OMNI vacunados > anticuerpos > Covid-19

ANTICUERPOS

Un marcador de la sangre predice qué vacunados tendrán Covid

Un estudio con más de 1.400 vacunados en Israel señala cómo saber de antemano quienes tendrán COVID-19 luego. La clave serían los anticuerpos neutralizantes.

Sin duda, las vacunas lograron que la probabilidad de infectarse con COVID-19 sean menores. Sin embargo, los porcentajes de protección no son absolutos, y hay un pequeño grupo de vacunados que contraerán la enfermedad.

Predecir qué personas deberán atravesar por una infección a pesar de haber completado el esquema, es una incógnita que investigadores israelíes trataron de resolver.

Las pruebas fueron realizadas entre enero y abril del 2021, durante la tercera y mayor ola. Se detectaron 39 casos de trabajadores con el esquema completo de Pfizer que se habían enfermado con COVID-19, todos tenían síntomas leves o ninguno.

Evaluamos dos medidas de resultado (anticuerpos neutralizantes y anticuerpos IgG) y obtuvimos títulos en dos momentos: el período de periinfección (dentro de la semana anterior a la infección) y el período pico (dentro del primer mes después de la segunda dosis de vacuna). Evaluamos dos medidas de resultado (anticuerpos neutralizantes y anticuerpos IgG) y obtuvimos títulos en dos momentos: el período de periinfección (dentro de la semana anterior a la infección) y el período pico (dentro del primer mes después de la segunda dosis de vacuna).

A la par, examinaron datos de 104 trabajadores completamente vacunados que se emparejaron a los trabajadores infectados por factores como la edad, pero que no se infectaron.

La comparación mostró que los niveles de anticuerpos neutralizantes eran más bajos entre los que se infectaron, lo que proporciona la primera evidencia directa de este efecto.

El intervalo promedio desde la segunda dosis hasta la detección de la COVID-19 fue de 39 días.

El análisis se suma a un creciente cuerpo de evidencia de que los niveles de anticuerpos neutralizante de una persona, que impiden que el SARS-CoV-2 infecte las células, predicen si esa persona se infectará.

No obstante, el principal problema del estudio es que se basó en una pequeña cantidad de casos, jóvenes y sanos, por lo que se ve limitada su interpretación. Pronto se esperan más estudios similares que corroboren dichas conclusiones.

Anticuerpos

El sistema inmune humano utiliza numerosos tipos de defensas para combatir los agentes patógenos que ingresan, como virus y bacterias. En su conjunto, se dividen en inmunidad innata y adaptativa.

Las innatas son las primeras en actuar y pueden prevenir una infección o restringirla hasta que el sistema inmunológico envía refuerzos.

A esta ayuda adicional se la denomina inmunidad adaptativa, ya que se enfocan en patógeno particular, este caso sería el Sars-coV-2 que causa la COVID-19.

Un virus y una célula son como dos piezas de un rompecabezas que encajan entre sí, pero cuando un anticuerpo se une al virus, se interpone entre ambas, impidiendo que se conecten.

De esta forma, los anticuerpos funcionan deteniendo el ciclo de replicación de los patógenos, que ingresan a las células tomando el control de los procesos normales y haciendo copias de sí mismos.

Las vacunas funcionan porque inducen anticuerpos específicos contra el virus, otorgando al cuerpo la capacidad de proteger de una infección.

¿Demasiado tarde?

La evidencia científica llega a la par de que Israel comience a administrar una tercera dosis Pfizer a los ancianos ya vacunados, convirtiéndose en el primer país del mundo en tomar esta medida.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y otros entes regulatorios de medicamentos no han aprobado las dosis de refuerzo, dado que no hay datos suficientes para justificarlas.

La decisión en Israel se produjo en medio de una lucha por contener una ola reciente de infecciones por COVID-19 que disparó el número de casos de unas pocas docenas al día hace un mes, a una carga diaria promedio de más de 2.000 esta semana.

Aunque la tercera dosis detendrá el aumento de casos, se espera que reduzca el riesgo de enfermedad grave por COVID-19 entre la población anciana.

El presidente Isaac Herzog, de 60 años, junto con su esposa, fueron de los primeros en recibir la tercera inyección el viernes.

El líder de la oposición, Benjamin Netanyahu, fue uno de los primeros vacunados en diciembre del año pasado mientras se desempeñaba como primer ministro. Recientemente, realizó una prueba serológica y encontró que su recuento de anticuerpos había disminuido significativamente.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario