CONSPIRACIONES

DOS DÉCADAS

23 años para cambiar un sistema de aterrizaje

El Ministerio de Transporte de la Nación de Mario Meoni celebró la instalación de un nuevo Sistema Instrumental de Aterrizaje comprado durante la gestión de Mauricio Macri (aunque el Ministro omitió esa parte). Así se reemplazó el rudimentario sistema con el que contaba el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella para hacer aterrizar a los aviones cuando no se podía ver la pista. Un cambio necesario en una falencia que limitó la operatividad de uno de los aeropuertos más importantes del país durante más de dos décadas (casi todas peronistas). Ahora, Córdoba recibirá más aviones.

CÓRDOBA. Generalmente, en los cambios de gestión a nivel estatal en Argentina (y tal vez el mundo), se dan casos en los que los funcionarios titulares se adjudican obras y acciones de Gobierno que habían sido impulsadas por sus predecesores debido a la lentitud de la política y sus ejecuciones. Ese es el caso del nuevo Sistema Instrumental de Aterrizaje (ILS en inglés), que fue inaugurado ayer por el Ministerio de Transporte de la Nación, con Mario Meoni a la cabeza.

23 años tuvieron que pasar para que el Aeropuerto Internacional de Córdoba (SACO) finalmente cuente con un ILS acorde a las exigencias de la aviación moderna. El cambio, que estaba previsto en el marco de un programa de renovación impulsado por la gestión de Mauricio Macri durante la modernización aeroportuaria, irónicamente terminó siendo inaugurado por el peronismo, a pesar de que esa fuerza gobernó 17 de los 23 años que tardó en cambiarse el sistema.

“Es una de las muchas inversiones que tenemos proyectadas para todos los aeropuertos nacionales durante los próximos tres años. Obras necesarias que forman parte de un Plan de Modernización del Transporte para llevar nueva tecnología y mejor infraestructura a todas las provincias. Las y los argentinos merecen un sistema de transporte de calidad que les permita viajar seguros”, dijo Meoni. El programa de renovación de los ILS comenzó en mayo de 2019 con la instalación del nuevo sistema en el Aeropuerto del Palomar, y se preveía que fuera extendido a otros 11 aeropuertos, incluido el de Córdoba. 

Según palabras de los propios trabajadores del aeropuerto, el nuevo ILS era una cuenta pendiente “desde siempre”, ya que incrementa la capacidad operativa del aeropuerto. Este nuevo sistema categoría III permite aterrizar los aviones con referencias visuales nulas sobre la pista.

Desde un punto de vista simplificado, el sistema ILS comprende un sistema de localización de la aeronave con la cual los pilotos pueden reconocer su posicionamiento respecto a la pista con el fin de aterrizar. Compuesto por antenas colocadas sobre las cabeceras de las pistas, el sistema emite señales de radio de manera lineal (eje x/y) en una frecuencia determinada, que les hace saber a los pilotos si están o no alineados con la pista correspondiente.

Así, los pilotos no tienen necesidad de establecer contacto visual con el aeropuerto, sino que simplemente pueden guiarse con este sistema y sus instrumentos de abordo. El sistema ILS fue creado entre finales de los años 20' y principios de los 30' del siglo pasado en Estados Unidos, y la nueva categoría instalada da referencias casi hasta el aterrizaje.

El otro modo de aterrizar es hacerlo con referencias visuales de la pista, es decir las luces que la marcan. Sin este sistema, los aviones que arribaban a Córdoba bajo condiciones climatológicas adversas muchas veces no podían aterrizar, lo que encarece los costos de operación y entorpece el tráfico aéreo.

La EANA (Empresa Argentina de Navegación Aérea ) fue la encargada de instalar y poner en operatividad la mejora, que llega en un momento en el que hay expectativa por la reactivación aérea. "En esta oportunidad, la instalación y puesta en servicio de un nuevo ILS en el Aeropuerto de Córdoba, con capacidad de operar en Categoría III, con mejores prestaciones y mayor seguridad, es una gran noticia que nos alienta a seguir trabajando para brindar cada día un mejor servicio", declaró Gabriela Logatto.

Flybondi, Aerolíneas Argentinas y JetSmart son las tres únicas empresas que operan en el Aeropuerto Ingeniero Ambrosio Taravella, con un pobre grosor de ofertas que el coronavirus y las políticas del Gobierno llevaron a esa provincia (hace poco recibía a Latam, American Airlines, Norwegian, Air Europa, Copa Airlines, entre otras). Las tres operadoras actuales estarían planeando aumentar sus frecuencias a partir de marzo.

Según especialistas del rubro turístico, Córdoba estaría operando a una capacidad del 10 o 15% en cuanto a las frecuencias que puede soportar el aeropuerto, algo muy lejano a lo que sucedía en 2019. Las frecuencias de Aerolíneas Argentinas aumentarían de 25 semanales a 34 con Buenos Aires, mientras que se abrirán otros destinos que hasta hoy obligaban a escala en Ezeiza, como Salta. Flybondi y JetSmart también comenzarían a operar durante toda la semana, aunque con menos frecuencia, naturalmente. 

Habrá que esperar a ver si el Gobierno nacional se dispone a implementar políticas aéreas acordes al año 2021, o si sigue acotando la oferta hasta dejar disponible solo la línea de bandera. Lo cierto es que los aeropuertos y su gente piden más aviones.
 

Dejá tu comentario