MUNDO ONU > António Guterres > Asamblea General de las Naciones Unidas

76° SESIÓN

ONU: Bolsonaro, Biden y Guterres inauguran cumbre caliente

Inauguró la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU) el secretario general de la organización, Antonio Guterres. Le siguieron Biden y Bolsonaro.

Para la 76ª sesión de la Asamblea General, los líderes mundiales podrán reencontrarse cara a cara luego de que el año pasado la cumbre fuera virtual debido a la pandemia del Covid-19.

El lema de la cumbre de este año es: "Crear resiliencia a través de la esperanza: para recuperarse del COVID-19, reconstruir la sostenibilidad, responder a las necesidades del planeta, respetar los derechos de las personas y revitalizar las Naciones Unidas”.

António Guterres: "Los golpes de Estado están de vuelta"

"Estoy aquí para encender la alarma, el mundo debe despertarse", dijo al abrir el evento el secretario general Guterres. "Estamos al borde de un abismo y debemos detenernos", sentenció, y agregó: "Pasamos la prueba de ciencia, pero sacamos una F en ética", dijo en relación a la pandemia.

Guterres centró su discurso en las desigualdades: destacó que mientras que los "millonarios van al espacio", "millones pasan hambre en el mundo" y describió esta asimetría en el plano de las vacunas: "más del 90% de los africanos están esperando la primera dosis"-

"Los países ricos podrían llegar a una recuperación económica de niveles prepandémicos antes de fin de año, pero los países pobres podrían sufrir los efectos negativos de la pandemia por años".

El secretario general de la ONU enumeró las múltiples crisis que enfrenta el mundo, muchas de ellas profundizadas por la pandemia: desigualdad económica, de género y en la distribución de las vacunas, "una vuelta de los golpes de Estados" y los efectos del cambio climático.

"La solidaridad está desaparecida en acción cuando la necesitamos más", sentenció. "Los países nunca deberían elegir entre servir a sus deudas y servir a su pueblo", aseguró y pidió a los Gobiernos que impulsen reformas tributarias para combatir la evasión fiscal y ayudar a una mejor y más rápida transición a economías verdes y sustentables que eviten un calentamiento global del que no se pueda volver atrás.

A nivel internacional también llamó a cerrar la brecha de desigualdad económica y, principalmente, de confianza "entre el Norte y el Sur":

"El quiebre de la confianza está desembocando en un quiebre de los valores", aseguró y puso el acento en lo que dijo es una de sus principales preocupaciones: "Los golpes de Estado están de vuelta y la división internacional no ayuda. Una sensación de impunidad está tomando fuerza."

Guterres hizo hincapié en que "la desconfianza y la desinformación" está polarizando a las personas y los Gobiernos en la comunidad internacional, y advirtió que si se profundiza ese camino "el mundo será mucho menos predecible que la Guerra Fría".

Jair Bolsonaro: "Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que señalan los medios de comunicación"

Tras Guterres, el primer mandatario en hablar fue el brasileño Jair Bolsonaro, quien defendió el uso de medicamentos sin comprobación científica contra la pandemia y sostuvo que las cuarentenas causaron el aumento de la inflación. También desmintió las denuncias de corrupción y aseguró que cuando llegó al gobierno, su país "estaba al borde del socialismo, ahora nuestras empresas estatales son lucrativas”.

"Vengo aquí para mostrar un Brasil diferente a lo que señalan los medios de comunicación. Brasil ha cambiado mucho desde que asumimos el mandato. No hay casos de corrupción”, subrayó. “Brasil tiene un presidente que cree en Dios, respeta la constitución, y los valores y la familia. La credibilidad de Brasil se ha recuperado en el mundo”.

Luego habló del cambio climático y de las políticas de su gobierno al respecto: “Quiero recordar que la Amazonía es equivalente a toda Europa occidental. Hemos redoblado los esfuerzos para eliminar la deforestación ilegal. Se redujo en un 32% la deforestación en agosto de este año respecto a agosto del año pasado”, remarcó.

“Nuestro país ha acogido a los venezolanos desplazados por la crisis de un estado dictatorial”, dijo en relación al gobierno de Nicolás Maduro.

Luego habló sobre la crisis en Afganistán: “Daremos visados humanitarios a los cristianos afganos”, aseguró.

Bolsonaro, muy cuestionado por su gestión de la pandemia, aseguró: “Las medidas de asilamiento han provocado inflación. Acabamos 2020 con más puestos de trabajo que el 2019 y este año creamos 1.800.000 puestos de trabajo nuevo”, subrayó. “Apoyamos los esfuerzos de vacunación”.

Por último, hizo referencia a las movilizaciones del pasado 7/9 en su nación, donde analistas de izquierda habían alertado que el bolsonarimo podía intentar dar un golpe de Estado:

“El día de nuestra independencia, los brasileños salieron a las calles a apoyar nuestra administración. Hoy planteamos un mundo con más libertad, democracia, prosperidad y paz. Que Dios los bendiga a todos”, concluyó.

Joe Biden: USA está abriendo una "nueva era de la diplomacia"

A su turno, el mandatario estadounidense Joe Biden -quien es la primera vez que habla ante el organismo internacional como presidente- anunció que es el inicio de la era de la diplomacia.

El evento llega poco después de la retirada de tropas estadounidenses de Afganistán, con lo que eso supuso: la toma de poder por parte del Talibán.

Biden afirmó que Estados Unidos está "abriendo una nueva era de diplomacia" pero que estaría dispuesto a usar la fuerza "si fuera necesario".

El poder militar, afirmó, debe ser una "herramienta de último recurso" que "no debe utilizarse como la solución a cualquier problema que encontremos alrededor del mundo".

En su primer discurso ante la Asamblea General de la ONU, Biden defendió, además, que dicho poder limitar debe ser empleado en "colaboración" con los aliados y con una misión "clara y alcanzable". Afirmó que no su país no busca una "nueva Guerra Fría", en referencia a China.

"Hemos terminado 20 años de conflicto en Afganistán y al cerrar esta era de guerra implacable, estamos abriendo una nueva era de diplomacia implacable", dijo.

Para el presidente estadounidense, el mundo se enfrenta a una década decisiva en la que abordar enormes desafíos "dependerá de nuestra capacidad para reconocer nuestra humanidad común".

"En lugar de continuar librando las guerras del pasado, estamos fijando nuestros ojos" en desafíos como la pandemia global, abordar el cambio climático, las amenazas cibernéticas y gestionar el cambio de la "dinámica del poder global".

Biden anunció que USA invertirá U$ 100.000 millones en la lucha contra el cambio climático: "Esto convertirá a Estados Unidos en un líder en finanzas públicas para el clima".

También abogó por un estado palestino como la "mejor manera" de resolver el conflicto árabe-israelí y se mostró dispuesto a volver al acuerdo nuclear iraní si Teherán "hace lo mismo".

Además de Biden y Bolsonaro, el presidete turco Recep Tayyip Erdogan, el alemán Frank-Walter Steinmeier, el primer ministro británico Boris Johnson, el israelí Naftali Bennett, el español Pedro Sánchez, y el venezolano Nicolás Maduro ya anunciaron su presencia. Sin embargo, estarán ausentes el francés Emmanuel Macron y el mexicano Andrés Manuel López Obrador, entre otros.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario