MUNDO AMLO > México > Alberto Fernández

¿QUÉ DIRÁ EL FDT?

El FMI felicita a México y a AMLO por su trabajo social

México, gobernado por AMLO, admirado por Alberto Fernández, es motivo de optimismo del FMI: ¿Cómo lo explicará el FdT?

Andrés Manuel López Obrador (AMLO) llega a la mitad de su mandato presidencial, que irá hasta 2024, como un Presidente de México popular: 65,8% de aprobación.

AMLO ha conseguido lo que no pudo su amigo Alberto Fernández: el porcentaje de mexicanos que se clasifica a sí mismo como clase media ha aumentado de 68% en 2018 a 79% en 2021. La clave: aumento en el salario mínimo y aumento en los recursos públicos transferidos a programas sociales. Alberto podría afirmar que él hizo algo parecido y no le funcionó. No es cierto.

México tuvo en 2021 una tasa de inflación anual de 7,36%, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y la Argentina sufrió una tasa de inflación anual de 50,9%. Los líderes argentinos utilizan la tasa de inflación para licuar gasto público y AMLO considera que la tasa de inflación es una enemiga que impide aplicar correctamente el gasto público. La diferencia es extraordinaria.

La Argentina, vía inflación, quita lo que concede en forma nominal. México está concediendo una recuperación real.

Por lo tanto, México de verdad incrementó 75% el salario mínimo (en términos reales) mientras que la Argentina utiliza la inflación para licuar toda mejora real. El salario real mínimo mejorado en México devolvió el poder adquisitivo a 30% de los trabajadores formales totales del país al nivel de 1987, previo a las 3 grandes crisis económicas mexicanas.

El trabajo del FMI rompe uno de los argumentos del Frente de Todos argentino: es posible ejecutar un plan aplaudido por el FMI y, a la vez, ganar popularidad doméstica.

amlo1.jpg
Popularidad reciente de AMLO.

Popularidad reciente de AMLO.

En ese contexto y sin considerar los problemas de mafias y corrupción que tiene México, el Fondo Monetario Internacional destaca los logros del trabajo con AMLO y compromete su apoyo a la reforma tributaria que promete el Presidente, según un artículo publicado en la home page del FMI, con la firma de Swarnali Ahmed Hannan, economista principal en el Departamento del Hemisferio Occidental del FMI (es el que también estudia a la Argentina):

La fortaleza

## "Según el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL), alrededor del 42% de la población mexicana vivía en la pobreza en 2018, con una gran variación entre los estados. La pandemia podría empeorar las vulnerabilidades sociales debido en parte a la limitada protección social de México. El 40% de los hogares con niños, niñas o adolescentes no tenía acceso a la protección social antes de la pandemia, porcentaje superior al promedio latinoamericano. Otro factor ha sido el bajo gasto en salud pública y educación, que está por debajo del promedio de la OCDE."

## "Reconociendo el desafío de la pobreza, el gobierno introdujo cambios importantes en los programas sociales (asistencia social y programas de mercado laboral activo) en 2019, centrándose en la cobertura universal y las pensiones sociales (no contributivas), así como el apoyo a los indígenas, los adultos mayores y personas con necesidades especiales. Estos cambios dieron como resultado un aumento del gasto general en asistencia social, del 1,8% del PIB en 2018 al 2,1% del PIB en 2019."

## "En particular: Las pensiones sociales relacionadas con el programa Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores se triplicaron con creces entre 2018 y 2020, motivado por la prevalencia de la pobreza en la vejez y la cobertura previsional limitada. En educación, ahora hay tres programas de acuerdo a los diferentes niveles educativos. Uno de ellos, el Programa de Becas de Educación Básica para el Bienestar Benito Juárez , es para familias en situación de pobreza y con hijos menores de 15 años. A diferencia de Prospera, el programa de transferencia de efectivo condicional descontinuado que pagaba por estudiante, el pago ahora es por familia y no está condicionado a los controles regulares de salud de los estudiantes. El impacto de este cambio debe monitorearse para garantizar que las tasas de deserción escolar no aumenten y que la salud y la nutrición de los estudiantes no se vean afectadas negativamente."

## "Nuestro análisis sugiere que los aumentos del gasto en programas sociales en 2020 mitigaron, en cierta medida, el impacto negativo de la pandemia en el empleo, las ventas minoristas y la pobreza laboral (el porcentaje de población con ingresos laborales inferiores al costo de la canasta de alimentos). Sin embargo, las vulnerabilidades sociales aumentaron con la pandemia. La tasa de pobreza aumentó de 41,9% a 43,9% entre 2018 y 2020, mientras que los que no tienen acceso a los servicios de salud se dispararon en 12 puntos porcentuales de la población. (...) sin las transferencias sociales, los indicadores de pobreza habrían empeorado aún más al 45,9% (...) las transferencias sociales evitaron que otros 2,5 millones de personas cayeran en la pobreza. Es probable que las familias pobres se vean más afectadas por las posibles cicatrices económicas de la pandemia (por ejemplo, pérdidas de aprendizaje debido a las grandes brechas en el acceso a Internet entre los grupos de ingresos)."

## "Dada la gran variación entre los estados en educación y salud, se debe dar prioridad a un mayor acceso a los programas en los estados más pobres y entre las poblaciones más desfavorecidas. En educación, la inversión en equipos, instalaciones, tecnología de la información e infraestructura moderna ayudaría a mantenerse al día con la evolución de la demanda laboral. Para aliviar las preocupaciones fiscales, el mayor gasto social podría estar respaldado por una mayor recaudación de impuestos a mediano plazo para garantizar que la deuda pública disminuya con el tiempo."

En el mediano plazo, estimamos que las reformas tributarias podrían financiar un gasto de alrededor del 2% del PBI en programas sociales, educación y salud, y del 1% del PBI en infraestructura y otras inversiones públicas. En el mediano plazo, estimamos que las reformas tributarias podrían financiar un gasto de alrededor del 2% del PBI en programas sociales, educación y salud, y del 1% del PBI en infraestructura y otras inversiones públicas. En el mediano plazo, estimamos que las reformas tributarias podrían financiar un gasto de alrededor del 2% del PBI en programas sociales, educación y salud, y del 1% del PBI en infraestructura y otras inversiones públicas. En el mediano plazo, estimamos que las reformas tributarias podrían financiar un gasto de alrededor del 2% del PBI en programas sociales, educación y salud, y del 1% del PBI en infraestructura y otras inversiones públicas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario