Leído

MILES DE DEMANDAS EN CONTRA

Purdue Pharma se declara en bancarrota para abordar crisis de los opioides

Lun, 16/09/2019 - 3:04pm
Enviado en:
0 comentarios
Por Urgente24

La familia Sackler, propietaria de la empresa farmacéutica, acordó renunciar a todo su valor para resolver las miles de demandas que tiene por su papel en la epidemia de adicción a los opioides de USA.

Contenido

El gigante farmacéutico Purdue Pharma, creador del OxyContin, uno de los analgésicos a los que se culpa por la epidemia de adicción a los opioides en Estados Unidos, anunció que se declarará en bancarrota, en el contexto de miles de demandas estatales y federales que enfrenta. 

La decisión de declararse en bancarrota está enmarcada en un acuerdo con el que espera proporcionar más de US$$ 10.000 millones para abordar la crisis, dijo un comunicado de la compañía, propiedad de la familia Sackler. 

La empresa solicitó esta medida bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos. 

El acuerdo está sujeto a la aprobación del tribunal y contribuiría con el valor total de la compañía a un organismo establecido en beneficio de los demandantes y del pueblo estadounidense, explica Deutsche Welle. 

El presidente de Purdue, Steve Miller, dijo que el acuerdo "proporcionará miles de millones de dólares y recursos críticos a las comunidades de todo el país que intentan hacer frente a la crisis de los opioides." 

Miller aseguró que la reestructuración evitará "gastar cientos de millones de dólares y años de litigios". 

Parte del acuerdo indica que la familia Sackler aportará US$ 300 millones (podría ser más en el futuro). 

Los opioides han sido recetados a mansalva en las últimas 2 décadas en USA. El analgésico más vendido es el OxyContin, que enriqueció a la familia Sackler. 

Más de 47.000 estadounidenses murieron por sobredosis de opiáceos en 2017 y cerca de 3/4 de los que se volvieron adictos en la década del 2000 comenzaron con píldoras recetadas, explica Reuters. 

Los fabricantes, tales como Purdue, exageraron los beneficios de los opiáceos y minimizaron sus riesgos. Además, se los acuso de haber financiado a terceros que impulsaron ideas no probadas y rentables, como la pseudoadicción: que los pacientes que mostraban signos de adicción solo necesitaban dosis más altas. 

A principios de este año, Oklahoma había llegado a un acuerdo con Purdue por US$ 270 millones.