ARGENTINA rÍo Paraná > bajante histórica > Rosario

BAJANTE HISTÓRICA

Río Paraná: preocupación por el comercio y el agua potable

El bajo caudal en el río Paraná sigue siendo crítico. Además de las pérdidas por los problemas en la logística de exportación, hay alarma por la toma de aguas.

ROSARIO. La bajante histórica en el rÍo Paranásigue preocupando a las provincias del Litoral y al país. Es que según el Instituto Nacional del Agua (INA), el nivel del agua se encuentra en 0,20 metros en el puerto de Rosario, el registro más bajo desde 1944. Para hacer una comparación, en esta misma época en 2020, el nivel del río estaba a un metro y en 2019, a 4,49 metros.

Gustavo Idígoras, representante de de la Cámara Aceitera de la República Argentina, explicó en diálogo con la radio LT8 que “son dos años consecutivos de una bajante muy significativa del rio Paraná; este año esta siendo mas profunda que el anterior y probablemente con mayor extensión, de acuerdo a los expertos”.

La situación genera alarma y preocupación por tres motivos principales: la afectación al ecosistema de los humedales; la dificultades que se suscitan en la logística a la hora de exportar en buques granos y cereales; y el posible desabastecimiento de agua que pueden llegar a sufrir las provincias como Santa Fe y Entre Ríos.

https://twitter.com/ElFantasista_/status/1411705922754387973

Según Idígoras, los barcos cargueros están saliendo de los puertos del Gran Rosario con un 30% o 40% menos de carga. La bajante histórica en el río Paraná complica los “problemas logísticos, la velocidad de ingreso y egreso de los barcos, pero sobre todo en el volumen de carga total; en estos momentos estamos trabajando con volúmenes significativamente inferiores al total de lo que puede llevar un barco en cada una de las operaciones que se hacen en los puertos del norte de la ciudad de Rosario”.

Esto significa que los barcos “completan su carga en puertos del sur de la provincia de Buenos Aires; pero en la mayoría de los casos, lamentablemente van a Brasil a comprar carga brasileña, por lo que Argentina pierde volumen, valor de exportaciones y un costo logístico mayor”. Se estima que el sector perderá aproximadamente US$400 millones. Una situación complicada para el país, que necesita ingresos de divisas debido a la crisis que atraviesa.

"La situación va a empeorar porque río arriba hay menos agua. El mayor impacto económico es que nuestros fletes son más caros y, a la hora de competir contra otros países los productores tienen que vender más barato sus productos. Se calcula que el sobrecosto es de US$10 por tonelada y en total en todo el año se perderán aproximadamente US$400 millones", aseguró al diario El Cronista Luis Zubizarreta, presidente de la cámara de puertos privados de Argentina (Cppc).

¿Qué sucederá con el abastecimiento de agua?

La situación en el río Paraná parece no tener solución por el momento. Los expertos estiman que además, se agravará. Gustavo Villa Uría, subsecretario de Obras Hidráulicas del Ministerio de Obras Públicas de la Nación, dialogó con el diario Aire de Santa Fe y aseguró que "para dentro de 15 días se esperan valores negativos, por debajo del cero en el hidrómetro del Puerto de Santa Fe. Y para los meses de septiembre, octubre y noviembre esperamos los valores mínimos. Se está proyectando un nivel que está un metro por debajo del cero, incluso más, en el Puerto de Santa Fe, con niveles similares a la histórica bajante de 1944, la más importante registrada".

Según Villa Uría, este problema va a ser moneda corriente en los próximos años debido al cambio climático: "Vamos a tener períodos de inundaciones más frecuentes y de sequías más graves. Es lo que dicen las proyecciones climáticas para los próximas décadas. Vamos a tener que adaptar las tomas de agua y repensar actividades como la ganadería en zonas de islas. En este momento hay dificultades en la ciudad de Paraná y en otras localidades con la captación de agua en el río y los pronósticos nos advierten que estas situaciones van a ser más habituales".

El funcionario además habló sobre un posible desabastecimiento de agua en ciudades como Rosario y Santa Fe: "Hay que trabajar fuerte con la población para evitar que se malgaste el agua. Las bombas de las tomas de agua rinden menos y el agua cruda que viene del río tiene una calidad diferente cuando hay bajante. Además, hay que controlar bien el tema de los efluentes industriales que van hacia los ríos porque esta contaminación –en un escenario de bajante- puede perjudicar las tomas de agua. Es muy importante que hagamos un uso racional del agua".

De todos modos, aseguró que "en la historia de Santa fe se han hecho más obras para garantizar el acceso al agua potable que para defender la ciudad contra las crecidas". Además, explicó que "en el gabinete nacional estamos preparando un plan de contingencia para garantizar el abastecimiento de agua para consumo humano y también la generación de energía. Nación dispone de una partida de $ 1.000 millones para garantizar el funcionamiento de las tomas de agua en las distintas localidades de la cuenca".

Bajante-Rio-Parana.png
La situación en el Río Paraná preocupa cada día más.

La situación en el Río Paraná preocupa cada día más.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario