Leído

LA CRISIS DE BOEING

Dos computadoras terminarían con la falla de los MAX

Lun, 05/08/2019 - 8:50pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

Nuevos reportes indican que Boeing implementará un segundo procesador de vuelo en los 737-800 que leerá la información para comparar resultados, de no coincidir, el piloto tomará el control de la máquina.

Contenido

Boeing decidido rediseñar el software del 737 MAX para usar una segunda computadora. Esta ayudaría a resolver la falla que le impide certificar para volver a volar.

De acuerdo con The Seattle Times, dos personas cercanas a la empresa revelaron que el ajuste solucionará el problema del MCAS, permitiendo que la aeronave pueda dar servicio nuevamente.

El nuevo software de Boeing utilizaría dos computadoras de control de vuelo, cambiando a un sistema de dos canales a prueba. Cada computadora operará desde un conjunto independiente de sensores, por lo que los aviones serían mucho más seguros que con el sistema actual.

Esta decisión es importante para la compañía, no solo desde el punto de vista que permitiría poner en el aire sus 737 MAX — en caso de obtener la certificación—, sino porque está realizando un cambio de la arquitectura que utilizado por más de 30 años.

La falla reportada inicialmente señalaba el microprocesador Intel 286 como causante de una sobresaturación, fue errónea. Los pilotos de la FAA descubrieron un problema aleatorio en la computadora de vuelo en donde los bits del procesador se cambiaban de 1 a 0 y viceversa, afectando el funcionamiento de los sistemas de la aeronave.

El cambio en el software implicará que el sistema de control de vuelo tomará información de las dos computadoras y comparará sus resultados. También verificará si existe algún error de procesamiento al interpretar la información de los sensores. En caso de que esto ocurra, el sistema no ejecutará ninguna acción y permitirá que el piloto vuele en modo manual.

Se espera que Boeing tenga listos los cambios para comenzar con las pruebas a finales de septiembre. Si todo sale bien, la empresa aplicaría por una nueva certificación para comenzar a volar en octubre. En caso de no conseguirlo, el fabricante pausaría la producción en una de sus plantas, afectando a más de 10.000 trabajadores.