COSTA Y VACCARI TIENEN COMPAÑÍA

Julio, otro 'arrepentido' en el caso Petrobras

Una campaña electoral atrás en Brasil, Dilma Rousseff decía en un spot publicitario que sería un “crimen” privatizar la petrolera Petrobras y que las reservas de crudo descubiertas eran el “gran pasaporte al futuro” del país. 4 años más tarde, en una nueva elección, la empresa estatal recibió graves denuncias de sobornos y le hizo perder votos a Rousseff. Hasta ahora, el hombre clave del escándalo Petrobras es Paulo Roberto Costa, exdirector de la empresa que cumple prisión domiciliaria acusado de usar el esquema interno de sobornos en beneficio propio y para financiar al PT y sus aliados. El ingeniero de 60 años tiene un acuerdo con la justicia para cooperar con la investigación a cambio de reducir su pena. Él indicó que los sobornos equivalían a 3% del valor líquido de contratos millonarios que Petrobras firmaba con diferentes empresas, incluidas grandes constructoras. El recaudador era el tesorero del PT, João Vaccari Neto. Y coparticipaban el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), y el Partido Progresista (PP). Pero ahora hay otro 'testigo arrepentido' en la causa.

N. de la R.: El ejecutivo de Toyo Setal Empreendimentos, Julio Camargo, aceptó pagar R$40 millones de multa, en el contexto de una delación premiada (testigo arrepentido), un acuerdo que concretó con el Ministerio Público Federal, en la investigación sobre corrupción en Petrobras, llamada Operação Lava Jato. Camargo ya declaró ante 3 fiscales y 1 delegado de la Policia Federal, quienes le preguntar acerca de sus vínculos con el ex director de Servicios en Petrobras, ingeniero Renato Duque. Una pregunta reiterada fue si Camargo conocía los depósitos de Duque en el extranjero.  pergunta reiterada a Camargo é se ele fez depósitos no exterior para Duque. Camargo es el 3er. testigo arrepentido que negocia con la Procuración un acuerdo de delación premiada, que consiste en una gran reducción de pena, hasta la posibilidad de un perdón o indulto. El ex director de Abastecimiento en Petrobras, Paulo Roberto Costa, mencionó a por lo menos 32 parlamentarios como supuestos beneficiários del "esquema de corrupção e propinas" en la petrolera estatal. Camargo tenía miedo de ir preso y por eso agilizó su presentación para declarar acerca de, por lo menos, 2 gigantes de la construcción y Petrobras. 
 
 
BRASILIA (247). Un ejecutivo investigado bajo sospecha de haber pagado sobornos para obtener contratos en Petrobras decidió hacer un acuerdo de delación premiada con la Policía Federal brasileña.
 
Antes, un ex directivo de Petrobras y un cambista que lavaba dinero de presuntos sobornos, firmaron acuerdos similares para reducir sus condenas, en medio una investigación policial sobre alegaciones de corrupción en la mayor empresa de Brasil.
 
El nuevo arrepentido que accedió a dar información detallada sobre el presunto esquema de desvío de dinero público en Petrobras se llama Julio Camargo, de la empresa Toyo-Setal.
 
Se trata del primer contratista que se suma a los delatores de un esquema de sobornos que, según testimonios de los acusados, involucra a todas las grandes constructoras que trabajan para Petrobras.
 
Camargo busca una rebaja en su pena a cambio de información sobre los bastidores del presunto esquema de corrupción que habría desviado sumas mil millonarias.
 
El nombre de Camargo surgió en el curso de la investigación policial en un documento encontrado por los investigadores, en el cual se enumeran nombres de empresas proveedoras y cuánto aportaba cada uno a las campañas de políticos oficialistas. En el renglón con el nombre de Camargo decía que "comienza a ayudar a partir de marzo".
 
Según información periodística basada en fuentes policiales, el aporte referido era para el candidato a la gobernación de Río de Janeiro por el oficialista PT, Lindbergh Farías.
 
La posible delación causó malestar entre el resto de las contratistas de Petrobras, que habían mostrado una posición unánime de negar su participación en el presunto pago de sobornos. Ahora la unanimidad se rompió y las investigaciones continúan.
 
La corrupción en Petrobras fue un tema importante en la campaña electoral para las presidenciales que culminaron el domingo con la reelección de Dilma Rousseff.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario