Leído

ALBERTO F. Y GUZMÁN TUVIERON QUE RECULAR

¿Quién asesora al Presidente? "Le falta anunciar la flexibilización laboral en La Izquierda Diario"

Mar, 21/07/2020 - 2:11pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente Alberto Fernández no tuvo mejor idea que decir en el Financial Times, un diario que le habla directamente al mundo inversor y de negocios, que el nuevo gobierno argentino no tiene plan económico para salir de la crisis económica que ya va por su tercer año. Esto preocupó a los de afuera pero enfureció a los empresarios locales, además de un sector del Frente de Todos que ya está trabajando con ellos pensando la postpandemia.

Alberto Fernández, durante el anuncio grabado que se difundió este viernes 26/06 (Foto NA).
alberto-anuncio.jpg
Alberto Fernández debe revisar su estrategia comunicacional.
Contenido

Es cierto que políticamente no puede hablar de un plan económico integral porque hacerlo sería caer en el mismo juego de expectativas del gobierno anterior, que luego corren el riesgo de no cumplirse. Ahora bien, ¿era necesario hablar de esa forma en el Financial Times?

El presidente Alberto Fernández dijo el domingo pasado (19/07) al diario británico: “Francamente, no creo en los planes económicos. Creo en los objetivos que nos podemos fijar y trabajar para conseguirlos”, señalando los planes gubernamentales anteriores que demostraron ser alarmantemente cortos.

Luego, dicho medio agregó en su edición al publicar la nota: "Hasta el momento, no existe un plan detallado para revivir la economía argentina, que ha estado en declive terminal durante gran parte del último medio siglo".

Un papelón.

Esto enojó mucho a espacios que integran el Frente de Todos y que están trabajando con empresarios y sindicalistas en la postpandemia.

Es evidente que el discurso presidencial es muy desordenado y sus definiciones generan más preguntas que respuestas en toda la sociedad en su conjunto, alimentando la desconfianza en el equipo que lo rodea.

Al respecto, el periodista de La Nación Carlos Pagni agregó: "Hay además, en este contexto, un problema de administración económica y de discurso económico. Doy solo un detalle para ilustrar de qué estoy hablando: Alberto Fernández fue a decir nada menos que en el Financial Times que a él no le gustan los programas económicos. Ahora el próximo paso sería que en La Izquierda Diario o en Prensa Obrera anuncie una flexibilización laboral. No sé quién lo asesora en materia de comunicación, pero ir a decir al diario de finanzas más importante del mundo que uno no quiere programas económicos en medio de la negociación de la deuda, probablemente no sea la estrategia discursiva más interesante para un Gobierno con enormes problemas económicos".

Ayer (20/07) en la TV Pública, el jefe de Estado debió profundizar lo que dijo: "Todos los planes económicos que se presentaron en Argentina naufragaron, prefiero fijarme objetivos: producir, generar empleo y sacar a la gente de la pobreza; ese es mi plan, alcanzar objetivos. En pocos días será anunciado un conjunto de medidas para favorecer el desarrollo en el país".

"Odio hablar de planes económicos porque todos los que se presentaron en la Argentina naufragaron, el de Prat Gay, el de Dujovne. Prefiero fijarme objetivos", arremetió.

En tanto, el ministro de Economía Martín Guzmán se refirió anoche en TN a la etapa de la pospandemia, señalando que "la Argentina tiene perspectivas positivas. Nosotros pensamos que 2021 va a ser un buen año. La pandemia está afectando a todo el mundo. La parte buena es que hemos manejado la crisis. Estamos viviendo una crisis muy profunda pero medidas como IFE, AUH y otras han contenido los niveles de pobreza. Están las condiciones dadas para que en 2021 haya una recuperación porque se ha venido trabajando para ello".

Luego Guzmán agregó que "el Estado va a jugar un rol central en la recuperación de la economía y ahora estamos administrando la emergencia y seguimos un modelo casi único con transferencias de ingresos directos, subsidios directos de salarios, exención de contribuciones patronales, entre otras medidas".

Finalmente, el ministro descartó que vaya a realizarse un nuevo blanqueo impositivo, apoyó el impuesto a las grandes fortunas y apoyó la convocatoria a todos los sectores, asegurando que en 2021 el mercado interno va a ser el motor de la recuperación de la economía.

Sigue quedando la idea de que el equipo económico de Fernández tiene "ideas" para algunos sectores con un gran esfuerzo de un Estado que ya no cuenta con recursos suficientes para revertir tamaña crisis, al tiempo que plantea solucionar la renegociación de la deuda, pero no está a la vista un plan macroeconómico integral que genere confianza a nuevos inversores.