ACTUALIDAD Argentina > Taquion > Confianza

TAQUION

Inquietante: Congreso y Justicia argentina, números en rojo

Taquion dio a conocer los resultados de una investigación sobre la confianza en Argentina de las instituciones democráticas. Deplorable y lamentable.

En el marco del lanzamiento del Foro para el Desarrollo en América Latina (DAL) y para conmemorar los 38 años del retorno a la democracia en Argentina, la consultora Taquion investigó la confianza de los argentinos en las instituciones del país y el resultado fue realmente deplorable y lamentable. La Justicia y el Congreso en Argentina sufren de un descreimiento impresionante.

En el marco de las instituciones, el Poder Judicial se ubica como aquella percibida con mayor desconfianza.

De acuerdo con datos de Taquión, más del 80% de los argentinos no confían en la Justicia.

La cifra se acentúa en los mayores, cuya experiencia con la justicia podría ser el factor explicativo. Por su parte, los jóvenes poseen un menor grado, aunque la cifra supera el 74%. Es pertinente remarcar que el descreimiento hacia la justicia es un común denominador entre los partidos políticos, dado que la cifra de desconfianza supera el 70% en todos los espacios, señala el informe.

La Corte Suprema, causas de corrupción de funcionarios públicos e inseguridad (delitos) son los factores que refuerzan la desconfianza en este eje.

La otra institución democrática que sufre de la desconfianza de los argentinos es el Congreso: el 62,3% descree del Legislativo, principalmente aquellas personas de entre 39 y 55 años.

La democracia de basa en la confianza y las instituciones son un factor fundamental para la existencia de la misma en una sociedad. Confianza en que los líderes pondrán los intereses de sus electores por delante de los suyos, confianza en que prevalecerá la buena voluntad pública y confianza en que las instituciones serán ese contrapeso y limitación del poder (checks and balances).

Es preciso que para el buen funcionamiento de las instituciones, estas puedan ser claramente distinguibles como una herramienta democrática libre donde los hombres no logren corromperlas ni tampoco puedan tomar control de ellas. O como dice una vieja frase: "Pasan los hombres, pero las instituciones perduran".

Cuando los líderes abusan de la confianza que el público depositó en ellos, se desempeñan de manera inadecuada o ineficaz, o las instituciones pierden credibilidad, la reserva de apoyo que las personas tienen para el gobierno democrático comienza a erosionarse.

Cuando la fe en las instituciones democráticas se evapora, aumenta el llamado de la sirena del gobierno autoritario e incluso la dictadura.

Lo que estamos viviendo en el país es un desprestigio de la institucionalidad y la pérdida de capacidad del Estado para hacer respetar las reglas de juego. Más de la mitad de la población no cree en la Justicia ni en el órgano que le da origen a nuestras leyes. Si no confiamos en estos pilares fundamentales de la democracia, ¿Qué nos queda nada?

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario