OMNI vacuna para VIH > SIDA > J&J

LUCHA CONTRA EL SIDA

Fracasó otra vacuna para VIH, pero no apaga la esperanza

Múltiples grupos de investigación iniciaron ensayos en humanos para dar con una vacuna para VIH en las últimas décadas. Aun así, no se consigue ganarle al SIDA.

Otro candidato de vacuna para VIH ha fracasado en un estudio a gran escala, un resultado demasiado familiar y deprimente en la búsqueda de décadas por ganarle al SIDA.

La vacuna para VIH fabricada por Johnson & Johnson (J&J) no ofreció una protección suficiente contra la infección en el ensayo, denominado Imbokodo, que comenzó en 2017 e involucró a 2.600 mujeres en Sudáfrica y cuatro países vecinos.

“Tenemos que revisar fundamentalmente lo que estamos haciendo”, dijo Glenda Gray, quien dirige el Consejo de Investigación Médica de Sudáfrica, supervisó el protocolo del ensayo y comparó la eficacia de la vacuna para el SIDA con el placebo.

Los resultados, anunciados hoy por J&J en un comunicado de prensa, encontraron 63 infecciones en el grupo de placebo frente a 51 en los participantes que recibieron la vacuna, dando como resultado una eficacia del 25,2%, demasiado baja para que la vacuna para VIH sea útil.

La compañía comunicó que no surgieron problemas de seguridad en el ensayo, que recibió el apoyo tanto del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos (NIAID) como de la Fundación Bill y Melinda Gates.

De todas formas, según enfatizó Gray, el estudio produjo datos más prometedores que otros dos decepcionantes ensayos de eficacia de la vacuna para el SIDA en los que ella participó.

Cada ensayo fallido nos dice algo Cada ensayo fallido nos dice algo

A diferencia de los demás, el estudio reveló algunos destellos de eficacia, que podrían revelar respuestas inmunitarias protectoras y permitir a los investigadores "diseñar una vacuna para VIH mejor para el futuro".

Por otro lado, el director científico de J&J, Paul Stoffels, dijo que a pesar del fracaso se continuará con un segundo ensayo de eficacia de una vacuna para VIH similar en una población de estudio diferente.

Esta investigación se está llevando a cabo en América y Europa, comenzó en 2019 e involucra a 3.800 varones que tienen sexo con varones y personas transgénero. Esta versión busca proteger contra la transmisión del virus por vía rectal, en lugar de vaginal.

Vacuna para VIH y vacuna COVID-19

Las dos versiones de la vacuna para el SIDA de J&J combinan un total de cuatro dosis de dos tomas diferentes. El primero utiliza la misma plataforma que la vacuna para COVID-19 de J&J: el adenovirus 26.

Este adenovirus es un "vector" inofensivo que, en este caso, transporta cuatro genes del VIH a las células humanas. Los diferentes genes se diseñaron para producir proteínas del VIH que provocan una respuesta inmunitaria lo suficientemente amplia como para proteger contra una amplia gama de cepas de virus.

La segunda inyección consiste en una versión modificada genéticamente de la proteína de superficie del VIH, aunque la proteína exacta difiere entre los dos estudios.

Otros grupos de investigación se han orientado por un enfoque diferente al de J&J, apostando por producir anticuerpos neutralizantes de alta calidad que pueden evitar que el virus infecte incluso a las células.

Varios científicos han comenzado ensayos en humanos de vacunas diseñadas para estimular potentes anticuerpos neutralizantes contra el SIDA, pero es probable que ninguno entre en ensayos a gran escala en los próximos 4 años, dijo a Science Lawrence Corey, investigador de vacunas del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson y parte de la Red de Ensayos de Vacunas contra el VIH del NIAID.

Quizás las vacunas COVID-19 nos den una lección sobre cómo acelerar la vacuna para VIH Quizás las vacunas COVID-19 nos den una lección sobre cómo acelerar la vacuna para VIH

Fragmentos de un artículo de Jon Cohen publicado en Science.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario