MUNDO Donald Trump > Ron De Santis > USA

ELECCIONES EN USA

Ron DeSantis le saca ventaja a Donald Trump

Si los republicanos obtenían un gran triunfo, festejaba Donald Trump. Pero es Ron DeSantis quien festeja en Florida.

Los republicanos ganaron terreno en su intento de tomar el control de la Cámara Baja en USA, aunque los demócratas detienen a los candidatos republicanos de extrema derecha en distritos cruciales: Donald Trump no consigue su objetivo y los republicanos tendrán que buscar presidenciables entre los triunfantes. Por ejemplo, Ron DeSantis -ex director de la Oficina de Estadísticas de Justicia del Departamento de Justicia de USA, de 2017 a 2021-.

Los republicanos ganaron un puñado de escaños cruciales en la Cámara de Representantes por Florida y Virginia, poniendo al partido más cerca de obtener los 5 escaños que necesitaba para ganar el control.

El obstáculo es el Senado. No hubo baño de sangre roja pese a un Presidente profundamente impopular y una decisión histórica (y también impopular) de la Corte Suprema de Justicia que anuló el derecho al aborto. ¿Puede interpretarse que pesó más el temor a las consecuencias de una insurrección de derecha, con Trump todopoderoso?

Los republicanos estaban en camino de ganar 2 escaños en Florida en manos de los demócratas: una republicana de extrema derecha, Anna Paulina Luna, reemplazaría a un demócrata que se jubila, el representante Charlie Crist, orgulloso de sus credenciales moderadas.

Pero es una excepción. Los republicanos avanzan hacia una mayoría en la Cámara Baja ganada por candidatos a quienes el partido había luchado por reclutar durante años: mujeres y personas de color con historias personales poderosas, muchas de ellas arraigadas en el servicio militar.

La batalla por el control del Congreso, tanto de la Cámara como del Senado, se está reduciendo a un número cada vez menor de contiendas clave, con demócratas y republicanos aferrándose a la esperanza de ganar mayorías estrechas.

En cualquier caso, los republicanos comenzaron la noche con una goleada en Florida, donde el gobernador Ron DeSantis ganó regiones históricamente demócratas fuertemente latinas en su camino hacia una victoria aplastante que podría servir como plataforma de lanzamiento para una carrera presidencial de 2024.

Pero los demócratas se defendieron bien en Pensilvania, donde Joe Biden y Barack Obama se habían enfocado durante el fin de semana, y el vicegobernador demócrata John Fetterman derrotó al republicano trumpista Mehmet Oz por el puesto del senador republicano saliente Pat Toomey.

En cualquier escenario Ron De Santis surge como un republicano consolidado hacia 2024.

Esto fue lo que señaló el analista republicano Jeffrey H Anderson (ex director de la Oficina de Estadísticas de Justicia del Departamento de Justicia de USA, entre 2017 y 2021):

"Con mucho aún por decidir en las contiendas para gobernador, senador y congresista en todo el país, el mayor ganador de la noche de las elecciones parece haber sido el hombre que se convirtió en el rostro de la resistencia al demente régimen COVID de tapabocas forzado, vacunas forzadas y cierres forzosos de empresas y escuelas: el gobernador de Florida, Ron DeSantis.

Bajo el liderazgo de DeSantis, Florida desafió a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y al resto de la camarilla de salud pública al nunca imponer un mandato de máscara o vacuna y, en general, manteniendo abiertas las escuelas y los negocios.

En muchos casos, el estado también impidió que las áreas locales impusieran mandatos de máscaras o vacunas. Florida incluso demandó a los CDC por la afirmación de la agencia de que tenía la autoridad para imponer un mandato de máscara en todo el país en el transporte público. Como dijo DeSantis en su discurso de aceptación, “Florida era un refugio de cordura cuando el mundo se volvió loco”.

Ahora DeSantis ha sido generosamente recompensado por los votantes del Estado del Sol, ganando por casi 20 puntos porcentuales (59,5 a 39,8 por ciento) sobre el exgobernador Charlie Crist, con un estimado del 93 por ciento de los votos contados al momento de escribir este artículo.

Para que esto no parezca un lugar común, en realidad es una hazaña extraordinaria. Este es el mayor margen de victoria en una elección para gobernador de Florida en los últimos 40 años . Es más, ningún gobernador de Florida que se haya postulado para la reelección durante esas cuatro décadas ha tenido incluso 3 puntos mejores, en términos de margen de victoria, que en su victoria electoral inicial. En promedio, a los gobernadores de Florida que se postulan para la reelección durante ese lapso les ha ido 8 puntos peor que la primera vez. DeSantis, en marcado contraste, parece estar preparado para hacerlo unos 19 puntos mejor que cuando derrotó a Andrew Gillum por 0,4 puntos en 2018. Esta es una ilustración perfecta de cómo los votantes recompensarán con entusiasmo la potente, aunque rara, combinación de principios y coraje. y competencia. Para que esto no parezca un lugar común, en realidad es una hazaña extraordinaria. Este es el mayor margen de victoria en una elección para gobernador de Florida en los últimos 40 años . Es más, ningún gobernador de Florida que se haya postulado para la reelección durante esas cuatro décadas ha tenido incluso 3 puntos mejores, en términos de margen de victoria, que en su victoria electoral inicial. En promedio, a los gobernadores de Florida que se postulan para la reelección durante ese lapso les ha ido 8 puntos peor que la primera vez. DeSantis, en marcado contraste, parece estar preparado para hacerlo unos 19 puntos mejor que cuando derrotó a Andrew Gillum por 0,4 puntos en 2018. Esta es una ilustración perfecta de cómo los votantes recompensarán con entusiasmo la potente, aunque rara, combinación de principios y coraje. y competencia.

El tercer estado más grande de la nación no es el único lugar donde es difícil navegar hacia la reelección como director ejecutivo. En los últimos 40 años, a los presidentes les ha ido un poco peor en promedio cuando se postulan para la reelección que cuando ganan las elecciones por primera vez. A George HW Bush, Barack Obama y Donald Trump les fue peor durante sus campañas de reelección, en términos de margen de victoria o derrota, que la primera vez.

De hecho, solo a un presidente que busca la reelección durante ese lapso de 40 años le fue más de 3 puntos mejor que durante su victoria electoral inicial. Ese fue Ronald Reagan, quien ganó por 8,5 puntos más en 1984 que cuando venció a Jimmy Carter en 1980.

Hablando de Carter, hace solo unos días, el gobernador de California, Gavin Newsom, uno de los mayores fanáticos de los decretos autoritarios de COVID, opinó que Joe Biden ha estado impartiendo “una clase magistral” sobre gobernabilidad. La respuesta de los votantes de Florida sugiere que creen que DeSantis está impartiendo la clase magistral."

---------------------