POLÍTICA

MEGAPROYECTO ECONÓMICO

Máximo tendrá que negociar los 10 votos que faltan para el quórum

El interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio decidió esta noche 17/12 "por unanimidad no dar quórum y no votar una ley que significa anular el Congreso Nacional delegando todas sus funciones constitucionales en el Poder Ejecutivo Nacional". Desde la oposición consideran que dar los "superpoderes" al Presidente es prácticamente "anular el papel del Congreso nacional".

Máximo Kirchner y todo el oficialismo en Diputados tendrá que buscar en otros bloques los 10 diputados que le faltan para llegar así a los 129 votos que le permitan iniciar la sesión en la que pretende debatir el proyecto de Solidaridad Social y Reactivación Productiva que envió hoy 17/12 el Gobierno de Alberto Fernández. 

Y es que este martes por la noche, los integrantes de Juntos por el Cambio decicieron por unanimidad no dar quórum y no votar una ley que significa "anular el Congreso Nacional delegando todas sus funciones constitucionales en el Poder Ejecutivo Nacional", alegan.

El principal espacio opositor de la Cámara baja se expresó así a través de un comunicado que emitieron hoy por la noche, que busca ratificar su postura ante el oficialismo y también dar una señal hacía dentro del espacio, luego de que en los últimos días surgieran posiciones encontradas al respecto.

"A poco más de un mes de las elecciones del 27 de octubre en la que más de un 40% del electorado nos eligió para defender los valores republicanos que se conjugan en Juntos por el Cambio, no podemos traicionar a la ciudadanía delegando el mandato popular que hemos recibido en el Gobierno nacional", expresan en el comunicado tras la reunión que mantuvieron esta noche.

La determinación de no dar quórum se adoptó tras una votación a la que se llegó con posturas encontradas, encabezadas, básicamente, por la Coalición Cívica y parte de la UCR.

"Termino la reunión del Interbloque acordamos RECHAZAR el proyecto de LEY de SUPERPODERES y NO DAR QUÓRUM en la sesión. El Presidente habló de diálogo institucional y la primera ley que envía busca enmudecer al Congreso", escribió el diputado nacional Luis Petri en su cuenta de Twitter. 

 

Así las cosas, Máximo Kirchner tendrá que buscar los votos que le faltan en el bloque lavagnista, Consenso Federal, que hasta hoy habían dicho que no tenían definida su postura sobre cómo votar en referencia al proyecto de ley. 

El interbloque Federal está encabezado por el diputado peronista y ex intendente de Bolívar Eduardo "Bali" Bucca, quien aseguró que representan "la antigrieta", entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio.

Junto a Bucca están los legisladores cordobeses Carlos Gutiérrez, Alejandra Vigo, Paulo Cassinerio y Claudia Martínez Gutiérrez; el salteño justicialista Andrés Zotto, los diputados de Consenso Federal Graciela Camaño y Alejandro "Topo" Rodríguez, el santafesino Luis Contigiani, del bloque Progresista Cívico y Social y su par provincial Enrique Estévez, socialista aliado a Consenso Federal.

A esta decena de diputados se uniría, según confirmaron las fuentes, Jorge Sarghini, que asumirá su banca en la próxima sesión en reemplazo del ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo. 

Son todos con los que Máximo Kirchner deberá negociar para poder obtener el quórum. 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario