FOCO Liz Truss > Kwasi Kwarteng > Reino Unido

REINO UNIDO

Derrota de los libertarios: el caso de Liz Truss

Para la prensa anglosajona, Liz Truss y su colaborador Kwasi Kwarteng son libertarios, y su fracaso en el Reino Unido expone a la corriente ideológica.

Liz Truss no será recordada por consumidora de karaoke y quesos ni por engañar a su marido durante más de 1 año ni por su admiración por Margaret Thatcher. Ella será recordada por su paso fugaz al frente del gobierno del Reino Unido, y como 'caso piloto' de la propuesta libertaria para gobernar Inglaterra y territorios agregados. La economía desrregulada y con bajos impuestos que prometían Liz Truss y su aliado Kwasi Kwarteng, le provocó una sorpresa a Daniel Pryor, del Instituto Adam Smith, de Londres: no entiende cómo fue que los mercados libres rechazaron la propuesta libertaria.

El Instituto Adam Smith fue uno de los soportes de Truss y Kwarteng para desplegar su plan de gobierno presentado el 23/09 y que concluyó poco más de 1 mes después. ¿Cuál fue el nudo del fracaso? Pryor cae en el lugar común en estos casos:

  • mala comunicación aunque él le agrega
  • un exceso de recortes fiscales propuestos que debió armarse un cronograma descendente, en todo caso.

Pryor le dijo a Euronews: "Las políticas correctas en el momento equivocado" (en un contexto de alta inflación y débil crecimiento, los mercados no toleraron la idea de un mayor endeudamiento público para financiar el recorte impositivo y el subsidios al consumo energético).

El economista que cree que el libertarismo ha quedado desprestigiado por bastante tiempo en el Reino Unido, aún cuando él agrega que al no ejecutar el plan se dañan las perspectivas de crecimiento de la nación.

truss kwarteng.webp
Kwasi Kwarteng y Liz Truss.

Kwasi Kwarteng y Liz Truss.

El fracaso

Para The Wall Street Journal, "Liz Truss llevó a los libertarios al poder en el Reino Unido y salió rápidamente de nuevo. Los defensores del libre mercado temen que el caos de las últimas semanas haga que ideas como los recortes de impuestos sean políticamente tóxicas en los próximos años."

Clave: que Liz Truss no reclame la asignación de hasta 115.000 libras esterlinas al año a la que tendría derecho después de renunciar como 1ra. ministra, aún durando apenas 45 días. Sería un bochorno final para los libertarios ingleses porque los opositores laboristas están esperando agazapados.

Cuando ideas libertarias participan del debate político en muchos países, incluyendo la Argentina, es interesante leer el comentario de Max Colchester y David Luhnow en el matutino vocero de los mercados libres de Nueva York:

liz truss.jpg
Liz Truss.

Liz Truss.

"Unos días después de que Liz Truss fuera elegida por primera vez para el Parlamento británico en 2010, visitó el Instituto de Asuntos Económicos, un grupo de expertos libertarios en una estrecha casa georgiana muy cerca del Parlamento en el centro de Londres.

Allí reconoció a un viejo amigo de la universidad, Mark Littlewood , director general de la IEA, y le propuso una idea. “Mark, vamos a establecer un caucus de parlamentarios del libre mercado”, recuerda Littlewood que ella dijo.

Fue el comienzo de un viaje que vio a la Sra. Truss liderar un grupo muy unido de legisladores conservadores libertarios desde los límites de su partido hasta el número 10 de Downing Street, donde lanzó un audaz experimento en Reaganomics para la 6ta. economía más grande del mundo, pidiendo una reforma radical con recortes de impuestos combinados con grandes aumentos del gasto destinados a impulsar el crecimiento económico.

Sus planes, en un contexto mundial de alta inflación y aumento de las tasas de interés, fueron recibidos con una feroz reacción en los mercados. La libra cayó bruscamente frente al dólar y los inversores vendieron bonos del gobierno británico. El banco central intervino. Y la Sra. Truss fue expulsada por los legisladores conservadores .

“Es poco probable que esa visión libertaria regrese al Reino Unido por algún tiempo”, predijo Charlie Bean, ex vicegobernador del Banco de Inglaterra. “Esa visión ha sido bastante eliminada por los eventos de las últimas semanas”.

El programa de la Sra. Truss se estableció en tres etapas:

  • la primera fue una campaña impactante de recortes de impuestos,
  • a la que seguirían meses más tarde amplias reformas del lado de la oferta, incluida la desregulación, y
  • culminaría, meses después, con una mirada más cercana a gasto público, con miras a mantener estables las finanzas públicas.

Sin embargo, el gobierno se vio rápidamente obligado a retroceder a la mitad de la etapa 1, particularmente porque los recortes de impuestos que reducirían los ingresos del gobierno se combinaron con un enorme programa nuevo de gastos para subsidiar los precios de la energía, lo que presionó las finanzas del gobierno.

“Es un poco como una pesadilla”, dijo Littlewood, quien dijo que temía que el revés a los planes de Truss y su destitución como primera ministra pudieran retrasar la agenda libertaria durante años o más.

Desde que Margaret Thatcher dejó el cargo en 1990, los gobiernos conservadores hablaron a menudo de la ideología libertaria y desreguladora en Gran Bretaña, pero rara vez se promulgó. Los votantes en Europa tienen una mayor tolerancia que los de USA tanto para los impuestos más altos como para los programas de asistencia social más grandes.

El envejecimiento de la población y el impulso hacia la energía verde hicieron que los economistas pronosticaran un Estado británico más grande en lugar de uno más pequeño. Grupos como la IEA (Institute of Economic Affairs), que fue alabada por Thatcher, fueron dejados de lado y dedicaron su tiempo principalmente a criticar al gobierno de turno por gastar y gravar demasiado.

“Desde las reformas que introdujo la Sra. Thatcher, tenemos una gran cantidad de regulaciones que se han agregado principalmente desde la Unión Europea; las tasas impositivas marginales han aumentado constantemente”, dijo Patrick Minford, profesor de Economía Aplicada en Cardiff Business School, quien respaldó el plan fiscal de la Sra. Truss. “Así que todo esto es muy perjudicial para los incentivos empresariales”.

Durante años, el grupo de legisladores creado por la Sra. Truss y el Sr. Littlewood, que se hacía llamar Free Enterprise Group, o FEG, trabajó arduamente al margen del gobierno del Reino Unido, publicando panfletos y celebrando cenas íntimas defendiendo el Estado pequeño. Instaron a sus compañeros conservadores a ser más radicales, argumentando que Gran Bretaña estaba atrapada en un ciclo negativo de impuestos más altos que dañaría el crecimiento económico, debilitaría la recaudación de impuestos del gobierno y provocaría impuestos aún más altos. Durante años, el grupo de legisladores creado por la Sra. Truss y el Sr. Littlewood, que se hacía llamar Free Enterprise Group, o FEG, trabajó arduamente al margen del gobierno del Reino Unido, publicando panfletos y celebrando cenas íntimas defendiendo el Estado pequeño. Instaron a sus compañeros conservadores a ser más radicales, argumentando que Gran Bretaña estaba atrapada en un ciclo negativo de impuestos más altos que dañaría el crecimiento económico, debilitaría la recaudación de impuestos del gobierno y provocaría impuestos aún más altos.

La oportunidad finalmente llegó este verano, cuando Boris Johnson renunció como primer ministro y allanó el camino para que Truss presentara su visión de un Estado más pequeño a los colegas conservadores, emergiendo como la ganadora del concurso de liderazgo interno del partido.

A los pocos días de esa victoria, los ex miembros de la FEG fueron designados para altos cargos del gabinete, incluido su aliado libertario más cercano, Kwasi Kwarteng , como canciller.

Juntos, la pareja despidió al funcionario de más alto rango del Tesoro del Reino Unido, un tecnócrata conocido por oponerse a los recortes de impuestos no financiados, y lanzaron un amplio plan de recortes de impuestos y desregulación.

Fundamentalmente, el plan no se pagaría con recortes de gastos, sino con deuda. Para la Sra. Truss y el Sr. Kwarteng, este fue un cambio crucial en la ideología.

En 2011, la Sra. Truss escribió un libro con varios autores, incluido el Sr. Kwarteng, titulado “Después de la coalición: una agenda conservadora para Gran Bretaña”, en el que se quejaba de que el Reino Unido había pasado de ser “una nación de comerciantes a una nación de compradores”.

margaret thatcher.jpg
Margaret Thatcher: El mayor problema de Liz Truss es que los conservadores y los mercados no eligen hoy día, en tiempos de gran temor, una propuesta similar.

Margaret Thatcher: El mayor problema de Liz Truss es que los conservadores y los mercados no eligen hoy día, en tiempos de gran temor, una propuesta similar.

Pero el libro afirmaba que pedir prestado para financiar los recortes de impuestos era imprudente ya que era imposible garantizar la recaudación de impuestos en el futuro. “Es cierto que este es un enfoque muy cauteloso, pero la historia parece mostrar que no se puede confiar en los gobiernos con el poder de endeudarse de otra manera”, concluyó.

Después de años de tasas de interés ultrabajas y la experiencia del covid-19, cuando los gobiernos pidieron prestado grandes sumas de dinero para ayudar a mantener sus economías funcionando durante el confinamiento, las opiniones de la Sra. Truss sobre los límites estrictos de gasto público parecen haberse suavizado.

Además, un pequeño grupo de economistas los animaba. El Sr. Minford dijo que las tasas de interés ya habían aumentado lo suficiente como para contener la inflación y que el gobierno solo tenía que demostrar que el nivel general de deuda de la economía tenía una tendencia a la baja en los próximos años para apaciguar a los mercados.

Cuando el Sr. Kwarteng anunció los planes al Parlamento el 23/09, aplaudieron los miembros de la comunidad libertaria en el Reino Unido y a lo largo y alrededor de Tufton Street, donde se encuentra una pequeña constelación de grupos de expertos de libre mercado como la IEA. Cuando el Sr. Kwarteng anunció los planes al Parlamento el 23/09, aplaudieron los miembros de la comunidad libertaria en el Reino Unido y a lo largo y alrededor de Tufton Street, donde se encuentra una pequeña constelación de grupos de expertos de libre mercado como la IEA.

Cuando un destacado periodista conservador escribió que todo el paquete de reformas fiscales y otros cambios parecían haber sido idea de la AIE, Littlewood respondió en Twitter con una sola imagen: un emoji con gafas de sol.

emoji-lentes-sol.jpg_375108060.jpg
Emojis con gafas de sol: un mensaje libertario en el amanecer de Liz Truss.

Emojis con gafas de sol: un mensaje libertario en el amanecer de Liz Truss.

Lo que sucedió a continuación sorprendió al Sr. Littlewood ya otros miembros de la FEG (Free Enterprise Group).

  1. Asustados por la perspectiva de un endeudamiento masivo para financiar tanto los recortes de impuestos como un programa mucho mayor para subsidiar las facturas de energía, los mercados perdieron la confianza en el gobierno de Truss, lo que provocó una corrida de la libra y un aumento en los costos de endeudamiento del gobierno.
  2. El Banco de Inglaterra insinuó que tendría que aumentar las tasas de interés para controlar la inflación que impulsaría el paquete de estímulo, lo que provocó que los votantes entraran en pánico por el aumento de las tasas hipotecarias .
  3. El Sr. Kwarteng deliberadamente no buscó un análisis independiente de su "minipresupuesto" por parte de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria del Reino Unido, argumentando que dicho análisis podría realizarse más adelante en el año cuando la escala completa de las reformas regulatorias del gobierno se hiciera pública. .
  4. Pero eso avivó aún más las preocupaciones en el mercado de que el gobierno no consideraba una prioridad reducir el déficit presupuestario. Los economistas, incluido el Sr. Minford, dicen en retrospectiva que fue un error no publicar un informe OBR.

En los últimos días, la Sra. Truss se sentó en la Cámara de los Comunes y vio cómo su nuevo canciller, Jeremy Hunt , un conservador moderado, dijo que estaba destruyendo el plan fiscal que ella había defendido durante más de una década mientras empujaba la carga fiscal, nuevamente, a la tasa más alta desde la década de 1950.

La Sra. Truss se disculpó con su gabinete diciendo que su plan "fue demasiado lejos, demasiado rápido" para los mercados financieros.

Muchos en la izquierda han pintado el experimento libertario como un desastre que enterrará la idea de los recortes de impuestos durante una generación. Esta semana, un grupo activista llamado “Dirigido por Burros” colocó un letrero gigante en Tufton Street apuntando a los grupos de expertos del libre mercado: Decía: “La economía del Reino Unido se estrelló aquí”.

Algunos economistas dicen que la Sra. Truss y el Sr. Kwarteng cometieron errores en la secuencia y en la óptica política, empaquetando reformas más amplias del lado de la oferta con movimientos controvertidos como reducir la alícuota máxima del impuesto sobre la renta y eliminar un límite en las bonificaciones de los banqueros en un momento en que la mayoría de los británicos se están preparando para la recesión y un duro invierno de altos costos de energía .

“Fue un enfoque deliberadamente radical y explícitamente de confrontación”, dijo Tom Clougherty, director de investigación del Centro de Estudios de Políticas, un grupo de expertos sobre el libre mercado que se encuentra a la vuelta de la esquina de la AIE.

Littlewood dijo que recortar la tasa impositiva máxima podría haber sido “N° 300 o 400 en mi lista de prioridades”.

Clougherty dijo que es probable que ahora ningún político británico toque los recortes de impuestos no financiados. Si bien eso no le molesta, dijo que le preocupa que la reacción violenta pueda extenderse más allá de eso a otros tipos de recortes de impuestos, incluidos los impuestos corporativos, que ahora pueden adquirir “un estatus intocable” entre los políticos británicos.

La mayoría de los principales economistas dicen que Truss tenía razón en un aspecto crucial: la economía británica está creciendo demasiado lentamente y se necesitan reformas para impulsar la productividad estancada. Algunas ideas que el gobierno de Truss dijo que seguiría después de los recortes de impuestos iniciales incluían

  • abordar las regulaciones que impiden que se construyan suficientes casas o infraestructura energética, como parques eólicos y solares.
  • También quería liberalizar la inmigración para impulsar la oferta laboral.

“A pesar de todo lo que se equivocó, su percepción de cómo el gran problema es nuestra tasa de crecimiento y cómo aumentarla y crear prosperidad es el enfoque correcto”, dijo el Sr. Clougherty."

----------------------

Más contenidos en Urgente24

AHORA 30 despierta el sueño del televisor gigante

¿Por qué Máximo Kirchner dejó pasar $ 237.000 millones?

La Casa Rosada de Gran Hermano o cómo tapar la crisis de gobernabilidad y ola de renuncias

El error garrafal que cometes después de tener sexo

Mega ratas infestan Nueva York: Problema sanitario

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario