ACTUALIDAD CFK > Kirchner > Planes

ALBERTO IMITA A NÉSTOR

De Kosteki y Santillán a CFK: 20 años no son nada

A escasos días de cumplirse 20 años del asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, los 'piqueteros' reprochan el olvido de CFK.

"Argentina no genera empleo privado desde 2012", le reprochó Barrios de Pie a Cristina Fernández de Kirchner para fundamentar la permanencia de las organizaciones que hacen de enlace entre el Estado y los beneficiarios de planes sociales. Ella, CFK, perdió las elecciones de 2013, 2015, 2017 y 2021. Sólo ganó las de 2019, y en 2022 luce ambigua en sus reclamos que surgen de los informes que le envía Axel Kicillof, un pésimo ministro de Economía que, sin embargo, llegó a gobernador bonaerense. La ambigüedad aparece porque las organizaciones sociales se atribuyen haberla ayudado en 2019 aunque destacan que no fue por ella sino por Alberto Fernández, aliado del Movimiento Evita.

En verdad, desde 2000 que la Argentina no genera inversión privada suficiente para el volumen anual de capital a reponer por el desgaste de infraestructura y maquinaria, la obsolescencia de equipos y procesos, y las necesidades que impone no sólo el incremento de la demografía sino tambien la movilidad social. La Argentina sólo genera planes sociales y mucha inflación. CFk ha decidido, en su batalla con Alberto Fernández por el rumbo del gobierno, no hacerse cargo de su fracaso.

Sin embargo, las organizaciones sociales son hijas de Néstor Kirchner: emergentes de la crisis 2001, ellas fueron utilizadas en 2003 para amenazar a la clase media urbana que había provocado la caída de Fernando De la Rúa y eran un factor de posible inestabilidad. Las organizaciones sociales, además, le provocaban al fundador del kirchnerismo la sensación de que él tenía una herramienta para ponerle coto al peronismo que aún lideraba Eduardo Duhalde, del que Kirchner lograría liberarse recién en 2005.

Luego de 2005, resultó que las organizaciones sociales ya estaban domesticadas, 'comían de la mano' de Kirchner, quien consideró que eran financiables. Muy extraño, sin embargo, que en su gran batalla (perdida) de 2008 contra el campo no las haya utilizado.

Mural Dar%C3%ADo Santill%C3%A1n y Maximiliano Kosteki.jpg
Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, cuya muerte destruyó la ambición de Eduardo Duhalde y abrió el camino a Néstor Kirchner.

Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, cuya muerte destruyó la ambición de Eduardo Duhalde y abrió el camino a Néstor Kirchner.

La efeméride

Al final de cuentas, Néstor mismo fue un producto 'piquetero' porque el choque de la Coordinadora de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón con la Policia Bonaerense durante el gobierno provisional de Duhalde provocó el asesinato de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán, el 26/06/2002 en la estación ferroviaria de Avellaneda (Buenos Aires), lo que desencadenó la renuncia anticipada de Duhalde y su decisión de no ser candidato presidencial, obligándolo a buscar un heredero y así llegó Kirchner, quien no estaba en los planes ni siquiera de él mismo.

Entonces, se cumplen 20 años de la tragedia que abrió el acceso de Néstor Kirchner al gobierno, y más tarde al poder, y el enojo de los líderes 'piqueteros' es que Cristina Fernández de Kirchner les complica la celebración de la efeméride, desconociendo los beneficios que ellos le provocaron al hoy denominado Frente de Todos.

CFK no lo aceptará pero los 'piqueteros' creen que ellos tienen una sociedad permanente con el Estado emergente de aquellos días, que nadie puede ni debe romper, y les provoca enojo que, de pronto, CFK intente ignorarlos cuando creen que no sólo la ayudaron a gobernar hasta 2015 sino que le permitieron regresar en 2019 cuando, en definitiva, no se habían llevado tan mal con Mauricio Macri gracias a la multiplicación de planes sociales, tal como si fuesen los panes bíblicos, en que incurrió Carolina Stanley.

Por supuesto que es una interpretación muy sesgada de los acontecimientos y que no reconoce su cobardía o ineficiencia en la derrota 2015. Pero es la que las organizaciones ofrecen.

piqueteros.png
Típica extorsión piquetera.

Típica extorsión piquetera.

El abandono

En el Frente de Todos conviven el Cristinismo, que hoy día es difícil de describir pero se supone que es el peronismo bonaerense, y el Frente Renovador, que se dice representante de sectores de clase media. Ambos consideran que los líderes 'piqueteros' son una intermediación parasitaria, innecesaria, entre el Estado y los beneficiarios últimos de la asistencia social. Así se plantea claramente una disputa de poder, que no es reciente.

Cuando Daniel Arroyo salió del equipo de Alicia Kirchner para asumir como ministro de Desarrollo Social de Daniel Scioli, en la Gobernación bonaerense, llevó un proyecto de bancarización de la asistencia, que pretendía eliminar la intermediación que ya por entonces resultaba en abusos millonarios y presionaba por cogobernar los territorios.

Cuando 12 años después, Arroyo asumió como ministro de Alberto Fernández, todavía llevaba ese proyecto no concretado, y volvió a fracasar en el intento, ahora por falta de personalidad y carácter propio y abandono del Presidente, quien descubrió que le convenía mantener el esquema que, en definitiva, había inventado Néstor Kirchner: acordar con algunos jefes de las organizaciones, quienes reciben privilegios a cambio de administrar la asistencia y los barrios. Y Alberto tenía a su alcance al Movimiento Evita.

El escenario en que transcurre esta tragedia argentina es la destrucción de la economía privada, que no le interesa a los gobernantes porque no puede ser controlada por ellos, quienes priorizan todo lo vinculado al Estado que ellos manipulan: el esquema estaba vigente en la Provincia de Santa Cruz y los Kirchner lo reivindicaron hasta que, ahora, CFK plantea una modificación del convenio fundacional, y el nuevo statu-quo resulta conflictivo.

Carolina Stanley y Emilio Pérsico (Movimiento Evita), con María Eugenia Vidal como testigo.
Carolina Stanley y Emilio Pérsico (Movimiento Evita), con María Eugenia Vidal como testigo.

Carolina Stanley y Emilio Pérsico (Movimiento Evita), con María Eugenia Vidal como testigo.

Alberto

Resulta curioso que cuando la mayoría de los líderes sociales, políticos y empresariales de una sociedad advierten que hay una manipulación de los planes sociales, el Presidente de la Nación se aferra al exceso 'piquetero' y hasta incrementa su presupuesto sin explicaciones.

Habría que concluir que, para Alberto Fernández, el Movimiento Evita -con el que trabó alianza en 2017, durante la campaña de Florencio Randazzo contra CFK-, Barrios de Pie y todas las otras organizaciones que van por añadidura, le conceden la sensación de 'control de la calle', presencia territorial, paz social.

En el pasado se creía que ese era el rol del peronismo.

Sin embargo, el peronismo, luego de una tibia objeción de los intendentes municipales, aceptó la sustitución y traspaso de responsabilidades a la invención 'piquetera'. Otra vez: la desmovilización peronista es directamente proporcional al auge del 'piqueterismo', que permite minimizar el impacto del fracaso de las políticas económicas, con la complicidad de la izquierda clasista que ha encontrado una táctica de inserción social más efectiva que hacer pie en establecimientos fabriles donde es férreo el control sindical peronista organizado.

141 programas que consumen más de $ 800 millones diarios, casi $ 300.000 millones anuales del dinero de los contribuyentes, a quienes jamás se les ha preguntado acerca de su disposición a que su dinero tenga esa utilización.

Los planes sociales resultan herramientas de contención que se multiplicaron con la crisis de 2001 y permanecen ¡en 2022! sin otra explicación que la comodidad gubernamental de subvencionar a una porción de la sociedad a cambio del alivio de no formular políticas de inclusión. Para esto se articula una red de complicidades que van desde la corrupción hasta la partidocracia, y se le llama 'Economía Popular'.

Esa red tiene forma de 'organizaciones' o 'movimientos' cuyos referentes se autodenominan 'luchadores sociales', que realizan trabajos rentados ejercitando ese rol que es una forma de extorsión a la sociedad que los financia: o siguen pagando el 'aporte' o los beneficiarios desatan el caos y, por las dudas, se mantiene la presencia en espacios públicos como señal de alerta.

Casi resulta un Nuevo Autoritarismo, podría llamárselo Autoritarismo Blando, una deformación del Soft Power.

chino_navarro_bullrich.jpg
¿Qué hace 'el Chino' Fernndo navarro en la foto?

¿Qué hace 'el Chino' Fernndo navarro en la foto?

Toda crítica al esquema es considerada una 'estigmatización' y se reivindica un "derecho adquirido a gestionar la asistencia", tal como dijo horas atrás Cele Fierro, una referente del MST y de Unidad Piquetera.

Fierro planteó que CFK pretende un 'control estatal' que le devuelva al PJ la gestión de la asistencia "a través de los punteros en los barrios y los gobernadores en las provincias".

Muy interesante lo que observó Mónica Sulle, coordinadora del MST-Teresa Vive, también del MST (Movimiento Socialista de Trabajadores, trotskystas): “Desde el 2001 el movimiento piquetero se autoorganiza ante el abandono del Estado y sus gobiernos. (...) Para terminar con la pobreza y la desocupación hay que terminar con este modelo de producción capitalista que saquea, contamina y nos excluye (...)".

O sea que los beneficiarios, además, quieren terminar con sus benefactores, los actores de la economía privada. A Alberto Fernández mucho no le importa porque su obsesión es sólo llegar a 2023 y que Mario Ishii siga organizándole el ocio allá en José C. Paz.

---------------------

Más contenido en Urgente24:

Duro revés para CFK: La Corte rechazó todos sus planteos

Insólito furcio de Alberto Fernández: Arde Twitter (Video)

Le sale caro: Marcelo Tinelli cierra a un artista estrella

Táctica fallida ¿América le suelta la mano a Florencia Peña?

Descubren el daño real que genera pasar mucho tiempo sentado

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario