MUNDO Navidad > Reino Unido > Brexit

BREXIT

La Navidad británica a punto de ser robada por El Grinch

Muchos sectores como el avícola, los productores de árboles de Navidad y juegueterías están en peligro en estas fiestas como consecuencia del Bréxit.

La Navidad corre peligro en el Reino Unido y es quizás el sector avícola el más golpeado. Es posible que estas fiestas no haya un pavo en la mesa para todos los británicos por falta de trabajadores para criarlos. En la granja "Flower Farm" reina la preocupación y esto es una de las consecuencias previsibles del Brexit.

El propietario, Patrick Deeley, le comenta al sitio de noticias AFP que no dispone de suficiente personal para distribuir sus pavos en Navidad debido a lo costoso que resulta ahora entrar al país para los trabajadores de la Unión Europea (UE) por el Brexit. Desde que entró plenamente en vigor el pasado 1 de enero, se debe tener una visa de trabajo, que sale mucho dinero, para poder entrar a Reino Unido y realizar trámites de inmigración muchos más complejos.

De acuerdo con Deeley, hace más de 15 años que contrataba obreros llegados de la UE, pero este año no pudo encontrar a ninguno. Aunque muchos trabajadores abandonaron el sector e incluso el país durante los paros impuestos por la pandemia de coronavirus, el propietario de Flower Farm está convencido de que también "el Brexit es un factor importante".

El sector emplea a 40.000 personas, de las cuales 22.800 son ciudadanos de la UE.

Ante la escasez de mano de obra en el sector avícola, algunos granjeros han multiplicado los anuncios de trabajo, pero son muy pocos los candidatos.

"No es lo más glamuroso del mundo", se trata de "un trabajo duro, es la agricultura, hay que trabajar siete días a la semana", explica Mark Gorton, que se dedica a la cría de pavos en Norfolk, en el este de Inglaterra, y hoy en día no dispone de un solo temporero, cuando cada año solía tener entre 300 y 400.

Debido a la escasez de mano de obra, algunos granjeros se vieron obligados a producir menos y esto deriva en que muchas góndolas de grandes supermercados quedarán vacías. Sin embargo, ante esta situación, los consumidores se anticiparon y se ha incrementado exponencialmente la demanda con mucha antelación.

Los pedidos se han disparado un 400% en comparación con el año pasado y los productores locales no están seguros de poder hacer frente a la situación.

El mes pasado, el gobierno del primer ministro Boris Johnson decidió conceder 5.500 visados temporales para trabajadores extranjeros, con la intención de mitigar la alucinante escasez de trabajadores de granjas. Pero estas medidas excepcionales pueden no ser suficientes y, sobre todo, pueden haber llegado demasiado tarde.

Deeler asegura indignado:

¿Dejaría mi casa, mi país, mi trabajo, mi seguridad, sólo para venir a ayudar a un país que me ha dicho que no me quiere? Yo no lo haría. Veo que las consecuencias del Brexit son enormes, colosales, y una consecuencia es que la gente con la que he hablado se siente rechazada ¿Dejaría mi casa, mi país, mi trabajo, mi seguridad, sólo para venir a ayudar a un país que me ha dicho que no me quiere? Yo no lo haría. Veo que las consecuencias del Brexit son enormes, colosales, y una consecuencia es que la gente con la que he hablado se siente rechazada

No sólo el sector agrícola está en peligro, sino también los productores de árboles de Navidad y las jugueterías, quienes tienen miedo de no poder hacer frente a la demanda por falta de personal, como camioneros por ejemplo.

Johnson dijo a principios de mes a la BBC que es posible que los problemas de desabastecimiento lleguen a Navidad. Consultado sobre unas declaraciones del ministro de Economía, Rishi Sunak, en las que este no descartaba que la crisis de suministro llegue a Navidad, el primer ministro respondió: "Rishi siempre tiene razón en lo que dice".

FUENTE: AFP

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario