FOCO Álvaro Alsogaray > ingeniero > Ejército

OTRA ARGENTINA

Álvaro Alsogaray:  "Hay que pasar el invierno"

Álvaro Alsogaray inmortalizó "Hay que pasar el invierno" en medio de un clima político de golpismo. La primavera nunca llegó en especial a Arturo Frondizi.

Álvaro Alsogaray nació el 22/06/1913, en Esperanza (Provincia de Santa Fe, la cabecera del departamento Las Colonias), salió del Colegio Militar como subteniente de Infantería, y en la Escuela Superior Técnica del Ejército obtuvo el título de ingeniero militar (1943), luego dejó la carrera. A su hermano, Julio Rodolfo Alsogaray, le fue mejor con la milicia y llegó a Comandante en Jefe del Ejército Argentino. Ya retirado él sufrió una angustia doble: su hijo Juan Carlos fue combatiente montonero, abatido por el Ejército Argentino durante el Operativo Independencia.

Sin embargo, si es por sufrir por los hijos, Álvaro Carlos Alsogaray tuvo lo suyo con su hija María Julia, quien hasta 2015 (falleció en 2017) fue llevada a juicio por actos de corrupción en 5 ocasiones: 3 veces culpable, 1 vez absuelta y 1 sobreseída por prescripción. Su padre había fallecido en 2005, 1 año después que ella fuese condenada a 3 años de prisión e inhabilitación absoluta por 6, a causa de un enriquecimiento ilícito.

De todos modos Álvaro es recordado porque él llegó a líder indiscutido de los liberales argentinos habiendo fundado 3 partidos políticos sucesivos:

  • el Partido Cívico Independiente (1956),
  • el partido Nueva Fuerza (1972) y
  • la UCeDé (1982).

No es un dato menor: Álvaro creía en la democracia, a diferencia de su hermano Julio, quien ejecutó el golpe de Estado contra Arturo Illia, que llevó a Juan Carlos Onganía al poder.

Es más: Álvaro fue casi el único político argentino que advirtió, en las horas previas, contra el golpe de Estado que derribó a María Estela Martínez de Perón, en 1976.

Malú Kikuchi, la madre de Carlos Kikuchi, hoy jefe de campaña de Javier Milei, conoce toda esa historia, bastante más que Carlos Maslaton, hoy día el alter-ego de Milei, que también pasó por la UCeDe.

Rogelio Julio Frigerio y Arturo Frondizi.
Rogelio Frigerio y Arturo Frondizi.

Rogelio Frigerio y Arturo Frondizi.

Arturo Frondizi

Álvaro Alsogaray fue ministro de Hacienda y de Trabajo de Arturo Frondizi, en medio de la tensión que provocaba en el Ejército la presencia de Rogelio Frigerio, con un pasado en el Partido Comunista Argentino.

Los militares argentinos de entonces se asemejaban bastante a los militontos del PRO que se deslizan por Twitter. Por lo tanto miraban las formas y nunca el contenido. Así destrozaron una interesante propuesta de desarrollo industrial.

Cuando dejó el uniforme, Alsogaray decidió dejar el mundo castrense y se privatizó. Luego comenzó a ganar influencia entre los cascoteados liberales argentinos. En su 1er. intento obtuvo 40.000 votos pero eso le fue suficiente para que lo terminaran convocando para ministro, modelo que años después intentó repetir Domingo Cavallo, quien casi lo consigue... si no fuese por el error de aceptar la tentación de Fernando De la Rúa.

Volviendo a Alsogaray, él sufrió más castigo del peronismo por su paso por el enclenque gobierno de Frondizi que Roberto Alemann, quien también fue ministro en esa experiencia democrática frustrada.

Alsogaray fue convocado para un plan de estabilización. Aquella versión de sí mismo era bastante menos sofisticada que el Alsogaray posterior, cuando el industrial Héctor Siracusano lo inició en las ideas de Jacques Rueff, famoso defensor francés del patrón oro.

Si bien Alsogaray y Frigerio coincidían en la necesidad de recuperar y estabilizar la moneda argentina, disentían en el resto. En particular en la interpretación de la expansión monetaria, que siempre fue el talón de Aquiles del frigerismo (carencia años después de la FIDE o Fundación de Investigaciones para el Desarrollo Económico).

La visión sobre el FMI (Fondo Monetario Internacional) y cómo lidiar con sus exigencias, era otro punto de diferencia.

Lo increíble es que años después, Frigerio y Alsogaray coincidieran en el respaldo a Carlos Menem, quien en el inicio de su gestión le concedió al hijo de Frigerio la conducción de YPF y a la hija de Alsogaray la Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel), ambas a privatizar. Menem lo hizo.

alvaro alsogaray.jpg
Álvaro Carlos Alsogaray.

Álvaro Carlos Alsogaray.

El escándalo

El 11/06/1959, desde Ciudad Trujillo (República Dominicana), Juan Perón denunció “el pacto con Frondizi” y publicó un texto del supuesto acuerdo, con la presunta firma del presidente Frondizi.

Los más antiperonistas querían derrocar a Frondizi. No toleraban ningún entendimiento con Perón y se sentían burlados. Imbéciles que levantaron la grieta 'peronistas vs. gorilas'.

Frondizi, invocando para su interior que Frigerio había concretado el acuerdo y no él, mintió, otro error, y desde entonces su gestión fue una sucesión de claudicaciones: “No he suscripto pacto político alguno. La firma que se atribuye ha sido falsificada. Puede usted empeñar en esta afirmación mi honor ante Dios y ante la historia. Los únicos compromisos que tengo adquiridos son los que asumí ante el pueblo de la nación”.

El 15/06 hubo un intento fallido de golpe de Estado. El 22/06 renunció medio gabinete y en ese contexto crítico, se designó a Álvaro Alsogaray en la doble cartera del Ministerio Hacienda y de Trabajo.

Frondizi dio más detalles años más tarde: “No existió ninguna otra razón para nombrarlo que la crisis militar. En junio de 1959, el gobierno prácticamente no existía. Había que romper el círculo de la nada con un hombre que pudiera ser factor de distensión. Elegí entre los posibles a Alsogaray porque se comprometió a proseguir con la política que estábamos realizando”.

Rogelio Frigerio fue quien convenció a Frondizi de que era una decisión acertada.

Frigerio: “[…] la designación de Alsogaray es quizás el único acto realizado por Frondizi en el cual su íntima decisión estuvo influida por el asesoramiento de quienes estábamos a su lado en el sentido de demostrarle la necesidad de incorporar a Alsogaray en ese momento. Frondizi se oponía porque creía preferible afrontar las dificultades políticas antes que sortearlas con el expediente de incluir en el gabinete a un hombre tan frontalmente opuesto a nuestras ideas”.

Frondizi inició un invierno que nunca terminó.

Robertonoble_y_frondizi.jpg
Roberto Noble y Arturo Frondizi.

Roberto Noble y Arturo Frondizi.

Roberto Noble, el garante

Roberto Noble, fundador del diario Clarín, se atribuyó la intermediación ante Frigerio para el nombramiento de Alsogaray. Es conocida la relación que mantuvo Noble con Frigerio, reflejada en Clarín hasta 1982.

Alguna vez Noble mantuvo una disputa abierta con el ingeniero y le recordó las gestiones que hizo a su pedido para ser designado ministro.

Alsogaray había solicitado audiencias con Frigerio meses antes enfatizando que estaba de acuerdo con las políticas desarrollistas.

Frigerio consideró que Alsogaray aportaba capital a Frondizi porque detendría la presión militar adversa pero le pidió el compromiso de continuar las políticas económicas ya trazadas y dirigidas informalmente por él:

“Asumió el formal compromiso de continuar con la política que estaba en aplicación. Yo puedo hablar de esto porque lo asumía ante mí. Hicimos una mera concesión táctica con la designación”.

Con el ascenso de Alsogaray, se desdibujó la figura de Frigerio, pero se acusa a Alsogaray de haber incumplido sus compromisos y hasta 'limar' al propio Frondizi.

Sin duda fue una estupidez la búsqueda del general del ejército estadounidense Thomas Larkin, quien propuso abandonar el 32% de las vías férreas existentes, despedir a 70.000 empleados ferroviarios, y reducir a chatarra todas las locomotoras a vapor, al igual que 70.000 vagones y 3.000 coches.

El plan se suspendió por efecto de una huelga ferroviaria de 42 días en 1961.

El concepto lo retomó Carlos Menem cuando Alsogaray era aliado suyo con una decisión de Menem que Urgente24 ha cuestionado "Ramal que para, ramal que cierra". Imposible imaginar un territorio como el de la Argentina sin una red ferroviaria, que además abarata el costo logístico. Ese acto de ignorancia iguala a Menem y Alsogaray, compensado en parte por el éxito del Plan Bonex para astringir circulante en australes y superar la 2da. hiperinflación.

Bernardo Neustadt.
Bernardo Neustadt.

Bernardo Neustadt.

Bernardo Neustadt

A favor de Alsogaray, su visión del Estado elefante, la idea de las privatizaciones de empresas de gestión imposible tal como ENTel, YPF, Gas del Estado, Segba...

El gran propulsor de las ideas de Alsogaray fue el periodista Bernardo Neustadt, quien con notable habilidad simplificó las ideas del jefe de la UCeDe y las convirtió en consignas sencillas, ayudándolo el Estado inútil y la inflación galopante, que desbordó en hiperinflación.

Neustadt fue más eficiente que su ex jefe, Raúl Apold, para crear un relato... y vivir para disfrutarlo. La creación de un relato sencillo, que puedan entender las multitudes, sigue siendo un elemento clave de todo proyecto político con ambiciones.

Todo un mensaje para Javier Milei, quien se aferra a Alberto Benegas Lynch (h) como un personaje importante del liberalismo pero jamás podría organizar una experiencia para llegar al poder y ni siquiera cree en el liberalismo porque sólo promueve un acuerdo entre Milei y Mauricio Macri, quien no es liberal.

En verdad, Benegas Lynch (h) adhiere a un liberalismo que se enuncia casi como una identidad de clase sociocultural. El liberalismo que construyó Neustadt para Alsogaray, y luego para Menem, era mucho más amplio. Milei tendrá que decidir si lo suyo es convertirse en político o persistir en librepensador restringido tipo Benegas Lynch (h).

----------------------------

Otros contenidos de Urgente24:

De Kosteki y Santillán a CFK: 20 años no son nada

Carlos Tevez es nuevo DT y desafió a Caruso Lombardi

Rodríguez Larreta: Una coalición ampliada de gobierno

El Brexit fue una estupidez de 40.000 M de libras / año

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario