Leído

STARSHIP TECHNOLOGIES

¿Ya es Black Mirror?: En pequeñas ciudades los robots delivery son los héroes de cuarentena

Mie, 20/05/2020 - 4:38pm
Enviado en:
Por Urgente24

Desde que estalló la pandemia del Coronavirus y en conseucencia la cuarentena obligatoria en casi todos los países del mundo, comenzaron las comparaciones de la realidad del 2020 con la serie utópica y futurista de Charlie Brooker: Black Mirror teniendo en cuenta que esta siempre le puso una mirada crítica y apocalíptica al mundo en el que vivimos. Sin embargo existe una ciudad en Inglaterra, Milton Keynes, que tiene más parecidos ya que robots se encargan de transportar pedidos y comidas de casa en casa.

Pequeños robots delivery de Starship Technologies en Milton Keynes, Inglaterra.
Pequeños robots delivery de Starship Technologies en Milton Keynes, Inglaterra.
Contenido

Actualmente el Reino Unido de Boris Johnson es el cuarto país con mayor cantidad de contagiados en el mundo: 250.140 y casi 36.000 fallecidos, siendo el país de Europa que mayor peligro registra teniendo en cuenta que fu uno de los últimos en establecer una cuarentena dura y total y uno de los primeros en levantarla. Es así que mientras el Primer Ministro busca reactivar la economía y seguir con las estrategias de cara al acuerdo de Brexit con la Unión Europea.

Sin embargo mientras una de las ciudades más afectadas de Inglaterra es Londres, la región de Milton Keynes ( ubicada al norte de la ciudad capital) parece no tener grandes preocupaciones durante la cuarentena. No porque el proceso de estar encerrado en el domicilio no se difícil, sino por el hecho de que la ciudad ya estaba equipada de antemano para soportar una situación donde no sea necesario abandonar tu casa para conseguir las cosas básicas, ¿la respuesta?: los robots simplifican las cosas hace mucho tiempo en Milton Keynes. 

Según una investigación de The New York Times, todo comenzó cuando una empresa emergente llamada Starship Technologies llegó a la región y ofreció a los ciudadanos el adquirir pequeños robots de 6 ruedas que llevan y traen alimentos, pedidos, entre otras cosas, de un lugar a otro. Como si fuera un Uber pero en miniatura y sin transporte de personas claro,o si también se quiere un Rappi o Pedidos Ya del Futuro donde no se requieren recursos humanos. Aunque esto no solo sucede a la inglesa sino que también Starship llegó a Fairfax, Virginia, Estados Unidos. 

"Cuando llegó COVID-19, y todos nuestros negocios locales en la Ciudad de Fairfax debían comenzar a hacer cumplir las reglas y regulaciones de distanciamiento social, o restringir su servicio para agarrar e irse, o simplemente cerrar por completo, estábamos pensando en formas en que nosotros realmente podría ayudar a la comunidad empresarial ", dijo a Fast Company, Chris Bruno, director de desarrollo económico de la Ciudad de Fairfax. Aunque en Estados Unidos esto llegó justo para la crisis del virus. 

En cambio en Inglaterra la ciudad funciona así hace tiempo, más exactamente desde 2018. Si bien la inversión de los gigantes de la tecnología en aparatos independientes del humano como robots y automóviles inteligentes, no fue hasta la llegada de la pandemia donde las empresas realmente vieron una oportunidad a la hora de extender un servicio. Claro que esto nos lleva a cuestionar realmente si el mundo va camino a parecerse a los escenarios creados en la serie británica de Charlie Brooker: Black Mirror. 

"Hay un límite a lo que un robot de entrega puede aportar a un humano", explicó a The Times Elliot Katz, trabajador de Phantom Auto, una empresa emergente que ayuda a las empresas a controlar de forma remota los vehículos autónomos. La realidad es que estos robots no pueden trasladar más de dos bolsas y por supuesto están expuestos a fallas teniendo en cuenta que la programación no es perfecto. Claro que en tiempos de crisis son de gran ayuda sobretodo para los adultos mayores quienes son factores de riesgo frente al Coronavirus. 

"Los robots de 55 libras están diseñados para funcionar a velocidades más lentas en las aceras, transportar alrededor de 20 libras y no cuestan más que una computadora portátil de alta gama", explicó a la revista Wired, Henry Harris-Burland, vicepresidente de marketing de Starship. 

Pero ahora es importante explicar cual es el objetivo de Starship Technology, como muchas de las empresas tecnológicas, la misma tiene su oficina base en San Francisco y no solo se dedica a robots de delivery, los cuales comenzó a probar en campus universitarios desde 2015, sino que también trabaja con cámaras, radares y otros sensores, estos también forman parte del sistema de los robots para lograr su funcionamiento efectivo. Aunque hace algunos años decidieron dar un paso más en Milton Keynes, una ciudad de pocos habitantes, con mucha actividad de ciclistas y poca de automóviles.