ACTUALIDAD

ALEJANDRO CATTERBERG

"Hay un Presidente influencer de la libertad disociado de los problemas diarios del país"

El analista político asoció la última crisis del Gobierno con una más estructural y que abarca a toda la gestión.

El consultor político Alejandro Catterberg analizó este viernes la última crisis del gobierno de Javier Milei, derivada del déficit de gestión en la asistencia alimentaria a comedores.

La ministra de Capital Humano, Sandra Pettovello, echó en las últimas horas al responsable máximo dentro de su cartera del área social, el secretario de Niñez, Adolescencia y Familia, Pablo de la Torre, que fue culpado de la acumulación en galpones de mercadería próxima a vencer (aunque sobrevuela un escándalo con contrataciones presuntamente irregulares ).

El director de la consultora Poliarquía asoció esa crisis con una más estructural y que abarca a todo el gobierno de Milei, y que tiene que ver con la colisión entre planteo ideológico que hace el Presidente y la realidad.

También le adjudicó al jefe de Estado falta de liderazgo en la gestión diaria.

"Hay una disociación entre un presidente que sobrevuela por la macro -macroeconomía y macropolítica- y que no se mete en los asuntos del día a día y los problemas que le van acarreando", observó en diálogo con el canal LN+.

catterberg.jpg
Alejandro Catterberg, director de la consultora Poliarquía. 

Alejandro Catterberg, director de la consultora Poliarquía.

Catterberg marcó que hay una "visión ideológica" en el Gobierno "que no está en línea con muchas de las cuestiones que están en crisis".

"Estoy seguro que en términos ideológicos muchas figuras del Gobierno deben pensar que el Estado no tiene por qué repartir alimentos, y en todo caso, repartir subsidios directos y que la gente tome sus decisiones de qué comida, cómo y cuándo comprarla", dijo.

Ahí marcó el contraste con la realidad. "En el mientras tanto pasan estas cosas. En el mientras tanto hay que gestionar un Estado que representa el 40% de la economía del país. Requiere honestidad, experiencia, equipo, trayectoria, conocimiento y coordinación", dijo y recordó sobre el último punto que "se acaba de ir el jefe de Gabinete", en alusión al desplazamiento de Nicolás Posse.

"Hay problemas internos, hay problemas de liderazgo y de conducción adentro de la gestión. Hay una decisión del Presidente de ocupar un lugar de guía macro, sobre todo en la macroeconomía. Este doble rol de influencer mundial por las ideas de la libertad combinado con presidente de la Argentina convive con una debilidad institucional, incapacidad de lograr acuerdos políticos, una tensión constante sobre si el Gobierno va a romper o negociar con el sistema. Todo este tipo de cosas (problemas de gestión) era evidente que iban a ir florenciendo", dijo.

"La pregunta es cuánto tiene de ideológico y cuánto tiene de incapacidad. Debe tener una combinación de ambos", estimó.

En vistas de los problemas con el reparto de alimentos, la falta de provisón de gas esta misma semana, la marcha por la educación el mes pasado, Catterberg hizo una pregunta fundamental: "¿puede un gobierno sin experiencia, equipos ni representación política hacer el ajuste fiscal más grande de la historia?".

"El Presidente dice 'soy institucionalmente el más débil de la historia y vengo a hacer el ajuste fiscal más grande de la humanidad'. En esas 2 frases hay una tensión gigantezca. La probabilidad de que salga bien es muy difícil. Tenés que tener mucha suerte y una enorme capacidad de gestión", reflexionó.

Catterberg insistió sobre el choque entre el relato ideológico de Milei y la realidad que debe administrar. "Vos sos lo disruptivo, sos el anti-Estado, pero ahora sos el presidente, sos el Estado. Ahora lo que tenés que hacer es gobernar", concluyó.

Más contenido de Urgente24

Piden la renuncia de Pettovello (y hay dudas por reparto a cargo del Ejército)

El desempleo, punto débil de Milei: A más del 60% le preocupa

Miguel Pichetto, Carlos Kikuchi, Florencio Randazzo, Sergio Vargas y Diego Bossio

Versiones contrapuestas sobre un tema del que el Gobierno no quiere hablar