SALUD Pfizer > COVID-19 > Vacunas

POLÉMICA EN USA

Pfizer aumenta la presión por la 3ra. dosis pero no convence

Pfizer visita al asesor médico en jefe de Estados Unidos, Anthony Fauci, para convencerlo sobre la 3ra. dosis, que muchos consideran apresurada.

Pfizer informó que se reunirá con los principales funcionarios de salud de Estados Unidos porque quiere convencerlos de la necesidad de una 3ra. dosis de su vacuna COVID-19.

El asesor médico en jefe del presidente Joe Biden, Anthony Fauci, reconoció que “es completamente concebible, quizás sea probable” que se necesiten inyecciones de refuerzo, y así se consolidó la ofensiva de Pfizer.

La compañía dijo que tenía programada una reunión con la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y otros funcionarios ya que Pfizer propone dosis inyecciones de refuerzo dentro de los 12 meses siguientes a la inmunización primaria, según The Washington Post.

Destacados expertos en vacunas cuestionaron el fundamento de Pfizer y dijeron que se necesitaban más datos para justificar un refuerzo, especialmente porque muchos países luchan por administrar las dosis iniciales de vacuna necesarias para proteger a sus ciudadanos.

Anticuerpos

Mikael Dolsten, de Pfizer, dijo a The Associated Press que los primeros datos del estudio de refuerzo de la compañía sugieren que los niveles de anticuerpos de las personas aumentan de 5 a 10 veces después de una 3ra. dosis, en comparación con su 2da. dosis meses.

Para Pfizer esto resulta una evidencia de la necesidad de un refuerzo.

El domingo 11/07, Fauci no descartó esa posibilidad, pero dijo que era demasiado pronto para que el gobierno recomendara una 3ra. dosis.

Fauci dijo que los gubernamentales Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la FDA hicieron lo correcto al rechazar la afirmación de Pfizer con su declaración de que no consideraban que las inyecciones de refuerzo fueran necesarias "en este momento".

Fauci agregó que los estudios clínicos y los datos de laboratorio aún tienen que confirmar completamente la necesidad de un refuerzo de las actuales vacunas Pfizer y Moderna de 2 dosis y del régimen de Johnson & Johnson de 1 sola inyección.

Fauci:

"En este momento, dados los datos y la información que tenemos, no necesitamos darle a la gente una 3ra. dosis". "En este momento, dados los datos y la información que tenemos, no necesitamos darle a la gente una 3ra. dosis".

"Eso no significa que nos detengamos ahí ... Hay estudios que se están realizando ahora, en curso mientras hablamos, sobre la viabilidad de si deberíamos impulsar a las personas y cuándo". "Eso no significa que nos detengamos ahí ... Hay estudios que se están realizando ahora, en curso mientras hablamos, sobre la viabilidad de si deberíamos impulsar a las personas y cuándo".

Él consideró que puede bastante posible en los próximos meses, "a medida que evolucionan los datos" que el gobierno pueda instar a un refuerzo basado en factores como la edad y las condiciones médicas subyacentes.

"Ciertamente es completamente concebible, tal vez es probable que en algún momento necesitemos un impulso".

El debate

"Es decepcionante que con una decisión tan complicada hayan adoptado un enfoque tan unilateral", dijo el virólogo Larry Corey, a la agencia de noticias Reuters.

Corey supervisa los ensayos de la vacuna COVID-19 respaldados por el gobierno de Estados Unidos en el Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle.

Recién 48% de la población estadounidense se encuentra completamente vacunada. Algunas partes del país tienen tasas de inmunización mucho más bajas y, en esos lugares, la variante Delta está aumentando pero Pfizer quiere una 3ra. dosis

La semana pasada, Rochelle Walensky, directora de los CDC, dijo que hay "2 verdades": franjas de Estados Unidos altamente inmunizadas están volviendo a la normalidad, mientras que las hospitalizaciones están aumentando en otros lugares.

Fauci dijo que era inexplicable que algunos estadounidenses se resistan tanto a recibir una vacuna cuando los datos científicos muestran cuán efectiva es para evitar las infecciones y las hospitalizaciones por COVID-19, y se manifestó consternado por los esfuerzos para bloquear y hacer que las vacunas sean más accesibles, tal como lo sugirió Biden, en una distribución puerta a puerta.

El gobernador Asa Hutchinson, de Arkansas, aceptó que existe resistencia a las vacunas en estados del sur y rurales como el suyo porque “tienes un enfoque más conservador, un escepticismo sobre todo lo que sea el gobierno”.

Acerca del puerta a puerta, Hutchinson dijo que "nadie quiere que un agente toque una puerta", pero "queremos que aquellos que no tienen acceso de otra manera se aseguren de que lo sepan".

El componente de base de la campaña federal de vacunación ha estado en funcionamiento desde abril y fue financiado por el Congreso en el proyecto de ley de ayuda COVID-19 de US$ 190.000 millones aprobado en marzo y, en su gran mayoría, lo llevan a cabo funcionarios locales y trabajadores y voluntarios del sector privado.

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario