DINERO inversión neta negativa > Martín Guzmán > Diego Giacomini

DIEGO GIACOMINI

Inversión neta negativa: Por qué Martín Guzmán quiere irse

Diego Giacomini: "Hay inversión neta negativa. Para crecer se necesita inversión neta positiva. Argentina no tiene con qué volver al crecimiento sostenido."

El rumor es muy fuerte: Martín Guzmán está de salida. Por un lado, todos dicen en el Frente de Todos que el ajuste de cuentas con el equipo económico ocurrirá apenas se cierren las urnas el domingo 14/11. Por otra parte, él conoce que con inversión neta negativa, no hay crecimiento real. Y cualquiera sea el resultado electoral, la inversión neta seguirá siendo negativa. El tema lo abordó el economista Diego Giacomini, muy activo por estos días entre la presentación de su nuevo libro, su participación en varios programas de TV, en especial en el canal LN+, y hasta sus clases de economía en algunas plazas de la Ciudad de Buenos Aires.

Aquí algunos conceptos muy interesantes de Giacomini:

"Al final del 2021 la generación de riqueza se estaría ubicando por debajo de los niveles de 2006, con lo cual se podría afirmar que la economía argentina ha dilapidado sus últimos 15 años, fenómeno que no sucede en casi ningún otro país del mundo."

"Segundo, si el rebote del +7% devuelve el PBI per cápita a la trayectoria de 2018/2019, esto querría decir que existen chances de que el PBI per cápita caiga nuevamente en 2022, con variaciones negativas no muy diferentes a las registradas en 2018 y 2019, cuando el nivel de actividad (PBI) se contrajo -2,5% y -2,3%; respectivamente. De hecho, los fundamentos macro y microeconómicos invitan a pensar que no es pequeña la probabilidad de contracción del PBI durante 2022."

giacomini3.jpg
Inversión neta negativa que no rompe su inercia, según estas proyecciones.

Inversión neta negativa que no rompe su inercia, según estas proyecciones.

"De hecho, la caída del PBI per cápita se encuentra alimentada por dos variables:

  • la dinámica creciente de la población y
  • la dinámica bajista del PBI.

La población crece todos los años en torno al +1,1% anual.

Del otro lado, el PBI subió en 2011; 2013; 2015 y 2017 (años impares electorales), pero cayó a los años siguientes después de las elecciones en 2012; 2014; 2016; 2018 y 2020. Sin embargo, el acumulado de las contracciones de los años post electorales de los años pares es muy superior al acumulado de las variaciones positivas de los años impares de elecciones. De hecho, el cierre del PBI en el 1er. semestre 2021 es

  1. -3,5% (2019);
  2. -6,0% (2018);
  3. -6,3% (2017);
  4. -6,5% (2015) y
  5. -4,2% (2011) más bajo que en los primeros semestres de todos los últimos 10 años a excepción del 2020."

Esta performance se debe al creciente intervencionismo estatal que (como siempre explicamos), al dificultar hacer negocios y ganar dinero, destruye capital porque atenta contra la inversión. En el primer semestre de 2021 los niveles de inversión se ubican por debajo del 2008, fenómeno que tampoco acontece en casi ningún país del mundo. Esta performance se debe al creciente intervencionismo estatal que (como siempre explicamos), al dificultar hacer negocios y ganar dinero, destruye capital porque atenta contra la inversión. En el primer semestre de 2021 los niveles de inversión se ubican por debajo del 2008, fenómeno que tampoco acontece en casi ningún país del mundo.

giacomini2.jpg
Inversión bruta, un tema que no consigue resolver la Argentina, tal como tampoco la inflación ni la estabilidad sustentable del tipo de cambio.

Inversión bruta, un tema que no consigue resolver la Argentina, tal como tampoco la inflación ni la estabilidad sustentable del tipo de cambio.

"Esta más que claro que en el actual escenario hay destrucción de capital, porque no hay inversión suficiente ni para ampliar el stock de capital, ni para amortizarlo y mantener la capacidad de producción. Es decir, hay inversión neta negativa, mientras que para crecer se necesita inversión neta positiva, o sea; Argentina no tiene con qué volver al sendero del crecimiento sostenido. Es decir, en este contexto de inversión insuficiente, más temprano que tarde, el nivel de actividad muy probablemente vuelva a caer. La pregunta del millón es cuál sería el timming y cuando podría acontecer."

"La respuesta es contundente. Los desequilibrios monetarios serán los que originen el próximo derrotero, tal cual ocurrió en 2012; 2014; 2016 y 2018. (...) El desequilibrio monetario origina una caída del poder adquisitivo del dinero que primero se traducirá en una devaluación brusca del tipo de cambio oficial y posteriormente en una aceleración paulatina pero sostenida de la inflación. Habrá una modificación de la política cambiaria oficial, el tipo de cambio oficial saltará y se achicará la brecha con el paralelo. El tipo de cambio oficial en términos reales subirá. (...) En este escenario, el salario real caerá, ya que su ajuste nominal irá por la escalera, mientras la inflación subirá por el ascensor. El deterioro del salario real se traducirá en una caída del consumo privado, principal contexto del PBI, empujándolo hacia la baja. Sin reformas estructurales (llevan tiempo y otro contexto político), la inversión tampoco responderá, con lo cual todo el sector privado caería. Del otro lado, en uno de los países de más cerrados del mundo, las exportaciones no tendrán con qué, ni podrán contrarrestar la dinámica bajista del sector privado, por lo que el PBI caerá."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario