Leído

¿Y LAS RETENCIONES?

Seguridad alimentaria: la advertencia china que abre las esperanzas de Alberto F.

Mar, 18/08/2020 - 12:48pm
Enviado en:
Por Urgente24

China fue el país donde empezó la pandemia, el primero en salir de la cuarentena y es hoy el más activo comprador mundial. Y según un informe reciente, enfrenta importantes problemas en el suministro de cereales que podría traer serios problemas de alimentación a sus 1.400 millones de habitantes. En ese marco, se presenta como una oportunidad para la producción nacional... aunque con una fuerte carga geopolítica. De ahí que pueden aparecer oportunidades para la Argentina, pero también presiones.

Xi Jinping, presidente de China.
china.jpg
Contenido


"China se enfrentará a problemas en el suministro de cereales a finales de 2025, con lo que aumentará su dependencia de las importaciones para alimentar a los 1.400 millones de habitantes del país", disparó el informe de un 'think tank' chino publicado por el periódico 'South China Morning Post', que encendió la alerta... y las oportunidades.

El estudio fue publicado este lunes por el Instituto Rural de la Academia de Ciencias Sociales de China, y asegura que el suministro de trigo, arroz y maíz "se quedará corto en unos 25 millones de toneladas" para poder cubrir la demanda estimada a finales de 2025.

"El suministro es suficiente en este momento, pero hay problemas de desequilibrio estructural entre la oferta y la demanda a largo plazo", indica el informe, que llega en medio de preocupaciones por la seguridad alimentaria, la temporada de lluvias y de llamamientos por parte del presidente del país, Xi Jinping, a reducir el desperdicio de alimentos.

El rotativo apunta que para septiembre de 2021 habrá una brecha de 16 millones de toneladas de maíz -una previsión más alta que otras anteriores-, y que la escasez ya habría provocado aumentos en los precios y empujado a más empresas productoras de piensos a utilizar trigo en su lugar.

El informe sugiere también que China debería mejorar las "políticas de compra y almacenamiento de cereales" para garantizar el suministro del país, que se enfrentará también al envejecimiento de la población y a la reducción de la fuerza laboral rural a medida que más residentes se trasladen del campo a las ciudades.

"Se espera que alrededor de 80 millones de residentes rurales se trasladen a áreas urbanas en los próximos cinco años", según el informe recogido por el periódico.

Según la Administración General de Aduanas, China importó 74,51 millones de toneladas de cereales en los primeros siete meses de este año, lo que supone un 22,7 % más que la misma cifra registrada el año anterior, añade el rotativo.

Ya el mes pasado, Xi enfatizó la importancia de este asunto y la semana pasada inició una inusual campaña nacional para pedir a la gente que no desperdicie comida. Así, por caso, los restaurantes se han comprometido a servir comida en porciones más pequeñas y algunos sitios web prohíben la publicación de material audiovisual en el que se muestren banquetes y otras copiosas celebraciones.

Asimismo, el Ministerio de Cultura y Turismo anunció hoy que se une a la campaña y "revisará directrices" para que la industria hostelera y turística "cumplan" con la campaña, informa la agencia estatal 'Xinhua'.

En este marco, China se presenta como una gran oportunidad para la Argentina, pero también como un conflicto. "El mundo está más agitado. Trump (Donald, presidente de EEUU), Boris Johnson (primer ministro británico, Merkel (Angela, canciller alemana) e incluso Macrón (Emmanuel, presidente de Francia) han dicho cosas fuertes contra China. La geopolítica está jugando fuerte y es posible que mueva el escenario de proveedores y clientes en el mundo. De ahí pueden aparecer oportunidades para la Argentina, pero también presiones", explicó hace un tiempo el experto en comercio internacional Marcelo Elizondo.

"Lo más importante que le vendemos a China son granos y carne. Podría haber oportunidad en términos de minerales y frutas, que se venden en poco volumen ahora. El mayor potencial sigue siendo alimentos. Pero lo más importante es el análisis macro: hay problemas geopolíticos y una vez que se calme la pandemia puede que eso se exacerbe", concluyó Elizondo.