TENDENCIAS salmón > Canal de Beagle > medio ambiente

INDUSTRIA ARGENTINA

Prohíben la producción de salmón y le dicen chau al sushi

En Argentina se prohibió la producción industrial de salmón en el Canal de Beagle. Los defensores del medio ambiente festejan y los fans del sushi, no tanto.

Se prohibió la salmonicultura (producción de salmón) a gran escala en el Canal de Beagle. Mientras la ley es favorecedora para la industria local y el medio ambiente, la medida genera una limitación a un mercado que crece a pasos agigantados a nivel mundial.

La prohibición

Desde el 30 de junio está prohibida la explotación de acuicultura en las aguas del Canal de Beagle, en aguas oceánicas y en lagos de la provincia. Según explicó Sonia Castiglione, Ministra de Producción y Ambiente, las medidas buscan proteger tanto al medio ambiente como a los trabajos locales de Tierra del Fuego.

Canal de Beagle.jpg

La salmonicultura a gran escala se contrapone fuertemente con la estrategia productiva que llevamos adelante y que tiene como actividades principales para desarrollar en el Canal Beagle a la pesca artesanal, a la acuicultura y mitilicultura sustentables, como así también al turismo, profundizó. La salmonicultura a gran escala se contrapone fuertemente con la estrategia productiva que llevamos adelante y que tiene como actividades principales para desarrollar en el Canal Beagle a la pesca artesanal, a la acuicultura y mitilicultura sustentables, como así también al turismo, profundizó.

Este tipo de industria también ponía en riesgo el trabajo de los acuicultores locales y artesanos, quienes desarrollaban la actividad a baja escala para poder abastecer la localidad con sus productos.

“Las actividades de cría de truchas, a pequeña escala, artesanal, seguirán estando permitidas y controladas por la autoridad de aplicación”, especificó Nancy Fernández, titular de Manekenk, ONG que lucha por el cuidado del planeta.

La medida fue bien recibida por los grupos de defensa del medio ambiente y por los científicos de la zona ya que la salmonicultura industrial pondría en peligro el ecosistema único y vulnerable que posee el Canal de Beagle.

Salmón.jpeg

El lado malo

Las monedas tienen dos caras y, mientras esta es una gran noticia a nivel medioambiental, también afecta al resto del país en cuanto al consumo y a la economía.

El primer punto, y tal vez el más superficial, es que el Canal de Beagle era el proveedor de salmón de toda la Argentina. El boom del take out y el delivery durante la pandemia sumado a la puesta en moda del sushi se ven directamente afectados por la falta de abastecimiento.

Los precios del sushi con salmón aumentarán o tendrán que tenerse en cuenta alternativas que incluyan otros tipos de pescados o que, directamente, sean opciones vegetarianas/veganas.

En cuanto al aspecto económico, la salmonicultura industrial es un negocio que crece a gran escala en todo el mundo.

Mowi Group, una empresa multinacional de salmón Atlántico, registró ventas de 1.000 millones de euros durante el segundo trimestre del 2021.

Sushi.jpg

La solución

Aunque la salmonicultura industrial es perjudicial para algunos ecosistemas, hay grupos que están buscando desarrollar la forma de mantener la producción de salmón pero sin dañar al planeta.

El Proyecto Millennial Salmon, ya puesto en marcha, tiene como objetivo trabajar en todas las etapas de producción para asegurar que la cadena funcione de manera sustentable y sin poner en riesgo el medio ambiente ni a la especie de peces.

Nofima, el instituto noruego detrás de la iniciativa, busca aplicar las normas de la economía circular dejando una baja huella de carbono.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario