ARGENTINA rÍo Paraná > Rosario > Santa Fe

BAJANTE HISTÓRICA

Preocupa el río Paraná: ya mide por debajo de 0 en Santa Fe

Medición récord para el río Paraná, que registra una de sus peores bajantes. Cuáles son las causas, las proyecciones y las problemáticas de este fenómeno.

Es la vez número 11 desde el siglo XX que marca una altura por debajo cero, y la primera en el siglo XXI. La última vez que se registró un valor similar fue en 1969, cuando el Paraná rozó los -0,14 metros.

La situación genera alarma en preocupación en las provincias del Litoral y en Nación, por el impacto económico, social y ambiental que genera este fenómeno. Según los especialistas del tema -que ya habían advertido que julio sería un mes crítico-, no habrá mejoras en lo que resta del año y el río Paraná seguirá bajando.

bajante Parana 1.jpg
Bajante histórica en el río Paraná.

Bajante histórica en el río Paraná.

¿Cuáles son las causas?

“La causa de esta bajante tan pronunciada de la Cuenca del río Paraná se debe fundamentalmente a un déficit de precipitación en las cuencas de aporte, que representan una superficie de unos 2 millones de kilómetros cuadrados”, explica al diario santafesino El Litoral Rosana Hämmerly es ingeniera en Recursos hídricos, Magíster, y Dra. por la Universidad de la Coruña en España, docente e investigadora de dos universidades, la UTN -sede regional Rafaela- y la UNL (Facultad de Ingeniería y Ciencias Hídricas-FICH).

Muchos especialistas en el tema ahora coinciden en descartar que el motivo de la bajante de deba a las represas en Brasil, como se creía en un primer momento, y que el problema son las sequías de las primaveras y veranos anteriores.

"(...) La sequía, como consecuencia de la bajante de los cursos de agua, no se percibe tan rápidamente, ni sus consecuencias son tan inmediatas como las de las inundaciones. Ambas causan importantes daños si no son atendidas a tiempo, sin embargo, las bajantes pueden ser más perjudiciales cuando se mantienen en el tiempo y perduran en forma prolongada. A principios del 2019 teníamos una altura de 5 metros en el hidrómetro del Puerto de Santa Fe y en septiembre ya estaba muy cerca de los 2 metros. Desde ahí, los caudales fluctuaron cerca de los 2-3 metros y casi todo el 2020 estuvieron cercanos a un metro de escala, para tener un breve repunte de poco más de 3 metros en marzo de 2021 y volver a descender abruptamente hasta los valores actuales. Y se cree que no va a repuntar ya que no se prevé un cambio de las condiciones de precipitación de la Cuenca alta que ya dijimos es la que alimenta fundamentalmente el río que llega a nuestra ciudad (haciendo alusión a Santa Fe capital)", prosiguió Hämmerly.

Gustavo Idígoras, representante de de la Cámara Aceitera de la República Argentina, se manifestó en el mismo sentido que Hämmerly y explicó en diálogo con la radio LT8 que “son dos años consecutivos de una bajante muy significativa del rio Paraná; este año esta siendo mas profunda que el anterior y probablemente con mayor extensión, de acuerdo a los expertos”.

Según coinciden los expertos, hay que esperar que llueva para revertir esta situación.

https://twitter.com/EnriqueViale/status/1417142490055028738

Consecuencias

Las consecuencias por la bajante histórica que sufre el río Paraná son muchas y variadas, pero se pueden resumir en tres: la afectación al ecosistema de los humedales; la dificultades que se suscitan en la logística a la hora de exportar en buques granos y cereales; y el posible desabastecimiento de agua que pueden llegar a sufrir las provincias como Santa Fe y Entre Ríos.

Respecto al impacto ambiental, Hämmerly explicó que "se va a ver afectada la recarga de los acuíferos ya que el volumen de agua va a ser mucho menor. Y con la vegetación demasiado seca es muy propensa a que ocurran incendios de grandes extensiones, como hemos visto en zonas de islas, y esto afecta también a la fauna que vive allí. Es decir que esta bajante no solo afecta los usos extractivos del río sino también ambientalmente produce daños con consecuencias importantes".

Otro punto importante para el país es la pérdida económica que genera la bajante. Al ser tan bajo el nivel del agua, trae complicaciones para la circulación de los buques y barcos de carga que transportan las exportaciones. Y en este punto, cabe recordar que entre Arroyo Seco y Timbúes hay 29 terminales portuarias, que no solo reciben el 80% de los granos del país, sino que también ahí se ubican las principales plantas procesadoras que los convierten en harina de soja -uno de los principales productos que exporta el país-, aceite y biodiesel.

Según expresó Idígoras, los barcos cargueros están saliendo de los puertos del Gran Rosario con un 30% o 40% menos de carga. La bajante histórica en el río Paraná complica los “problemas logísticos, la velocidad de ingreso y egreso de los barcos, pero sobre todo en el volumen de carga total; en estos momentos estamos trabajando con volúmenes significativamente inferiores al total de lo que puede llevar un barco en cada una de las operaciones que se hacen en los puertos del norte de la ciudad de Rosario”.

Esto significa que los barcos “completan su carga en puertos del sur de la provincia de Buenos Aires; pero en la mayoría de los casos, lamentablemente van a Brasil a comprar carga brasileña, por lo que Argentina pierde volumen, valor de exportaciones y un costo logístico mayor”. Se estima que el sector perderá aproximadamente US$400 millones. Una situación complicada para el país, que necesita ingresos de divisas debido a la crisis que atraviesa.

"La situación va a empeorar porque río arriba hay menos agua. El mayor impacto económico es que nuestros fletes son más caros y, a la hora de competir contra otros países los productores tienen que vender más barato sus productos. Se calcula que el sobrecosto es de US$10 por tonelada y en total en todo el año se perderán aproximadamente US$400 millones", aseguró al diario El Cronista Luis Zubizarreta, presidente de la cámara de puertos privados de Argentina (Cppc).

Bajante Parana 2.jpg
Bajante histórica en el río Paraná.

Bajante histórica en el río Paraná.

Por último, la bajante en el río Paraná también podría llegar a generar problemas en el abastecimiento del agua para las ciudades ribereñas. Por este motivo, desde Aguas Santafesinas SA (Assa) solicitaron un "uso racional y extremar el cuidado de agua para consumo doméstico". El presidente de la compañía, Hugo Morzán, explicó que “desde principios del 2020 se viene trabajando en asegurar la captación de agua en las siete plantas potabilizadora sobre el sistema del río Paraná, desde Reconquista hasta Rosario”.

“En el futuro inmediato el desafío será aún mayor, porque los niveles del río serán extraordinariamente bajos de acuerdo a todos los pronósticos, por lo que estamos extremando las acciones en las tomas y plantas para afrontar esta situación”, aseguró Morzán.

"Es imprescindible sumar el aporte de los usuarios, realizando un uso racional y solidario del agua potable. Es necesario reducir el derroche de agua en el lavado de veredas o automóviles con mangueras; acotar el riego de jardines y espacios verdes; evitar las pérdidas en cañerías y sanitarios", concluyó Morzán.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario