OMNI dosis de refuerzo > OMS > vacuna

DESIGUALDAD

Dosis de refuerzo: Alemania, Francia e Israel ignoran a la OMS

A pesar de la solicitud de la OMS, y sin evidencia suficiente, algunos países avanzan en la administración de terceras dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19.

Alemania, Francia e Israel seguirán adelante con sus planes de administrar dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19, sin tener en cuenta el pedido de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de esperar hasta que las inyecciones lleguen a más personas de todo el mundo.

La decisión destaca las enormes desigualdades que profundizó la pandemia, a medida que las naciones más ricas fortalecen sus programas y protegen a sus ciudadanos de la variante más infecciosa del Delta.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que Francia estaba trabajando en el despliegue de terceras dosis de refuerzo para las personas mayores y vulnerables a partir de septiembre.

Alemania tiene la intención de avanzar con la tercera vacuna para pacientes inmunodeprimidos, muy ancianos y residentes de hogares, también desde septiembre.

Por su parte, el primer ministro israelí, Naftali Bennett, instó en un comunicado a los ciudadanos mayores a recibir una tercera inyección después de que el mes pasado el gobierno iniciara una campaña para dar dosis de refuerzo.

"Quien tenga más de 60 años y aún no haya recibido la tercera dosis de la vacuna, es seis veces más susceptible a enfermedades graves y, Dios no lo quiera, a la muerte", dijo.

"Entiendo la preocupación de todos los gobiernos por proteger a su gente de la variante Delta", dijo Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, ayer en una sesión informativa.

Pero no podemos, ni debemos, aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aun más, mientras que las personas más vulnerables del mundo siguen sin protección Pero no podemos, ni debemos, aceptar que los países que ya han utilizado la mayor parte del suministro mundial de vacunas utilicen aun más, mientras que las personas más vulnerables del mundo siguen sin protección

image.png
El debate sobre dosis de refuerzo resalta las enormes desigualdades en el acceso a respuestas eficaces a la pandemia.

El debate sobre dosis de refuerzo resalta las enormes desigualdades en el acceso a respuestas eficaces a la pandemia.

Desigualdades

Los países de altos ingresos administraron alrededor de 50 dosis por cada 100 personas en mayo, y ese número se ha duplicado desde entonces, según informó la OMS.

Mientras tanto, los países de bajos ingresos solo han podido administrar 1,5 dosis por cada 100 personas, debido a la falta de suministros.

En un intento de salvar su imagen, Alemania dijo que donaría al menos 30 millones de dosis de vacunas a los países más pobres. "Queremos proporcionar a los grupos vulnerables en Alemania una tercera vacunación preventiva y al mismo tiempo apoyar la vacunación de tantas personas en el mundo como sea posible", dijo el Ministerio de Salud.

La Casa Blanca también ignoró a la OMS, diciendo que estaba preparada para proporcionar dosis de refuerzo si fuera necesario. Sin embargo, los reguladores y líderes científicos dijeron que se necesita más evidencia para justificar la medida.

Pfizer, uno de los principales suministros de los países ricos, insiste en la necesidad de la tercera vacuna por la supuesta disminución de los anticuerpos con el tiempo.

image.png

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario