OMNI SARS-coV-2 > animales > ciervos

¿Y LA POSTPANDEMIA?

Preocupa la presencia del SARS-coV-2 en animales silvestres

Ciervos, hienas, gatos, perros, hurones, visones, leones, tigres, pumas y gorilas contraen y/o trasmiten en SARS-coV-2. ¿Será esta la nueva fase de la pandemia?

A medida que la posibilidad de la postpandemia se hace más real y los niveles de COVID-19 disminuyen gracias a la vacunación, aparece una nueva preocupación en el panorama: los animales silvestres pueden contraer y contagiar el SARS-coV-2.

En Estados Unidos el problema le quita el sueño a expertos que han descubierto que los ciervos son susceptibles al virus. De hecho, un nuevo estudio muestra que estos animales pueden contraer el coronavirus de las personas y transmitírselo a otros ciervos en cantidades abrumadoras.

Además, podría estar ocurriendo inadvertidamente una propagación similar en poblaciones de animales en todo el mundo. En dicho caso, las implicaciones para la erradicación del virus y para la aparición de nuevas variantes son enormes.

image.png

Pandemia silenciosa: Coronavirus en ciervos

Un tercio de los ciervos muestreados durante nueve meses tenían infecciones de SARS-coV-2 activas, en Iowa (USA), según un estudio que aún no ha sido revisado por pares ni publicado.

La investigación se basa en hallazgos anteriores de que un tercio de los ciervos en otros estados de USA habían estado expuestos al virus y luego desarrollaron anticuerpos.

Sin embargo, el análisis más reciente difiere en mostrar altas tasas de infecciones activas, que duran un período de tiempo mucho más corto.

Casi todo lo relacionado con el estudio sorprendió a los científicos. Sabían que los ciervos podrían estar infectados con el coronavirus. Pero estaban sorprendidos por los números (cuatro de cada cinco ciervos dieron positivo en el pico más alto), así como por las altas cargas virales.

También se sorprendieron por los vínculos bastante claros en el análisis genético que conecta la transmisión humana a los animales y luego la transmisión rápida a otros ciervos.

Este análisis se limitó a Iowa, pero los investigadores creen que la infección generalizada es igualmente probable entre los ciervos de otros estados y países.

Los ciervos, que abundan en América del Norte y son un objetivo popular para los cazadores, son altamente susceptibles al SARS-CoV-2 y pueden contraerlo al pastar en los alimentos desechados, beber aguas residuales contaminadas o husmear en la maleza donde una persona ha escupido.

image.png
En noviembre de 2020, el gobierno de Dinamarca ordenó matar a 17 millones de visones después de que el virus pasara de humanos a visones de granja y luego regresara a las personas.

En noviembre de 2020, el gobierno de Dinamarca ordenó matar a 17 millones de visones después de que el virus pasara de humanos a visones de granja y luego regresara a las personas.

Potencialmente catastrófico

Los resultados de la investigación también tienen implicaciones para otras especies. Es posible que otros animales también estén contrayendo y propagando el coronavirus en todo el mundo.

Esto dificultaría la erradicación del virus y la prevención de mutaciones que podrían conducir a nuevas variantes.

Previamente se ha informado SARS-CoV-2 en gatos, perros, hienas, hurones, visones, leones, tigres, pumas y gorilas.

En noviembre de 2020, Dinamarca mató a 17 millones de visones después de que el virus pasara de las personas a visones de granja y luego regresara a las personas, convirtiéndose en el único caso documentado de animales que transmiten el coronavirus a las personas. El virus mutó, pero ninguno de los cambios fue peligroso.

Incluso antes de la pandemia de COVID-19, los coronavirus eran bien conocidos por infectar a los animales.

En efecto, el SARS-CoV-2 podría moverse de manera similar entre los ciervos, el ganado y las personas con un resultado potencialmente catastrófico, dado que un virus que puede circular tanto entre animales como entre personas es mucho más difícil de erradicar.

A medida que las personas desarrollan inmunidad a los virus, las muertes comienzan a disminuir, pero los virus no van a ninguna parte. Por ejemplo, el virus de la gripe detrás de la pandemia de 1918 todavía circula hoy.

La evidencia emergente sobre los reservorios de virus animales apunta cada vez más a la necesidad de varios esfuerzos a largo plazo para detener la propagación del virus. Las vacunas, por ejemplo, solo pueden llegar hasta cierto punto en la prevención de casos entre los animales.

image.png
El murciélago y el pangolín serían las especies intermediarias del SARS-coV-2 antes de saltar a los humanos.

El murciélago y el pangolín serían las especies intermediarias del SARS-coV-2 antes de saltar a los humanos.

Fuente: The Guardian

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario