POLÍTICA

SALUD

Hacemos por Córdoba maneja la agenda mientras Schiaretti se recupera

La operación del gobernador de Córdoba fue un éxito, pero abrió muchos interrogantes respecto a su salud y a un futuro que parece dirigirse hacia una contienda presidencial. Desde el espacio político que el propio Juan Schiaretti comanda hicieron lo imposible para sostener el “evento” fuera del ojo público y desdramatizar una situación que en realidad, fue de alto riesgo.

CÓRDOBA. Pocas son las veces donde las figuras políticas develan su condición de “persona común” enfrentando problemas cotidianos y no tan grandilocuentes como deudas externas, pandemias y debacles económicas y sociales. Permanentemente, esta casta intenta ocultar las debilidades y crear una imagen inquebrantable que atraiga votos a la hora de abrir las urnas. 

Sin embargo, y aunque algunos no quieran aceptarlo, los políticos son humanos y tienen los mismos problemas que cualquier persona en el mundo. Justamente esa es la realidad que apenas pudo observarse en el transcurso de esta semana con Juan Schiaretti. 

El anuncio de la programación del procedimiento se realizó sobre el cierre de la semana pasada (7/5), y la misma se llevó a cabo con velocidad este martes por la mañana (11/5), en las instalaciones del Sanatorio Allende. Allí, el ‘Gringo’ se puso en manos de los mejores cirujanos que lograron la extracción con aparente éxito. 

Toda la comunicación al respecto fue escueta y técnica, en pos de restar dramatismo y notoriedad pública al suceso. Solo un parte médico diario redactado por el sanatorio da cuenta de la realidad de una figura pública de suma trascendencia.

Esto generó la apertura de varios interrogantes, entre los cuales se puso en duda la magnitud real del problema de salud. ¿Por qué tanto hermetismo, si solo se trató de un procedimiento de rutina, como declararon algunos funcionarios de alto rango y miembros de Hacemos por Córdoba?

Las suspicacias que parten desde una política comunicacional cerrada son muchas. Pero la realidad es que no se trató de algo tan simple, no por el procedimiento en sí que fue en efecto exitoso, sino por la condición de salud general de una figura de la cual se espera mucho en el corto plazo.

Schiaretti es paciente cardíaco de 71 años, al cual le colocaron cuatro stents en 2019, lo que lo vuelve un paciente difícil de operar (probablemente esté anticoagulado, lo que complica cualquier sangrado). Desde entonces, su salud es una incógnita a la cual nadie puede responder con certeza por fuera de su círculo más cercano. 

Durante el 2020, el monitoreo de su salud fue diario debido a la presencia del coronavirus. Una vez vacunado, Schiaretti no cesó en los chequeos y prevenciones, motivo por el cual habrían descubierto el “quiste complejo”. 

Justamente, esa complejidad del quiste renal del gobernador es lo que enciende las alarmas. La presencia de quistes complejos pueden ser indicios de cáncer renal u otras afecciones del mismo órgano que pueden ser especialmente peligrosas si se tiene en cuenta la edad avanzada de el ‘Gringo’. 

Por el momento, no existen mayores precisiones al respecto y las pocas expresiones existentes fueron optimistas. Esto por que desde Hacemos por Córdoba consideran que el hecho debilita la imagen del gobernador que ya se mide para ver si puede ser presidenciable.

La imagen de un Schiaretti complicado de salud pondría en duda sus planes a futuro y abriría una batalla feroz para ver al “heredero”, algo que hoy se cocina a fuego muy lento. Incluso existió un comando dentro del cuerpo provincial para que se evite, en todos los órdenes, hacer referencia a la temática. 

Además existió un traspaso formal de mando (algo usual) hacía el vice Manuel Calvo, que pasó completamente desapercibido. Ahora bien, la política comunicativa del schiarettismo contradice lo que muchos políticos dicen querer: acercarse a la gente. 

Sin dudas, el futuro sanitario del ‘Gringo’ condicionará, para bien o para mal, su desempeño y aspiraciones políticas sobre el final de su carrera. En concreto, su intervención fue exitosa, pero no por ello más peligrosa de lo que se había divulgado inicialmente. 

Actualmente, el mandatario se encuentra en las vías normales de recuperación, ya alojado en un cuarto común. Su evolución deberá esperar algunas semanas para poder volver al  ruedo, aunque su salud volverá a ser observada, sobre todo por aquellos interesados en obtener un acuerdo con el centro. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario