OMNI oxigenoterapia > Alzheimer > cerebro

CEREBRO

La oxigenoterapia podría retrasar el Alzheimer: Estudio

Científicos concluyeron que la oxigenoterapia ralentiza la progresión del Alzheimer, en ratones. Pero otro estudio difiere en la teoría de la causa.

La acumulación de placas amiloides en el cerebro es una característica distintiva de la enfermedad de Alzheimer. Científicos israelíes lograron ralentizar su progresión utilizando oxigenoterapia en un ensayo con ratones.

La investigación revisada por pares se publicó ayer jueves (9/9) en Aging luego de que los investigadores de la Universidad de Tel Aviv hayan pasado años explorando el supuesto potencial anti-envejecimiento de la terapia en una cámara presurizada o hiperbárica.

En su último estudio, concluyeron que la terapia estimula el funcionamiento del cerebro humano y se demostró en animales que combate la acumulación de placas asociadas al Alzheimer.

"No creo que esto pueda curar la enfermedad de Alzheimer en humanos, pero puede ralentizar significativamente su progresión y gravedad", dijo el autor principal, el profesor Uri Ashery, a The Times of Israel.

Los científicos saben que se necesitarán más estudios, pero se mostraron esperanzados de que los pacientes se beneficien de los resultados en unos pocos años.

Sin embargo, otros investigadores externos todavía tienen dudas respecto al rol de las placas amiloides en el cerebro en la progresión y causa del Alzheimer.

La Dra. Deborah Toiber, una académica especialista en la enfermedad de la Universidad Ben Gurion del Negev (Israel) opinó que cualquier terapia que parezca contrarrestar el deterioro cognitivo es interesante.

Pero dijo que no hay evidencia científica que concluya que eliminar o reducir las placas disminuirá la gravedad de la enfermedad.

image.png

Oxigenoterapia

Para el estudio de oxigenoterapia, los investigadores utilizaron a 15 ratones genéticamente modificados para imitar la degeneración causada por el Alzheimer.

Luego de las pruebas, informaron que la terapia condujo a la prevención de la formación de placas amiloides en el cerebro y la eliminación de algunos depósitos de placa amiloide existentes.

Los autores compararon los resultados con un grupo de control. Entre los que recibieron oxigenoterapia, solo apareció un tercio de la cantidad de placas nuevas y las placas grandes existentes redujeron su tamaño a la mitad.

El equipo también monitoreó a seis personas mayores de 60 años que habían experimentado signos de deterioro cognitivo.

Después de 60 sesiones de oxigenoterapia durante 90 días, el flujo sanguíneo al cerebro mejoró en un promedio del 20% y los resultados en las pruebas de memoria mejoraron en promedio un 16,5%.

El tamaño de la muestra humana era pequeño, pero podría reflejar los beneficios de la oxigenoterapia en nuevos ensayos a gran escala.

image.png

El misterio de la causa del Alzheimer

Mientras los científicos israelíes se centraron en la formación de placas amiloides como la causa del Alzheimer, otro grupo de investigación de la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos) tiene una teoría distinta.

Los estadounidenses admiten que la placa amiloide alojada entre las células nerviosas del cerebro y las fibras de proteína tau enredadas, son el sello distintivo de la enfermedad.

No obstante, estos fragmentos de proteína rotos que se agrupan y forman las placas también se han observado en adultos mayores que no desarrollan Alzheimer.

En efecto, los científicos sugieren que hay otro factor desencadenándola.

Su nueva investigación publicada en Nature Medicine, señala que es la inflamación en el cerebro la que impulsa la progresión desde la presencia de placa amiloide y ovillos de tau hasta la aparición de la demencia y la enfermedad de Alzheimer.

Si bien los científicos han observado anteriormente la neuroinflamación en personas con Alzheimer, el nuevo estudio revela por primera vez su papel fundamental en el desarrollo de la enfermedad.

La inflamación no está por sí sola asociada al deterioro cognitivo, sino que cuando converge con la patología amiloide, se potencia la patología tau. Como consecuencia, la coexistencia de estos tres procesos en el cerebro (amiloide, neuroinflamación y patología tau) genera el deterioro cognitivo, explicó a Medical News la vicepresidenta de la Asociación de Alzheimer (USA), Heather Snyder.

El reciente estudio que pone foco en la neuroinflamación, sugiere que la administración de fármacos antiinflamatorios en un momento específico del curso de la enfermedad pueden ser efectivos contra su progresión.

En conclusión, los científicos consideran que la combinación de terapias anti placas amiloides con antiinflamatorios en las primeras etapas maximizará la eficacia del tratamiento.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario