Argentina

NO ARRANCA

El transporte interurbano de Córdoba sigue estacionado

A pesar del retorno del transporte a nivel nacional, en Córdoba aún no llegan a un acuerdo para retomar el servicio interurbano que conecta a las distintas ciudades y pueblos de la provincia. La inminente vuelta al turismo hace aún más grande la necesidad de que los colectivos circulen en todo el territorio cordobés. La pandemia y la deuda con los trabajadores desconectaron internamente a Córdoba, dejando un sistema de transporte masivo en una situación de emergencia.

CÓRDOBA. El congelamiento del transporte en Argentina fue parte de la estrategia para la contención de la pandemia e impedir que el coronavirus se propague, algo que terminó sucediendo de igual manera. Esa política acarrea dos daños colaterales: gente varada en otros lugares, lejos de sus casas, y el daño en del transporte en general, con pérdidas millonarias para las empresas y servicios.

A pesar de que hace ya algunos meses las restricciones de transporte se levantaron y los servicios de nivel local y nacional comenzaron lentamente a funcionar (en algunos casos con frecuencias menores), en Córdoba hay un sistema que aún sigue congelado por distintos motivos. 

El transporte interurbano de Córdoba que conecta a todas las localidades cordobesas entre sí, no circula con normalidad en la provincia desde mediados de febrero del 2020, en gran parte por la pandemia, pero también por la deuda salarial y el atraso en ese concepto que existe para con los trabajadores que dependen de este rubro. Cabe destacar que el transporte urbano si circula en gran parte de las ciudades de Córdoba, y lo hizo durante buena parte de la cuarentena, en favor de los esenciales. 

Es así que, en sucesivas oportunidades el gremio de AOITA (Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor) que nuclea a los choferes y trabajadores del transporte interurbano tuvo que negar el servicio, algo que le vino muy mal a las personas que trabajan en ciudades o localidades diferentes a las que viven, y que no pudieron llegar a sus puestos. Quienes sí se vieron beneficiados con el desacuerdo entre las empresas, la provincia y los choferes fueron las autoridades sanitarias (Centro de Operaciones de emergencia de Córdoba), que pudieron reducir la circulación interdepartamental al máximo, y pudiendo contener brotes de manera focalizada cuando llegó el pico a la provincia, a costillas de la pobre situación salarial que los choferes vienen reclamando desde mediados de febrero del 2020.  

Con la situación sanitaria estabilizada por el momento, llegó la habilitación turística y de temporada de verano por parte del Gobierno provincial. Desde que se pautaron las fechas que anunciaban las flexibilizaciones a tal fin, los usuarios del transporte interurbano creyeron empezar a ver “la luz al final del túnel”. 

Incluso las expectativas estaban puestas en un posible retorno de la actividad en esta semana (30/11), ya que el viernes 4/12 se realiza la primera fase de apertura turística para turistas locales (cordobeses. Pero esa expectativa se pinchó en la mañana de hoy (2/12), cuando se confirmó que aún no hay acuerdo entre los trabajadores, las empresas y la provincia por los aumentos salariales y las deudas. 

En la audiencia entre secretaría de Transporte de la provincia de Córdoba, la Federación de Empresarios de Transporte Automotor, la Asociación de Empresarios de Transporte Automotor de Córdoba y Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor, no se llegó a un acuerdo concreto, algo que era buscado por las autoridades provinciales en pos de resolver el transporte interdepartamental en el primer fin de semana largo de la temporada turística luego de semejante parate para el sector.

Pero no todo fue en vano, ya que lo que sí se acordó es el método en el saldo de las deudas de octubre y noviembre con los choferes. El ingreso de subsidios nacionales y provinciales estará destinado al pago de esos salarios adeudados. Además, se estimó que a mediados de diciembre, el sistema volvería a funcionar bajo un protocolo de demanda que reduciría las frecuencias poco usadas que generan pérdidas a las empresas que prestan los servicios. 

Ahora bien, la situación económica no es demasiado alentadora según declararon algunos empresarios. El dinero que se necesita para volver a poner los colectivos en marcha en Córdoba es mucho, y los aportes estatales, tanto provinciales como nacionales, parecen no alcanzar. El reclamo de los trabajadores está actualmente dirigido a las empresas, a las cuales acusan de tener “poca voluntad” de resolver la situación. Mientras tanto, los choferes del transporte interurbano siguen cobrando solo el 75% de su sueldo, a pesar de que el primer (y esperemos único) pico de la pandemia ya parece haber quedado atrás. Además de los miles de usuarios que siguen inmovilizados desde hace ya más de 9 meses, que una vez más son rehenes de un conflicto clásico.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario