¿ESPERANZA O BLUFF?

Las vacunas contra el Covid aceleran la carrera para derrotar el cáncer

Dicen que no hay mal que por bien no venga. Según afirman, las mismas armas que usaremos para derrotar al covid-19 también pueden vencer a verdugos aún más nefastos como el cáncer, que mata a casi 10 millones de personas al año. ¿Que tan cierto es? ¿Se trata de puro marketing? ¿Cuál es el fundamento del artículo que comienza aclarando que se trata sobre las vacunas de BioNTech y Moderna?
lunes, 11 de enero de 2021 · 13:21

Un artículo de 'Bloomberg' anuncia las esperanzas "extras" que abren las vacunas contra el Covid-19, estrellas tan esperadas del 2020, que generaron y aún generan más de una duda en el mundo entero, sobre todo, por la rapidez en que se produjeron. 

La nota de "opinión" trata las esperanzas que las mismas producen para derrotar otras enfermedades aún más nefastas y que matan a millones de personas al año. Casi 10 millones, esto es, muchas más muertes anuales de las que provocó la pandemia en 2020. 

Según el artículo, las vacunas más prometedoras contra el covid utilizan ácidos ribonucleicos llamados ARN mensajero o ARNm. ¿A qué vacunas refiere? A la de la empresa alemana BioNTech SE y su socio estadounidense Pfizer Inc. La otra, de la compañía estadounidense Moderna Inc. (originalmente su nombre se escribía ModeRNA y su símbolo de cotización es MRNA), y luego la que está por llegar de la también alemana CureVac NV.

Tras la aclaración, explica: "las vacunas comunes tienden a ser virus inactivados o debilitados que, al ser inyectados en el cuerpo, estimulan una respuesta inmune que luego puede proteger contra el patógeno vivo. Pero el proceso de elaboración de esas vacunas requiere varios productos químicos y cultivos celulares. Eso lleva tiempo y presenta oportunidades de contaminación. Las vacunas de ARNm no tienen esos problemas. Instruyen al propio cuerpo para que produzca las proteínas ofensivas, en este caso, las que envuelven al ARN viral del SARS-CoV-2. Luego, el sistema inmunológico se concentra en estos antígenos, practicando para el día en que las mismas proteínas aparezcan con el coronavirus adherido. 

Ahí radica la mayor promesa del ARNm: le puede decir a nuestras células que produzcan cualquier proteína que queramos. Eso incluye los antígenos de muchas otras enfermedades además del covid-19.

En su función diaria, el ARNm recibe instrucciones de su primo molecular, el ADN en nuestros núcleos celulares. Se copian tramos del genoma, que el ARNm transporta al citoplasma, donde pequeñas fábricas celulares llamadas ribosomas utilizan la
información para producir proteínas.

BioNTech y Moderna acortan este proceso, saltándose todo el complicado asunto del núcleo con el ADN. En cambio, primero averiguan qué proteína quieren, por ejemplo, un pico en la cubierta alrededor de un virus. Luego, observan la secuencia de aminoácidos que produce esta proteína. De ahí obtiene las instrucciones precisas que debe dar el ARNm.

Este proceso puede ser relativamente rápido, razón por la cual el desarrollo de la vacuna tardó menos de un año, un plazo que antes habría sido inimaginable. También es genéticamente seguro: el ARNm no puede volver al núcleo e insertar accidentalmente genes en nuestro ADN".

Cuenta que desde la década de 1970, los investigadores han tenido el presentimiento de que esta técnica se puede utilizar para combatir todo tipo de enfermedades, pero como se necesitan enormes cantidades de dinero, tiempo y paciencia para solucionar todos los problemas intermedios, tras una década de entusiasmo, "el ARNm pasó de moda en términos académicos en los 90. El progreso pareció detenerse. El principal obstáculo fue que la inyección de ARNm en animales a menudo causaba una inflamación fatal".

Y fue ahí es donde da paso a Katalin Kariko, una científica húngara que emigró a Estados Unidos en la década de 1980 y que ha dedicado "heroicamente toda su carrera al ARNm". "En la década de 1990, perdió el financiamiento, fue degradada, le
disminuyeron el salario y sufrió otros reveses. Pero ella se mantuvo firme. Y luego, después de luchar ella misma contra el cáncer, hizo un gran avance. En la década de 2000, ella y su socio de investigación se dieron cuenta de que cambiar la uridina, una de las "letras" del ARNm, evitaba causar inflamación sin comprometer el código. Los ratones se mantenían vivos.

Su estudio fue leído por un cientíco de la Universidad de Stanford, Derrick Rossi, quien más tarde fue cofundador de Moderna. También llamó la atención de Ugur Sahin y Ozlem Tureci, un matrimonio de oncólogos y cofundadores de BioNTech. Licenciaron la tecnología de Kariko y la contrataron. Desde el principio, su mayor interés fue curar el cáncer.

Las actuales armas contra el cáncer parecerán un día una idea tan primitiva como las hachas de piedra en una sala de operaciones. Para matar un tumor maligno, generalmente se aplica radiación o productos químicos, dañando muchos otros tejidos en el proceso.

Sahin y Tureci se dieron cuenta de que la mejor manera de combatir el cáncer es tratar cada tumor como genéticamente único y entrenar al sistema inmunológico de cada paciente contra ese enemigo específico. Un trabajo perfecto para el ARNm. Se encuentra el antígeno, se obtiene su huella digital, se revierten las instrucciones celulares para apuntar al culpable y se deja que el cuerpo haga el resto.

Eche un vistazo a los proyectos en proceso de Moderna y BioNTech. Incluyen ensayos de medicamentos para el tratamiento de cánceres de mama, próstata, piel, páncreas, cerebro, pulmón y otros tejidos, así como vacunas contra todo, desde la influenza hasta el zika y la rabia. Las perspectivas parecen buenas.

Es cierto que el avance ha sido lento. Parte de la explicación que dan Sahin y Tureci es que los inversionistas en este sector deben aportar muchísimo capital y luego esperar más de una década, primero para los ensayos, luego para las aprobaciones regulatorias. En el pasado, muy pocos tenían las ganas de hacerlo".

Ahora el covid-19 podría acelerar todos estos procesos, dado que la pandemia "ha generado un gran debut de vacunas de ARNm y su prueba de concepto definitiva. Ya hay rumores sobre un premio Nobel para Kariko. De ahora en adelante, el ARNm no tendrá problemas para conseguir dinero, atención o entusiasmo por parte de inversionista, reguladores y legisladores", cierra el artículo.

Que también pone reparos: "Eso no significa que el último tramo sea fácil. Pero en esta hora oscura, está permitido disfrutar de la luz que comienza a verse en el amanecer".

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia