MUNDO genitales > películas porno > Japón

EN JAPÓN

Arrestado por violar censura de genitales en películas porno

En las películas porno de Japón, los genitales deben ser censurados.

El japonés Masayuki Nakamoto se ha declarado culpable tras haber sido arrestado bajo la acusación de utilizar algoritmos para eliminar la censura de genitales en fotos y películas porno. El acusado se declaró culpable de todos los cargos. En Japón, publicar material que muestre los genitales de manera explícita puede configurar delito de obscenidad, por lo que muchas productoras utilizan máscaras pixeladas para ocultarlos, explica el portal Gizmodo.

Pero Nakamoto, utilizando un algoritmo parecido a los que se utilizan en los Deepfakes, consiguió violar esa censura. Luego vendía los mismos materiales sin censura, a través de su página web. Habría ganado casi US$ 100.000 mediante esta empresa.

Nakamoto ha sido arrestado no solo bajo la acusación de haber cometido delito de obscenidad sino además porque estaba vendiendo contenidos protegidos por copyright.

Según informó el medio local NHK, Nakamoto, de 43 años, fue descubierto por la patrulla cibernética de la Policía y confesó haber publicado en su página web un video y 10 fotografías trucadas.

El de Nakamoto es el primer caso en Japón que involucra el uso de inteligencia artificial para la eliminación del desenfoque en la pornografía japonesa.

Al tratarse de algo tan nuevo, no existe una ley específica que "penalice el uso de inteligencia artificial para hacer tales imágenes", explicó un abogado de delitos cibernéticos en diálogo con el portal Vice.

Artículo 175 del Código Criminal de Japón

Debido a la interpretación actual de Artículo 175 del Código Criminal de Japón, el cual prohíbe distribuir "materiales" indecentes, se cree que la mayoría de pornografía en Japón tiene que ser al menos parcialmente censurada.

El medio principal es poner un mosaico digital sobre los genitales.

Sin embargo, ha habido muy pocos arrestos por violaciones a esta ley, explica Wikipedia.

El juicio más reciente basado en esta ley, el primero en 20 años, fue la condena de Suwa Yuuji en enero de 2004 por su manga hentai Misshitsu.

Originalmente fue multado con 500.000 yenes (al rededor de US$ 4900) y evitó ir a la cárcel al declararse culpable.

Cuando apeló el caso ante el Tribunal Supremo de Japón con el argumento de que el manga no era tan indecente y explícito como mucho material en Internet y que el artículo 175 violaba la protección de la libertad de expresión de la Constitución japonesa, el tribunal confirmó el fallo y la multa se triplicó a 1,5 millones de yenes.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario