Leído

LO QUE VIENE

Nueva etapa sin AMBA: CABA va por la flexibilización, y la Provincia busca endurecer

Mar, 28/07/2020 - 12:58pm
Enviado en:
Por Urgente24

Mientras en la Ciudad de Buenos Aires, el gobierno debate "estirar" la etapa actual una semana más o directamente avanzar hacia la etapa dos, con mayor apertura, la Provincia de Buenos Aires se inclinaría por endurecer. De esta manera, si bien no hay nada establecido aún, es claro que ya no hay AMBA y ni decisiones para compartir.

Axel Kicillof y Rodriguez Larreta.
Contenido


Tras haber flexibilizado la cuarentena estricta, los casos positivos de coronavirus en la ciudad de Buenos Aires dieron un leve salto y se mantienen relativamente estables entre los 1.100 y los 1.200, en la misma sintonía, la tasa de contagio sigue entre 1,03 y 1,05.

Frente a este panorama, las máximas autoridades del gobierno porteño se debaten entre dos alternativas: "estirar" la etapa actual del plan de apertura una semana más o directamente avanzar hacia una segunda etapa, con más aperturas.

Pero para tomar la decisión le prestarán atención especialmente a la cantidad de contagios de hoy, mañana y el jueves.

El ministro de Salud, Fernán Quirós, señaló que el descenso en los casos registrados el fin de semana es engañoso porque esos días también disminuye la cantidad de testeos. Recién promediando la semana podrán confirmar el "amesetamiento" de la curva de contagios.

Ante la eventualidad de un aumento, será clave el "ritmo" del mismo. "Mientras sea lento, seguimos teniendo margen", explicó uno de los funcionarios con más responsabilidad en el gobierno porteño.

Sin embargo, a pesar de que nadie se anima a hacer pronósticos en público, puertas adentro la posibilidad de volver a la cuarentena estricta en la capital parece cada vez más lejana.

En efecto, la primera etapa del plan que busca "poner en marcha" la Ciudad se inició el lunes 20 de julio y el retorno de la actividad física individual -runners- y la apertura de todos los comercios de cercanía estuvieron entre sus principales novedades.

En el Ministerio de Salud aseguran que la evaluación de la primera semana de apertura es buena y reafirman que tanto los comercios de cercanía como la actividad física al aire libre son de muy bajo riesgo. "Son dos grupos que ya tenemos muy evaluados", explican desde Salud. Además, destacan que en términos generales hubo un amplio acatamiento de los horarios y los protocolos.

Y, la etapa 2 de la apertura incluiría los deportes individuales al aire libre (amateurs y federados), para los cuales ya no será necesario regirse por la terminación del DNI, las industrias no esenciales, los estacionamientos privados y la gastronomía al aire libre sin servicio.

Pero al mismo tiempo miran de reojo los datos de la provincia de Buenos Aires que muestran un incremento un poco más pronunciado. "Nosotros estamos preocupados por la altura donde están los contagios, pero al gobierno bonaerense se lo nota un poquito más preocupado", deslizó otro funcionario que está al tanto de las conversaciones.

Cierto es que pese a Axel Kicillof habló con Horacio Rodríguez Larreta el lunes por la mañana, no habría ya más "AMBA" que definir en conjunto.

En efecto, en la Provincia se inclinan más por el "endurecimiento" de la cuarentena a partir del próximo domingo, si los casos de coronavirus en el territorio siguen en aumento. Al menos así lo dejaron trascender ayer desde el gobierno bonaerense en el arranque de la cuenta regresiva hacia el anuncio de la nueva cuarentena, que llegaría entre el jueves y el viernes.

"Los casos aumentaron un 33% en una semana. Estamos en el ojo de la tormenta", dijo ayer el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollán, en una conferencia de prensa que encabezó junto al Jefe de Gabinete Carlos
Bianco para marcar la postura de la Provincia con respecto a la marcha de la apertura de la cuarentena.

El posicionamiento de la provincia de Buenos Aires, en principio, iría en un sentido diferente al que están pensando las autoridades del gobierno porteño, donde repiten que "por ahora no vemos razones para endurecer, podemos tomar decisiones diferenciadas".

"Cuando decidimos cerrar hace algunas semanas, no fue por la presión del gobierno bonaerense. Fue porque se estaban multiplicando los casos. Estábamos en 400 y pasamos a 900 en esos últimos diez días. Fueron los datos los que nos llevaron a cerrar, no fue que Kicillof nos empujó", remarcó un hombre cercano al jefe de Gobierno.

Por otro lado, destacaron que el Gobierno nacional cada vez se pone más en sintonía con la postura porteña. "Están bastante moderados como nosotros, en el sentido de esperar los datos y confiando en la responsabilidad de la gente", plantearon.