ACTUALIDAD Santa Fe > robo > cables

200 EN 4 MESES

Santa Fe: El mercado negro detrás del robo de cables

El robo de cables a la Empresa Provincial de Energía (EPE) de Santa Fe genera grandes pérdidas y afecta a muchísimos usuarios.

ROSARIO. El robo de cables a la Empresa Provincial de Energía (EPE) en Santa Fe genera mucho enojo entre los directivos y funcionarios, por las pérdidas, y en los usuarios, que cada tanto ven afectado el servicio.

En épocas de crisis social y económica como la que atraviesa el país en estos años, suele crecer la tendencia del robo de cables, que tiene como objetivo vender el cobre en el mercado negro. Según datos de la delegación local del Ente Nacional de Comunicaciones durante el año pasado, marcado por la crisis sanitaria por el covid-19, estos hechos delictivos se duplicaron, llegando a dejar sin servicio a barrios enteros.

Según la EPE, en Santa Fe, en los últimos 4 meses se produjeron más de 200 de robos. En diálogo con la radio LT8, el gerente de la Empresa Provincial de Energía, Jorge Tarchini, dijo que la sustracción de cables es un tema "que nos preocupa y viene golpeando fuertemente en los últimos años. Pero este año se dio una situación especial. Al principio nos parecían hechos aislados pero llegamos a los dos por día y un total de 200 en total en los últimos cuatro meses y es el robo de un tramo muy particular de cable".

Es que según expresó el funcionario, los delincuentes roban un tramo de cable que no está sometido a tensión y que, una vez colocados en el mercado negro, se pueden llegar a vender a precios que oscilan entre 8 y 10 mil pesos. "Es un tramo de cable de cobre que pesa entre 6 y 7 kilos, y que es el único elemento que no esta sometido a tensión, por lo que la persona que realiza la acción sabe lo que está haciendo".

cable cobre.jpg
Según la Empresa Provincial de Energía de Santa Fe, hubo más de 200 robos de cables de cobre en los últimos 4 meses.

Según la Empresa Provincial de Energía de Santa Fe, hubo más de 200 robos de cables de cobre en los últimos 4 meses.

Tarchini expresó con sorpresa que quienes ingresan a robar "lo hacen sin violentar el candado, es decir que usan una llave maestra, y sustraen un conductor que vincula el neutro de baja tensión con el tablero baja tensión del transformador a las salidas que alimentan a los usuarios de esa subestación". En este punto, el funcionario aclaró que la ciudad de Rosario está alimentada y abastecida por 1.000 subestaciones de transformación de media a baja tensión. "De esas 1.000, hay 450 que están en recintos cerrados accesibles desde la vía pública y que están con candado y con cartelería de la EPE. Las restantes son del tipo aéreo".

El funcionario de la EPE de Santa Fe además destacó que el cable pesa entre un kilo y un kilo y medio "y en el mercado donde se comercializa está entre 8 y 10 mil pesos cada sustracción. Pero el daño que nos ocasiona es en la calidad de la tensión. Es una situación absolutamente no deseada. Esa sobretensión genera daños en equipos, en electrodomésticos y en el servicio en general".

Según consigna el diario La Capital, "durante el año pasado, el precio del cobre subió un 25 por ciento, de acuerdo a publicaciones relacionadas con la industria metalúrgica. Internacionalmente cotiza 7.800 dólares por tonelada. En los corralones que crecen sobre los márgenes de la ciudad, que compran metales, el cobre se paga 600 pesos el kilo". Estos valores podrían explicar el por qué del crecimiento del robo de cables.

Por último, Tarchini aseguró que hay varias denuncias presentadas en la Justicia de Santa Fe "con el aporte de pruebas contundentes desde el punto de vista gráfico. Como los casos se dan de manera diaria, a medida que se producen aportamos mas pruebas". Hasta ahora, los investigadores no lograron dar con los verdaderos responsables del mercado negro de la venta de cables.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario