ella estaba la parcialidad, que ocupaba un área delimitada.

Las parcialidades tenían un cacique y cuando crecían se desintegraban en unidades menores con un cacique propio, sin romper los vínculos de la parcialidad originaria.

De los michilingües sólo nos quedó una leyenda: la historia de Juana Koslay, hija de un cacique de caciques que se casó con un oficial español y se dedicó a la enseñanza de los niños de su época.

Pascuala Carrizo Guakinchay55.jpg
Pascuala Carrizo Guakinchay, lonko de los huarpes.

Pascuala Carrizo Guakinchay, lonko de los huarpes.

Inclusión

Aunque se ha perdido su acta fundacional, se cree que la capital fue fundada el 25 de agosto de 1594 por Luis Jufré de Loaysa y Meneses, teniente corregidor de Cuyo.

2 años después de haber sido abandonada, Martín García Oñez de Loyola, capitán general de Chile, lo intentó otra vez. Entonces, la ciudad recibió el nombre de San Luis de Loyola, al pie de las Sierras Grandes, junto al río Chorrillos, en el extremo Punta de los Venados, de lo cual deriva el nombre de 'puntanos' a sus habitantes.

En el territorio habitan los ranqueles y los huarpes. Según explicó Graciela Rodríguez Murano, “su visión del mundo gira alrededor de la tierra”.

Los ranqueles estuvieron dispersos hasta que una política de devolución de tierras permitió la construcción del pueblo Ranquel en 2009.

La comunidad huarpe tenía escuelas en sus tierras ancestrales pero carecía de docentes y de acceso al agua potable.

Por este motivo su jefa, Pascuala Carrizo Guakinchay, solicitó asistencia al entonces gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá: el Programa de Culturas Indígenas, para mejorar las condiciones de ranqueles y huarpes.

En este contexto ocurrió la construcción de 2 hospitales y escuelas adaptadas a las necesidades de cada comunidad.

Lucia del Carmen Calderón, de la comunidad huarpe, fue nombrada directora de la escuela Huarpe.

Los ranqueles diseñaron un programa de ganadería de bovinos y equinos. Con la asesoría de Fernando Ariel Pérez, veterinario de la comunidad, también participaron en un proyecto de preservación y certificación del pedigree de los caballos locales.

Además de la provisión de servicios como gas, electricidad y agua, fue clave pedir a ranqueles y huarpes su participación en las reformas.

El pueblo Ranquel requiere salir a la ruta Nº 27, atravesar un camino de dunas de 4 kilómetros, una zona similar a la que ocuparon, desde que abandonaron el sur de la provincia de Buenos Aires. Algunos llegaron hasta La Pampa.

daniel sandoval.jpg
Daniel Sandoval, lonko de los ranqueles.

Daniel Sandoval, lonko de los ranqueles.

Huarpes y Ranqueles

Los ranqueles poseen tierras fértiles; los huarpes tienen suelo árido y mucho viento.

Ellos decidieron que sus 32 casas estuvieran junto a sus corrales o galpones.

La obra más importante fue la planta potabilizadora, que se abastece del acueducto Nogolí.

Los hogares ranqueles tienen huertas y animales pequeños. Cada año reciben unos 1.500 turistas.

En ambas comunidades los chicos estudian en los niveles inicial, primario y secundario.

La comunidad ranquel hizo un aula adicional en la escuela ‘Feliciana Saá’, para que empezara a funcionar el PIE P (Integración Informática).

A la escuela de La Tranca, ‘Xumuc Pe’, en el puesto limítrofe con San Juan, también asisten niños que no son de la comunidad huarpe.

El hospital ranquel es muy completo y funciona correctamente.

La autoridad ranquel es el lonko (jefe) Daniel Sandoval.

Pueblos sostenibles y sustentables

El pueblo ranquel dio un salto cuantitativo y cualitativo, en los recientes 4 años aumentaron las hectáreas de siembra y alambrado, crearon aguadas y picadas, e invirtieron en equipos para combatir el fuego.

Tienen más vehículos utilitarios, máquinas y herramientas.

En cuanto a la producción ganadera poseen vacas (madres); toros; vaquillonas; terneros; potrillos y yeguas madres.

La productividad del pueblo ubicado al noroeste provincial aumentó la cantidad de llamas, ovejas, caprinos y ñandús. Además comercializan sus tejidos de lana en las ferias a las que concurren.

“Los que tenemos más de 50 años, nacimos en Las Lagunas y sentimos que pertenecemos a ellas. Con la llegada de la ayuda del Gobierno se planteó un cambio de vida. Significó tener viviendas dignas; una escuela que es un ejemplo en la zona y que cada vez tiene más alumnos; además de su calidad de enseñanza y de la tecnología con la que los niños trabajan”, expresó Guakinchay.

--------------------

Otras noticias de Urgente24:

La jugada del Frente de Todos descolocó al PRO y la UCR pisa el acelerador

Sensible: Los alimentos volverán a tocar subas del 6%

Adiós a Luis Uriondo, el último de los Uturuncos

Magistratura: Una Ley o más mamarracho institucional

Asalto entre BCRA y Casa Rosada y una sospecha en la City

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario