POLÍTICA

DE ALBERTO A KICILLOF (DIRECTO AL INTERIOR)

Impuestazo o no impuestazo, el dilema que anticipa el 2020

Alberto Fernández defendió anoche la ley de emergencia económica, argumentando que está poniendo las cuentas en orden y que el ajuste, a diferencia de otros tiempos, no lo pagan los que menos tienen "sino los que mejor están". Pero si es así, cuál sería la contribución de los propios políticos. ¿Debería haber modificaciones en Ganancias? Cristina parece no "ayudar a pensar" en ello. Mientras, los ministros de Axel Kicillof, en la populosa provincia de Buenos Aires, salen a culpar a los "grandes medios" de "generar indignación por parte de los contribuyentes" a la par que impulsan al resto de las provincias del interior a ir por cambios similares. Sin dudas, la presión tributaria crecerá este 2020, cuyo inicio está marcado por el dilema: impuestazo o no impuestazo.

Anoche, en declaraciones televisivas, Alberto Fernández defendió la ley de emergencia económica, dijo que están poniendo las cuentas en orden y que el ajuste, a diferencia de otros tiempos, no lo pagan los que menos tienen "sino los que mejor están".

"Si el concepto de ajuste es a poner orden en las cuentas públicas, es lo estamos haciendo", señaló el jefe de Estado en relación a la ley de emergencia aprobada por el Congreso.

 

"Es una ley que tiende a ser solidarios con los que menos tienen y busca volver a poner en marcha el aparato productivo. A diferencia de otros ajustes, este no está pagado por los que menos tienen, sino por los que mejor están: los que exportan, los que producen petróleo o metales, el campo, los que están en mejor situación con sus bienes personales", explicó en declaraciones a la señal de noticias 'TN'.

"Hay que pagar en la Argentina un plan para terminar con el hambre, que va a costar alrededor de 100 mil millones de pesos", agregó el presidente.

 

También aseguró que su vicepresidenta, Cristina Kirchner, "está donde tiene que estar" y reveló que habla "mucho con ella" porque lo "ayuda a pensar". 

Aquí va otra "ayuda" para que Fernández piense: "si tienen que ayudar los que mejor están, cuál debería ser la contribución de los políticos?"

Un paso dieron desde Juntos por el cambio solicitando congelar por seis meses los aumentos de las dietas de todos los integrantes de la Cámara alta:  "Solicitamos que la misma medida de congelamiento de haberes que se tomó para los jubilados se tome para la clase política. Por lo pronto, para el Senado, y que se extienda a todo el Congreso de la Nación", dijo la cordobesa Rodríguez Machado.

En esa línea, este jueves al mediodía la oposición presentó un proyecto de resolución para suspender por 180 días los aumentos.

"Entendemos que la política no puede quedar ausente del esfuerzo que se le pide al resto de la sociedad. Sería contradictorio exigir a los jubilados que resignen una porción de sus ingresos mientras que los legisladores nacionales aumentan sus dietas", planteó el senador radical y titular del interbloque de Cambiemos Luis Naidenoff.

Dado que tiene despacho de comisión ni está previsto su tratamiento en comisiones, para tratarlo en el recinto, Juntos por el Cambio debería conseguir el apoyo del Frente de Todos para alcanzar los dos tercios.

El último aumento de las dietas fue en septiembre de 2019, y estableció un 10 % de aumento para noviembre, 10% para diciembre y para 10% en enero. Este último quedaría congelado de aprobarse el proyecto.

"Si no rechazaron esos aumentos cuando eran oficialista, ¿por qué quieren hacerlo ahora que son oposición? Es un planteo demagógico", consideraron fuentes del Frente de Todos, aunque aclaran que la decisión será de la presidenta del Senado, Cristina Kirchner.

Desde el entorno del presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, afirmaron que si presentan la propuesta, "no habría problemas en suspender los aumentos. Pero tienen que ser presentaciones individuales", advirtieron.

"Con las medidas tributarias conocidas hasta el momento, y la suspensión del Consenso Federal con provincias en materia tributaria, pe quede estimarsue la presión tributaria nacional más provincial, en el año 2020, subirá hasta 29,6% del PIB, cuando es del 28% en 2019, y era del 31,1% en 2015", afirmó la Fundación Mediterránea en un texto, firmado por Marcelo Capello.

Axel Kicillof, en la provincia de Buenos Aires, es el que está dando el puntapié inicial al resto de la provincias del interior, comenzando por Santa Fe.

Eso sí, lo hace mientras intenta negar, con la ayuda de sus ministros, que se viene un "impuestazo". 

"No me parece un aumento brutal, no veo el impuestazo. Me parece que están tratando de instalarlo. En el Inmobiliario Rural, el aumento del 75% solo le caerá a unos 300 productores", dijo ayer, Carlos Bianco, jefe de Gabinete.

La pulseada obligó a cancelar los planes originales del Gobierno y el oficialismo, que buscaban que la norma sea tratada ayer por las dos cámaras, tal como ocurrió la semana pasada con las emergencias. 

Así, tras una larga jornada de negociaciones, el gobierno bonaerense y la oposición se encaminaban anoche a conseguir un acuerdo para sancionar en la Legislatura la Ley Impositiva, a partir de una cláusula por la cual se
pondría un tope de 50% a los aumentos previstos en el Inmobiliario Urbano y Rural.

Los términos del acuerdo, que también contemplarían modificaciones en el esquema de subas de Ingresos Brutos, fueron centro de conversaciones formales e informales durante todo el día entre la Gobernación y los despachos de la Legislatura. De las negociaciones también formaron parte las entidades del campo bonaerense, uno de los sectores más críticos con el proyecto de Kicillof, que contenía subas de hasta el 75% en el Inmobiliario Rural para los propietarios de campos de más de 2 mil hectáreas.

Juntos por el Cambio hizo valer el número y la mayoría en el Senado y forzó una negociación para modificar varios aspectos de la ley, que Kicillof elaboró con el ministro de Economía Pablo López y el titular de ARBA Cristian Girard,.

"Así como está no se va aprobar. No queremos poner palos en la rueda, pero vamos a defender los intereses de los bonaerenses", dijo Roberto Costa, senador de Cambiemos.

El proyecto contenía un promedio de aumentos de impuestos del 54 por ciento, es decir, el monto proyectado de inflación. 

"Los grandes medios claramente tratan de generar una sensación de indignación por parte de los contribuyentes. Hay mala intención, porque la ley impositiva se debate todos los años, no es una cosa caprichosa de Kicillof", dijo Augusto Costa, ministro de Producción.

Ayer, hacia el mediodía, en medio de las repercusiones por el aumento de hasta el 75% en el Inmobiliario, comenzaba a quedar en claro que la oposición no iba a aceptar tratar el proyecto tal como había sido girado y en los tiempos previstos por el Ejecutivo. "Nos piden que bajemos a tratar una ley que entró formalmente a las 11 de la mañana del día de la sesión y que tiene 150 páginas con muchísimas cuestiones técnicas. Es imposible que sesionemos hoy", advertía un senador de Juntos por el Cambio.

Para mantener abierta la posibilidad de un acuerdo de última hora, en el Senado se pidió una prórroga que tenía como límite la medianoche. Y en un intento de acercar posiciones, el Jefe de Gabinete Bianco, el ministro López y Girard cruzaron al Senado para mantener una reunión con legisladores de todos los bloques, de la que también participó la vice Verónica Magario, según publicó el diario platense 'El Día'.

La reunión comenzó a acercar posiciones, pero Cambiemos dejó claro que no aceptaría sesionar por la noche. Desde la oposición hicieron llegar la propuesta para que el Inmobiliario no tenga subas de más de 50% y acotar también los ajustes de Ingresos Brutos para varias actividades.

Si hay acuerdo, la ley podría ser tratada hoy, después de modificar la redacción, en las dos cámaras.
 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario