MUNDO Ucrania > suiza > Dinamarca

VETOS Y CUESTIONAMIENTOS

La neutralidad suiza bajo la lupa por la guerra en Ucrania

Por su política de neutralidad militar, Suiza veta la solicitud de Dinamarca para enviar vehículos blindados de transporte de tropas de fabricación suiza a Ucrania.

Este miércoles 1/6 se conoció que el gobierno de Suiza ha vetado la solicitud de Dinamarca para enviar vehículos blindados de transporte de tropas de fabricación suiza a Ucrania. La razón de la negativa se basa en la política de neutralidad suiza.

La Secretaría de Estado de Economía (SECO) suiza ha rechazado la petición de Dinamarca de suministrar unos 20 vehículos de combate de infantería Piraña III a Ucrania, según informó el miércoles la televisión pública suiza, SRF.

La ley suiza exige a países extranjeros que compren armas suizas que deben pedir permiso antes de reexportarlas.

En el camino de defender su doctrina de neutralidad militar, ya anteriormente en este conflicto, Suiza había:

  • vetado la reexportación de munición de fabricación suiza utilizada en los tanques antiaéreos que Alemania está enviando a Ucrania.
  • vetado la solicitud de armas de Polonia para ayudar a la vecina Ucrania.
  • prohibido sobrevolar su territorio a quienes quisieran hacerlo con el fin de transportar armas

En cuanto al primero de estos vetos -el veto a la reexportación de munición de fabricación suiza utilizada en los tanques antiaéreos que Alemania está enviando a Ucrania- se espera que el gobierno suizo discuta la petición alemana de reconsiderar la reexportación de tanques antiaéreos en una de sus próximas reuniones, según la SRF.

La guerra en Ucrania ha desatado un debate en Suiza en torno a la neutralidad del país, y el gobierno suizo enfrenta una creciente presión para que revise su política, explica el portal Swiss Info.

"Para la exportación de cualquier tipo de material bélico, Suiza suele exigir una declaración de no reexportación del país receptor, en la que se establece que el país en cuestión se abstiene de transferir el material bélico sin el consentimiento previo de Suiza. Esta es una práctica reconocida internacionalmente", explica el portal Deutsche Welle. "La neutralidad de Suiza es un pilar fundamental de su política exterior y de seguridad. Eso significa que el país alpino no puede involucrarse en una guerra entre otros dos países, y que no puede proporcionar apoyo militar directo o indirecto a ninguna de las partes del conflicto".

Cuando la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO) de Suiza, que tiene la última palabra en cuanto a la concesión y el visto bueno de las licencias de exportación de armas, confirmó su respuesta negativa ante la solicitud alemana para la reexportación a Ucrania de la munición que se iba a destinar a un vehículo de infantería de fabricación alemana, el presidente del partido El Centro, de centroderecha, Gerhard Pfister, criticó la decisión. Dijo que el Gobierno podría invocar el artículo 184.3 de la Constitución para sortear esa legislación si los intereses de un Estado son más importantes. En este caso, se referiría a ayudar a un Estado democrático europeo a defenderse, explica Deutsche Welle.

Para Laurent Goetschel, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Basilea y director de swisspeace, un instituto de investigación sobre la paz, la proximidad de la guerra hace que el estátus de neutralidad de Suiza sea más importante aún.

"Cuanto más cercana es la guerra, más relevante es la neutralidad desde su concepción histórica y de seguridad. La única excepción es cuando una de las partes beligerantes actúa en nombre del Consejo de Seguridad de la ONU. En ese caso, esa parte no se consideraría un bando de guerra en el sentido tradicional, sino que actuaría como policía mundial", explicó a DW.

Un caso que complicó el estatus neutral de Suiza fue el de las exportaciones de armas a Arabia Saudita, que participa en la guerra de Yemen contra los hutíes. Eso llevó al Gobierno suizo en 2015 a detener inicialmente sus exportaciones. En los años siguientes, sin embargo, hasta 2019, el gobierno adoptó un enfoque más flexible para permitir las exportaciones de armas, explica Deutsche Welle.

"La neutralidad solo se aplica en caso de guerra interestatal. En el caso de Yemen, eso es diferente, porque el origen de la guerra es interno y el Gobierno yemení pidió a Arabia Saudí que acudiera a ayudarlos contra los hutíes, por lo que no está estrictamente enmarcado en la ley de neutralidad", explicó Jean-Marc Rickli, jefe de Riesgos Globales y Emergentes del Centro para Políticas de Seguridad de Ginebra (GCSP).

Volviendo al caso ucraniano:

"Los políticos, sobre todo de los partidos de centro, argumentan que las armas se utilizarían para ayudar a defender un país contra una invasión", explica el portal Swiss Info. "Pero los políticos de derecha y de izquierda advierten que la neutralidad de Suiza podría verse socavada por la reexportación".

Por otro lado, pese a estas decisiones que apuntan a conservar el estátus neutral, Suiza ha dejado de lado la práctica anterior y ha adoptado las sanciones de la Unión Europea contra Rusia por invadir Ucrania, una incursión que Moscú describe como una operación militar especial para desarmar y "desnazificar" Ucrania, explica Swiss Info.

"Por todo ello, la neutralidad suiza se enfrenta a su mayor desafío desde hace décadas, ya que ha surgido un debate interno sobre cómo interpretar la política que mantuvo a Suiza fuera de las dos guerras mundiales durante el siglo XX", apunta el portal.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario