MUNDO Cuba > protestas > masones

ADIÓS A LOS CASTRO

Interesante: Masones en Cuba van por la caída de Díaz-Canel

Cuba comenzó un cambio, cuyo volumen es desconocido y su final incierto. Pero está prohibido no reconocer el cambio.

Los masones de Cuba del Supremo Consejo del Grado 33 condenaron la actuación de Miguel Díaz-Canel al frente del país "por convocar, incitar y ordenar un enfrentamiento con violencia hacia el pueblo cubano" tras las protestas sucedidas en los últimos días, reportó la web independiente de La Habana, 14ymedio.

El medio que cofundó y dirige Yoani Sánchez agregó que, en una carta dirigida a Díaz-Canel, los masones rechazaron las detenciones y violencia desatada por el régimen contra "manifestantes pacíficos y ciudadanos que piensan contrario al sistema" que Díaz-Canel representa.

Además, declararon su inconformidad por la justificación habitual que utiliza el régimen para defenderse de la crisis "en la que está sumida el país", achacando la culpa a "razones externas (bloque de EE UU hacia Cuba) sin reconocer la responsabilidad e ineficacia del Gobierno".

Del mismo modo, en la carta, firmada por IPH José Ramón Viñas Alonso, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo, se denuncia que el estallido social en la Isla "muestra la inconformidad manifiesta en la que vive el país".

Los masones dejaron en claro que su posición era estar " al lado del pueblo" y mencionaron que pertenecen a una institución que años atrás fue una de las que más " influyó en la independencia y la sociedad de esta patria".

Advirtieron que la misiva no representa un irrespeto a la investidura de Díaz-Canel como presidente de Cuba pero sí es " una sincera y necesaria posición" por lo que vive el país.

Tras la difusión de la carta, Viñas Alonso fue citado para la estación policial de las calles Zapata y C en El Vedado, La Habana, a donde fue acompañado por un grupo de masones de la misma Logia, según confirmó a 14ymedio el escritor y también masón Ángel Santiesteban.

La posición del Supremo Consejo llegó después de una declaración de la Gran Logia de Cuba que señaló como "preocupante el uso excesivo de la fuerza por parte de los encargados del orden".

https://twitter.com/DiazCanelB/status/1416372812206456833

Análisis importante

Michael Stott y Marc Frank en Financial Times:

"La revolución comunista de Cuba es uno de los grandes supervivientes del mundo. Puede que la Unión Soviética se haya derrumbado, el Muro de Berlín caído y China y Vietnam se hayan convertido en una forma de capitalismo, pero La Habana sigue siendo un puesto avanzado solitario de la planificación central marxista. Solo Corea del Norte puede rivalizar con él por la longevidad y el socialismo no reformado.

Entonces, cuando miles de cubanos salieron a las calles en protestas aparentemente espontáneas y descoordinadas sin líderes visibles el domingo pasado que pedían libertad y exigían acción por la grave escasez de alimentos y medicinas, una onda de choque se extendió por toda la isla caribeña. La disidencia pública está prohibida, pero estas fueron las protestas más grandes en décadas, probablemente las más grandes desde que Fidel Castro y sus revolucionarios tomaron el poder en 1959.

(...) Al otro lado del estrecho de Florida, la excitante comunidad cubanoamericana de Miami se regocijó: este parecía el momento que habían esperado durante mucho tiempo, cuando las sanciones cada vez más estrictas de Estados Unidos finalmente estrangularían la economía de Cuba, lo que incitaría a la población a levantarse y derrocar al comunismo.

(...) El gobierno comunista enfrenta un gran desafío a su autoridad por primera vez sin un Castro a cargo. Fidel se enfrentó personalmente a los manifestantes en el malecón de la capital en la última gran protesta en 1994, pero murió en 2016 después de una larga enfermedad. Su hermano Raúl se retiró como gobernante de facto en abril y en junio cumplió 90 años.

Le tocó a Miguel Díaz-Canel, un burócrata del partido que carece de pedigrí revolucionario, responder. Con aspecto nervioso, el presidente inicialmente hizo un espeluznante llamado a las armas.

(...) Juan Pappier, investigador principal sobre Cuba de Human Rights Watch, dice que más de 200 personas han sido detenidas desde el domingo, aunque dice que se trata de una estimación conservadora. El gobierno, dice, ejerce “la máxima represión posible con la menor visibilidad y hace todo lo posible para evitar el derramamiento de sangre”. Las autoridades dijeron que una persona murió en las protestas.

Pero si el gobierno de Cuba ha podido sofocar las protestas del domingo, no está claro cuánto tiempo podrá mantener el control con una economía en ruinas.

(...) En los días posteriores a las protestas, Díaz-Canel suavizó su tono. (...) Pero el presidente tiene poco que ofrecer hasta que se vacune a más personas y se reanude el turismo. Cuba no es miembro del FMI ni del Banco Mundial, dejando a sus aliados Rusia, China y Venezuela como posibles fuentes de apoyo. El régimen socialista de Venezuela está cerca de la quiebra, mientras que Moscú y Pekín son reacios a rescatar a un deudor incobrable en serie una vez más.

(...) Con La Habana y Washington limitados en su capacidad para responder a las protestas, la supervivencia del sistema de Fidel Castro dependerá de si las manifestaciones se apaciguan o regresan con mayor fuerza a medida que persista la escasez. (...)".

https://twitter.com/DiazCanelB/status/1416467315714052109

Imposible coexistir

Yoani Sánchez, periodista independiente que lucha por la libertad en Cuba, escribió en Deutsche Welle:

Cualquiera que, antes de esa fecha ya histórica, no conociera la Isla pudiera decir que las autoridades han logrado controlar la situación y que la calma reina otra vez en las calles cubanas. Pero, en realidad esta aparente tranquilidad es solo espanto, ira y dolor. En La Habana la tensión puede cortarse en el aire y por todas partes hay policías, militares y civiles afines al Gobierno con improvisados garrotes en las manos. Dentro de las casas el malestar aumenta y las lágrimas corren. Pocos han vuelto a dormir una madrugada completa. Cualquiera que, antes de esa fecha ya histórica, no conociera la Isla pudiera decir que las autoridades han logrado controlar la situación y que la calma reina otra vez en las calles cubanas. Pero, en realidad esta aparente tranquilidad es solo espanto, ira y dolor. En La Habana la tensión puede cortarse en el aire y por todas partes hay policías, militares y civiles afines al Gobierno con improvisados garrotes en las manos. Dentro de las casas el malestar aumenta y las lágrimas corren. Pocos han vuelto a dormir una madrugada completa.

Miles de familias buscan a alguien en las estaciones de policía, otras tantas esperan que los uniformados toquen a su puerta para llevarse a algún pariente sospechoso de participar en las protestas. Algunos nuevos focos de inconformidad estallan en diferentes puntos de la geografía nacional y son ahogados a golpes y disparos por las tropas especiales, las temidas "avispas negras". Numerosos periodistas independientes están detenidos, otros bajo encierro domiciliario y el acceso a internet ha sido censurado en varias ocasiones desde que estalló la primera demostración popular. Miles de familias buscan a alguien en las estaciones de policía, otras tantas esperan que los uniformados toquen a su puerta para llevarse a algún pariente sospechoso de participar en las protestas. Algunos nuevos focos de inconformidad estallan en diferentes puntos de la geografía nacional y son ahogados a golpes y disparos por las tropas especiales, las temidas "avispas negras". Numerosos periodistas independientes están detenidos, otros bajo encierro domiciliario y el acceso a internet ha sido censurado en varias ocasiones desde que estalló la primera demostración popular.

El pueblo que las autoridades mostraban como fiel en su totalidad al sistema, dócil y apacible ya no existe. En su lugar, hay un país lleno de gritos, algunos a voz en cuello y otros sordos que no se puede calcular con exactitud cuándo estallarán. La Cuba real se ha distanciado aún más de la nación que habita en la prensa oficial. Mientras la primera siente que ha recuperado la voz cívica, probado masivamente su fuerza en las calles y degustado decir en voz alta la palabra "libertad"; los titulares controlados por la prensa oficialista hablan de conspiraciones llegadas desde fuera, de grupúsculos que se manifestaron y de delincuentes que vandalizaron mercados. Ambos relatos son excluyentes y no podrán coexistir por mucho tiempo. El pueblo que las autoridades mostraban como fiel en su totalidad al sistema, dócil y apacible ya no existe. En su lugar, hay un país lleno de gritos, algunos a voz en cuello y otros sordos que no se puede calcular con exactitud cuándo estallarán. La Cuba real se ha distanciado aún más de la nación que habita en la prensa oficial. Mientras la primera siente que ha recuperado la voz cívica, probado masivamente su fuerza en las calles y degustado decir en voz alta la palabra "libertad"; los titulares controlados por la prensa oficialista hablan de conspiraciones llegadas desde fuera, de grupúsculos que se manifestaron y de delincuentes que vandalizaron mercados. Ambos relatos son excluyentes y no podrán coexistir por mucho tiempo.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario