OCIO Navidad > Noruega > Argentina

CURIOSIDADES

Raras tradiciones de Navidad: Esconder escobas y 'secuestrar' padres

Cada país tiene sus propias tradiciones para celebrar la Navidad. Te contamos algunas de las costumbres más curiosas y extrañas.

Cada país tiene sus propias tradiciones, y también ocurre, por supuesto, durante los festejos de la Navidad. Así como en la Argentina, por ejemplo, se acostumbra que las mujeres se regalen bombachas rosas, otras naciones tienen tradiciones muy curiosas.

En Noruega, la gente esconde las escobas antes de irse a dormir. El mito noruego indica que las brujas deambulan por el cielo nocturno en Nochebuena, buscando enredar con sus hechizos malignos. Es por eso que el 24/12, antes de ir a dormir, muchas personas esconden las escobas en sus casas -o inclusive las aspiradoras, versión 'moderna' de las escobas-, para que no las agarren las brujas. Algunos, incluso, realizan un disparo al aire de advertencia para ahuyentarlas.

Y hablando de brujas, en Italia existe la tradición navideña de la Befana, la figura de una bruja anciana, que la noche del 5 al 6 de enero visita todos los hogares italianos para dejar sus regalos. Pero, ¿de dónde viene está curiosa festividad de las Navidades de Italia?

Según la tradición, la Befana visita a los niños la madrugada del 6 de enero, durante la noche de la epifanía, para llenar los calcetines de los pequeños, para conmemorar la visita de los Reyes Magos al niño Jesús. Si los niños se han portado bien, la Befana dejará en esos calcetines caramelos y golosinas y, en caso contrario, si los niños han sido malos, dejará carbón. La tradición dice que los niños deben dejar una naranja o mandarina, y un vaso de vino para que la Befana recupere las fuerzas.

La Befana es una anciana que vuela en escoba pero que, a diferencia de las brujas, es una señora sonriente que lleva un saco lleno de dulces, regalos y carbón para los niños italianos.

la-belfana.jpg
La Belfana, en Italia.

La Belfana, en Italia.

El origen de la Befana está ligado a las tradiciones agrarias paganas que celebran el renacimiento de un nuevo año. De hecho, la Befana representa el fin de la Navidad. El aspecto de la anciana corresponde a la representación del año viejo: una vez terminado, se podía quemar como sucedía en muchos países europeos, donde existía la tradición de quemar títeres vestidos con ropas viejas durante el inicio del año.

Una hipótesis sobre el origen de esta tradición es la que relaciona la Befana con una fiesta romana que se celebraba al inicio del año en honor a Giano y Strenia donde se intercambiaban regalos. La Befana se identifica también con algunas figuras de la mitología germánica, Holda y Berchta, como personificación de la naturaleza hibernal.

Pero según la versión cristiana, los Reyes Magos, al no encontrar el camino a Belén para llevar los regalos al niño Jesús, llamaron a la puerta de una anciana. A pesar de la insistencia de los Reyes Magos para que la señora les acompañara, la mujer se negó a salir de su casa. Poco después, la anciana se arrepintió de no haber acompañado a los Reyes Magos, preparó un cesto lleno de dulces y fue en su busca, pero no consiguió encontrarlos.

Por ese motivo, la anciana llamó a las puertas de las casas que encontraba por el camino, ofreciendo dulces a todos los niños que encontraba, con la esperanza de ver al niño Jesús.

Desde entonces, cada 6 de enero, la Befana recorre el mundo repartiendo regalos para conseguir el perdón.

México: La noche de los rábanos

En Oaxaca, México, el 23 de diciembre se celebra la noche de rábanos, un festival en el que los comerciantes y artesanos venden rábanos que han sido detalladamente tallados para representar pesebres, vida silvestre y arquitectura local, entre otras curiosidades. Las tallas de rábano se venden como centros de mesa navideños y el creador del mejor diseño de rábano gana como premio una suma de dinero.

noche-de-rabanos.jpg
Rábanos tallados a la perfección (Foto: IG hostalnaba).

Rábanos tallados a la perfección (Foto: IG hostalnaba).

El evento surge durante la época colonial, como un método de venta utilizado por los granjeros para atraer compradores, pero fue hasta 1897 cuando fue declarado formalmente como un concurso. Actualmente la Noche de los Rábanos tiene un fuerte atractivo popular, reuniendo a cientos de concursantes y miles de espectadores al año.

Ucrania: Telarañas de la suerte

En Ucrania, las familias decoran sus árboles de Navidad con telarañas para tener buena suerte. ¿Por qué? La leyenda cuenta la historia de una pobre viuda que, al carecer de recursos económicos suficientes, no pudo decorar el árbol navideño. No obstante, el pequeño árbol contaba con una residente inesperada: una araña. Ésta se encargó de distribuir telarañas por todas las ramas del mismo, de tal forma que la decoración del árbol fue posible y la familia de la pobre viuda vivió unas Navidades felices y prósperas.

telarañas-arbol-navidad.jpg

Por este motivo, actualmente los ucranianos ocultan telarañas y arañas artificiales en sus árboles navideños rememorando esta historia peculiar. La leyenda señala que todo aquel que las encuentre gozará de buena suerte.

Alemania: Bañarse en agua helada

Un ritual navideño muy extendido en países como Alemania, donde están más acostumbrados al frío, es bañarse en lagos helados.

Desde hace bastantes años, todos los 25 de diciembre, algunos alemanes acuden a las casi congeladas aguas del lago Orankesee (Berlín) para darse el último baño del año, rodeados de nieve y bloques de hielo. Se meten al agua en traje de baño o ropa interior, algunos con gorros navideños.

La tradición se remonta a varios años atrás, aunque nadie sabe con certeza cuándo comenzó. Los valientes nadadores suelen cantar villancicos -probablemente para darse ánimos para la zambullida-.

¿Por qué se bañan en agua helada? Se cree que es bueno para la salud y para reír.

Los valientes que celebran la Navidad en el gélido lago Orankede

La más insólita: 'Secuestrar' a los padres

Los más tempraneros en empezar con las celebraciones navideñas son los ciudadanos de algunos de los territorios de la antigua Yugoslavia. Allí, dos semanas antes del día de Navidad, los niños atan a sus madres y les cantan canciones típicas navideñas en las que les piden regalos a cambio de su libertad. Esta curiosa tradición los convierte, por tanto, en los primeros niños del mundo en recibir los regalos de Santa Claus. Por si este privilegio no fuese suficiente, una semana después repiten esa misma escena con los padres. Éstos volverán a sufrir el mismo trance, hasta que confirmen que están dispuestos a entregar más regalos.

Dos domingos antes del 25 de diciembre da comienzo este ritual que se repite en la mayoría de hogares serbios.

Los niños de cada casa se encargan de retener a su madre, atándola a una silla. Acto seguido los hijos pronuncian las siguientes palabras para pedir algo a cambio de su liberación: “Día de la madre, día de la madre, ¿qué darás para que te dejemos libre?”. Tras ello, la madre es liberada ya que guarda regalos para repartirlos a sus hijos. El domingo previo a la Navidad, sucede lo mismo pero con el padre.

El desenlace es idéntico, por lo que los más pequeños de cada casa tienen todas las Navidades ración doble de regalos. Ni Papá Noel ni Reyes Magos, en Serbia los encargados de repartir los regalos son los padres.

Solteras: Lanzar un zapato

En la República Checa las mujeres cumplen con un peculiar ritual que consiste en lanzar un zapato por encima de su hombro derecho en busca del anhelado matrimonio. Si al caer, el tacón apunta a la puerta, dice la tradición que, como mínimo, la lanzadora deberá esperar un año más para abandonar la soltería. Si es la punta la que se queda mirando a la entrada, ya puede ir preparándose para unas nupcias que, en principio, se le anunciarán en el año entrante.

Muy cerca de allí, en Eslovaquia y en algunas zonas de Ucrania, justo antes de empezar la cena de Nochebuena la figura masculina de mayor edad lanza al techo una cucharada de loksa, el plato típico navideño de esta parte de Europa elaborado con pan y semillas de amapola. Se cree que cuanto más tiempo aguante pegada esta cucharada al techo, mejores serán las cosechas del año venidero.

Tió de Nadal o Caga Tió

De procedencia catalana, el Caga Tió es una tradición navideña asentada especialmente en Cataluña y Aragón. Se trata de un “leño que hace popó” : es un tronco con sombrero rojo encargado de expulsar dulces y regalos en Noche Buena.

¿Qué deben hacer los niños para que esto sea así? Aunque parezca mentira, los pequeños deben apalear al tronco, mientras este está semicubierto con una manta o lona. Además de ello, deberán reproducir cánticos típicos. Si todo ha salido bien, el Caga Tió expulsará regalos o dulces debajo de la manta cuando sea destapada por los niños.

cagatio.jpg
El Tió de Nadal o Caga Tió.

El Tió de Nadal o Caga Tió.

La variante más extendida consiste en tomar un tronco, leño o rama gruesa —normalmente al inicio del Adviento—, dejarle comida cada noche y taparlo con una manta para que no pase frío. Al llegar Nochebuena, los niños de la casa lo golpean con bastones mientras cantan, para que defeque regalos y dulces por debajo de la manta el 24 de diciembre.

-------------

Más contenido en Urgente24:

Covid: Qué hacer si tenés síntomas justo antes de Navidad

FIFA investiga: La causa que salpica a Agüero y Antonela Rocuzzo

Equipaje de mano: Aeropuertos cambiarían las restricciones

Destrozado por criticar a Messi/Scaloni, Liberman respondió

Navidad Messianica: Las estrellas que estarán con La Pulga

FUENTE: Urgente24

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario