FOCO Claudine Gay > Harvard > antisemitismo

GRIETA ISRAEL / GAZA

Harvard defiende a Claudine Gay pero la acusan de plagio

Injusta renuncia de Liz Magill en Pennsylvania ante la presión de la Grieta en la cultura estadounidense. En Harvard los profesores defienden a Claudine Gay.

Cientos de académicos de Harvard firmaron una carta respaldando a la presidenta de la universidad, Claudine Gay, después de que su testimonio en una audiencia en el Congreso sobre el aumento del antisemitismo en el campus generó presión para que dimitiera.

Harvard fue fundada en 1636: es la más antigua de USA y top en calidad de formación. Dispone del presupuesto universitario más cuantioso del mundo: unos US$ 40.000 millones anuales aún cuando si se considera Presupuesto / Alumnos, Princeton y Yale tienen más recursos.

Claudine Gay es hija de inmigrantes haitianos: su madre estudió enfermería y su padre estudió ingeniería. Ella fue educada en la ciudad de Nueva York y luego en Arabia Saudita -su padre trabajaba para el Cuerpo de Ingenieros del Ejército-, estudió Economía en Stanford, y obtuvo su doctorado en 1998 en Harvard, donde ganó el Premio Toppan a la mejor tesis en Ciencias Políticas.

Ella es la 1ra. presidenta afroestadounidense de Harvard, y antes fue decana en la Facultad de Artes y Ciencias en esa Universidad.

Embed

La repuesta del lobby anti Gay (¿pro israelí?) fue lanzar una feroz campaña acusando a Gay de haber cometido plagio en su tesis de doctorado.

E ingresó al circo de las redes cualquier personaje. Hasta el poco serio Chuck Callesto:

Embed

La controversia

La carta que respalda a Claudine Gay llegó después de que su par, Liz Magill, renunciara a Pennsylvania University, por cuestionamientos similares a las que soporta Gay. Los profesores de Harvard se niegan a aceptar que esas presiones lleguen a su centro de excelencia.

Todo se refiere a un aumento de los ataques de odio y la retórica ofensiva contra judíos y musulmanes desde el estallido del conflicto en Gaza, que provoca un debate sobre los límites de la libertad de expresión en USA.

La carta advierte que los intentos políticos de destituir a Gay están "en desacuerdo con el compromiso de Harvard con la libertad académica", según The Boston Globe, y pide a los administradores que "defiendan la independencia de la universidad".

Gay, Magill, y Sally Kornbluth, rectora del Instituto Tecnológico de Massachusett (MIT), dieron respuestas largas y legalistas cuando se les preguntó si los estudiantes que piden el "genocidio de judíos" en sus campus violan los códigos de conducta estudiantil. Quien interrogaba esperaba una inmediata y abundante condena de los palestinos, no sólo de Hamas.

Así fue como la política, que todo lo simplifica, quiso destruirlas.

Las reacciones negativas a su testimonio fueron rápidas e intensas: los donantes amenazaron con interrumpir millones de dólares a las instituciones y surgieron acalorados debates en las redes sociales.

  • 74 legisladores escribieron cartas exigiendo su destitución inmediata.
  • Magill renunció el sábado 09/12.
  • La junta directiva del MIT ha dicho que respaldará a Kornbluth.
  • Gay se disculpó después por no condenar con más firmeza las amenazas de violencia antisemita en su campus.

En el Capitolio

En la sesión del martes 05/12 de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes, la congresista republicana por Nueva York, Elise Stefanik, preguntó a las rectoras invitadas -Claudine Gay, Sally Kornbluth y Liz Magill- si "llamar al genocidio de los judíos viola las normas sobre intimidación y acoso" de dichas universidades.

"Las reglas sobre intimidación y acoso son bastante específicas. Y si el contexto en el que se usa ese lenguaje equivale a intimidación y acoso, entonces tomamos medidas contra ello", respondió Gay, según una transcripción publicada en el sitio web de la oficina de Stefanik.

Gay aseguró que puede tratarse de una violación del código de conducta de la universidad "dependiendo del contexto".

La cuestionó, horas después, el rabino David Wolpe, quien renunció al grupo asesor sobre antisemitismo de Harvard.

"Lo siento", respondió Gay en una entrevista publicada en The Harvard Crimson, una publicación estudiantil fundada en 1873 y dirigida por universitarios de Harvard.

Gay estuvo de acuerdo en que pedir el genocidio de los judíos es antisemita y le dijo a Stefanik: "Cuando el discurso se convierte en conducta, tomamos medidas".

“¿Llamar al genocidio de los judíos viola las normas de Harvard sobre intimidación y acoso?”, le preguntó a Claudine Gay, la nueva presidenta de la Universidad de Harvard.

“Puede serlo, dependiendo del contexto”, respondió el Dr. Gay.

"¿Cuál es el contexto?".

"Dirigido a un individuo", respondió Gay.

"Está dirigido a estudiantes judíos, a personas judías", dijo Stefanik, quien había hecho la misma pregunta a los otros líderes universitarios y recibió respuestas similares.

"Si el discurso se convierte en conducta, puede ser acoso", dijo Elizabeth Magill.

"¿'Conducta' significa cometer el acto de genocidio?", preguntó Stefanik, alzando la voz con incredulidad. “¿El discurso no es acoso? Esto es inaceptable."

Cuando Stefanik escuchó respuestas similares de los demás, estalló: "No depende del contexto. La respuesta es sí, y por eso deberías dimitir".

Después de que Magill dimitiera, Stefanik emitió un comunicado que decía: "Uno menos. Faltan dos".

Stefanik, quien tiene la gestión de los medios de comunicación en casa -su marido, Matthew Manda, se dedica a eso- y ambiciona acompañar a Donald Trump en el binomio republicano 2024,

Donald Trump tiene una hija que se convirtió al judaísmo, y él promovió los Pactos de Abraham para garantizar una convivencia de Israel en Medio Oriente pese al conflicto en Palestina.

El original

Tal cual es habitual en Urgente24, se intenta ir a los contenidos originales.

Aquí la entrevista de Miles J. Herszenhorn y Claire Yuan, redactores de The Harvard Crimson del 08/12/2023 a Claudine Gay:

La presidenta de Harvard, Claudine Gay, se disculpó por sus comentarios al final de su testimonio ante el Congreso, que provocaron feroces críticas a nivel nacional y llevaron a los dirigentes de Harvard Hillel a decir que no confían en ella para proteger a los estudiantes judíos de la Universidad.

"Lo siento", dijo Gay en una entrevista con The Crimson el jueves. "Las palabras importan".

"Cuando las palabras amplifican la angustia y el dolor, no sé cómo se puede sentir algo más que arrepentimiento", añadió Gay.

Gay dijo que intentó utilizar su testimonio ante el Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes el martes para resaltar los esfuerzos en marcha en Harvard para combatir el antisemitismo. Sus comentarios, sin embargo, sólo sirvieron para inflamar las críticas a la respuesta de Gay a los informes de antisemitismo en el campus.

La audiencia completa duró casi 6 horas, pero fue un tenso intercambio de 90 segundos con la representante Elise M. Stefanik '06 (Republicana / Nueva York) al final del testimonio de Gay lo que se volvió viral en las redes sociales, provocando la condena nacional de la Casa Blanca hasta el centro judío de Harvard.

“En Harvard, ¿llamar al genocidio de judíos viola las reglas de intimidación y acoso de Harvard?” —preguntó Stefanik.

“Puede serlo, dependiendo del contexto”, respondió Gay.

Pero Stefanik presionó a Gay para que respondiera por sí o por no a la pregunta de si los llamamientos al genocidio de judíos constituyen una violación de las políticas de Harvard.

“El discurso antisemita cuando se convierte en conducta que equivale a acoso, intimidación, es una conducta procesable y tomamos medidas”, dijo Gay.

Stefanik lo intentó de nuevo.

“Entonces la respuesta es sí, que pedir el genocidio de judíos viola el código de conducta de Harvard, ¿correcto?” —preguntó Stefanik.

"Nuevamente, depende del contexto", dijo Gay.

“No depende del contexto. La respuesta es sí y por eso debería dimitir”, respondió Stefanik. "Estas son respuestas inaceptables en todos los ámbitos".

A medida que la reacción se convirtió en un escándalo, Gay emitió un comunicado a través de los canales oficiales de redes sociales de Harvard el miércoles 06/12 en un intento de aclarar su respuesta al interrogatorio de Stefanik.

Embed

"Hay quienes han confundido el derecho a la libre expresión con la idea de que Harvard tolerará los llamados a la violencia contra los estudiantes judíos", dijo Gay. “Permítanme ser claro: los llamados a la violencia o al genocidio contra la comunidad judía, o cualquier grupo religioso o étnico, son viles, no tienen lugar en Harvard, y aquellos que amenacen a nuestros estudiantes judíos tendrán que rendir cuentas”.

Pero el daño ya estaba hecho, un error que Gay reconoció el jueves mientras continuaban las consecuencias. El Comité de Educación y Fuerza Laboral de la Cámara de Representantes anunció una investigación oficial del Congreso sobre el antisemitismo en Harvard. Horas más tarde, el rabino David Wolpe renunció a un grupo asesor para combatir el antisemitismo en el campus que Gay estableció sólo unas semanas antes , citando su testimonio en el Congreso.

"Quedé atrapada en lo que se había convertido en ese momento en un extenso y combativo intercambio sobre políticas y procedimientos”, dijo Gay en la entrevista. “Lo que debería haber tenido la presencia de ánimo para hacer en ese momento fue volver a mi verdad rectora, que es que los llamados a la violencia contra nuestra comunidad judía (amenazas a nuestros estudiantes judíos) no tienen lugar en Harvard y nunca quedarán sin respuesta."

“Sustancialmente, no logré transmitir cuál es mi verdad”, añadió Gay.

Gay, sin embargo, dijo que fue un placer asistir a la audiencia y responder las preguntas de los miembros del Comité.

"Cuando el comité me invitó a asistir a la audiencia, no dudé en aceptar", dijo. "Fue una oportunidad para transmitir la profundidad de mi compromiso personal y el compromiso institucional para combatir el antisemitismo".

Pero el presidente de Harvard Hillel, Jacob M. Miller '25, editor de Crimson Editorial, y el rabino de Hillel Campus, Getzel Davis, escribieron en un comunicado el martes 05/12 por la noche que el testimonio de Gay hizo exactamente lo contrario.

"El hecho de que la presidenta Gay no haya condenado adecuadamente este discurso pone en duda su capacidad para proteger a los estudiantes judíos en el campus de Harvard", escribieron los dirigentes de Hillel. "El testimonio del presidente Gay no nos asegura que la Universidad esté seriamente preocupada por la retórica antisemita que prevalece en el campus".

Gay dijo que durante los últimos 2 meses ha escuchado “testimonios desgarradores sobre cuánto dolor” sienten los estudiantes.

“Contemplar que algo que dije amplificó ese dolor, eso es realmente difícil”, dijo. "Eso me hace triste."

----------------------

Más contenido de Urgente24

El discurso del ajuste: Texto completo de Javier Milei

Karina Milei o Fátima Florez: ¿quién debe ser primera dama?

Reclaman que Javier Milei anule decreto de Alberto F.

Punto por punto: Esta es la herencia que recibirá Javier Milei

Javier Milei presidente: Después del 10 viene el 11...

Dejá tu comentario