ACTUALIDAD Rosario > delitos sexuales > violencia

SANTA FE

Rosario, marcada por el narcotráfico y los delitos sexuales

La Unidad de Delitos Sexuales de Rosario trabaja al borde del colapso. Los fiscales aseguran que en el último tiempo se acrecentaron las denuncias.

ROSARIO. Que la ciudad esta marcada por la presencia del narcotráfico -y todos los crímenes que derivan de eso, como las balaceras y los asesinatos-, no es novedad. Pero ahora, a la narcoviolencia que acecha en Rosario se le suman los delitos sexuales.

Según consigna el diario La Capital de Rosario, alrededor del 12% de las denuncias que ingresan al Ministerio Público de la Acusación (MPA) son por violencia de género y abuso sexual. Y solo en el primer semestre, ingresaron a la Unidad de Delitos Sexuales (incluye el Area de Violencia de Género) más de 7.200 denuncias. De esas presentaciones, mas de mil fueron por delitos contra la integridad sexual, que tienen como víctimas a niñas, niños y adolescentes y otras 6.200 por agresiones en contexto de violencia de género. La última cifra significa un promedio de 35 presentaciones diarias que debe tramitar un equipo de tres fiscales, cuatro secretarios de gestión y menos de dos empleados por cada fiscal a cargo. No hay brigadas específicas ni organismos que vayan al territorio y evalúen el contexto en que se dan los hechos, apenas hay dos trabajadores sociales para todo el MPA y tres psicólogos (otros tres tienen contratos eventuales).

Esto habla de un claro colapso en el sistema. Carla Cerliani, a cargo de Unidad Fiscal de Delitos Sexuales, contextualiza esta situación en "un proceso histórico de los últimos seis años que reivindica y anima a denunciar los hechos en contexto de violencia de género y no solo de violencia de pareja y doméstica, sino incluidos los delitos contra la integridad sexual" y afirma: "Esto lleva a que más se animen a denunciar, pero eso requiere un andamiaje para poder responder".

"Lo que advertimos es que a la hora de buscar una respuesta a estas situaciones pareciera que todo conduce a solicitar una intervención del Estado solo desde el derecho penal", señaló Cerliani, quien considera que "no siempre las respuestas que hayan en en derecho penal van a ser satisfactorias o van a resolver el conflicto".

mpa rosario.jpeg
La Unidad de Delitos Sexuales del Ministerio Público de la Acusación de Rosario, al borde del colapso.

La Unidad de Delitos Sexuales del Ministerio Público de la Acusación de Rosario, al borde del colapso.

"La falta de otras políticas y acompañamiento en el proceso, hace que muchos queden en el camino", advierte la fiscal y señala que "otra situación que se ve es que muchas mujeres vienen en busca de una respuesta a la Justicia, pero dejan en claro que lo que buscan no siempre es que el agresor, que en muchos casos es el padre de sus hijos, sea privado de su libertad".

Cerliani considera que lo que hay "es la falta de estrategias por fuera del ámbito penal" para poder ayudar y asistir a las mujeres que viven situaciones de violencia. Y habló de la necesidad de "fortalecer los abordajes previos a las denuncias en orden de destrabar los conflictos que en muchos muchos casos requieren de otro tipo de respuestas".

La fiscal además asegura que las denuncias se acrecentaron en este último tiempo y que los tiempos de respuesta ante la denuncias que habitualmente no pasaban de los cinco meses "actualmente están totalmente excedidos de esos plazos".

"Ya de por sí hablamos que el más del 85 por ciento de las víctimas de delitos contra la integridad sexual son niñas, niños y adolescentes donde el agresor es un miembro de la familia: padre, tío, abuelo o padrastro. Acompasar los tiempos de las investigaciones con los de las víctimas, hacer investigación del contexto, tener en cuenta el territorio y la red social, tener médicos especializados, todo eso hace a complejidad", asegura la fiscal, preocupada por este paradigma.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario