MUNDO hipopótamos > Pablo Emilio Escobar Gaviria > Colombia

PABLO ESCOBAR

Los hipopótamos de la cocaína, el dolor de cabeza colombiano

Hace 3 décadas, Pablo Escobar pasó de contrabandear decenas de animales a tener un zoológico privado y sus hipopótamos hoy traen graves problemas a Colombia.

Hace 3 décadas, Escobar pasó de contrabandear decenas de animales a tener un zoológico privado en su propia casa. Cuando la policía colombiana mató al narcotraficante en 1993, se apoderaron de la enorme propiedad, incluido el zoo. Los animales que se encontraban allí fueron trasladados a otro parque, a excepción de sus 4 hipopótamos que eran difíciles de capturar y se suponía que no representarían un problema. Se equivocaron y mucho.

La situación comenzó a agravarse cuando los animales salvajes comenzaron a reproducirse. Ahora hay alrededor de 120 hipopótamos deambulando por las calles colombianas.

Un análisis, difundido en la revista Biological Conservation, la considera una "especie invasora" y recomienda sacrificar a todos los miembros de la manada. El Gobierno colombiano ha optado por una opción más lenta, su esterilización.

Según el periódico británico The Guardian, los primeros "hipopótamos de la cocaína" han comenzado a ser esterilizados. En concreto, los biólogos de la Corporación Autónoma Regional de las Cuencas de los ríos Negro y Nare (CORNARE) han utilizado una vacuna llamada GonaCon, desarrollada en la década de los noventa por el Centro Nacional de Investigación de Vida Silvestre del Departamento de Agricultura de USA (USDA, por sus siglas en inglés) como anticonceptivo para los ciervos.

GonaCon funciona tanto en machos como en hembras. Se basa en la estimulación de anticuerpos que interfieren en la producción de unas hormonas sexuales llamadas gonadotropinas, disminuyendo así la actividad sexual de los animales e inhibiendo la reproducción. CORNARE explica en un comunicado que tiene una duración de varios años y que la única condición para que funcione es que el hipopótamo tenga una cantidad suficiente de anticuerpos.

Esterilizar a un hipopótamo no es tarea fácil, pero es una opción más barata y menos peligrosa que el sacrificio o la castración. Sin embargo, este es sólo el primer paso en el proceso. A los primeros hipopótamos vacunados les faltan aún otras dos dosis para dejar de reproducirse. Paralelamente, queda el reto de localizar y esterilizar al resto de ejemplares.

Todavía hay quien no está conforme con la decisión. El pasado julio, el abogado colombiano Luis Domingo Gómez presentó una demanda para evitar que los animales fueran sacrificados. En ella también propone un método anticonceptivo diferente, su juicio, más seguro, al que se está usando y denuncia que con la propuesta actual se deja la puerta abierta a que algunos de los animales sean ejecutados.

Meses después, la organización animalista de USA Animal Legal Defense Fund presentó una solicitud legal para que 2 expertos en vida silvestre declararan en nombre de los hipopótamos ante el Tribunal del Distrito Sur de Ohio.

"El sistema legal colombiano no puede obligar a alguien en EE. UU. a brindar testimonio o presentar documentos, pero tenemos esta ley federal que permite que las personas interesadas en Colombia vayan a EE. UU. y obtengan la capacidad de obtener documentos y testimonios", dijo el abogado Christopher Berry, quien lidera la defensa de los hipopótamos en el país norteamericano.

Y agregó:

Así que solicitamos los derechos de los hipopótamos para exigir su testimonio para apoyar el litigio colombiano, y ahora (el Tribunal para el Distrito Sur de Ohio) ha concedido esa solicitud, reconociendo que los hipopótamos son personas interesadas Así que solicitamos los derechos de los hipopótamos para exigir su testimonio para apoyar el litigio colombiano, y ahora (el Tribunal para el Distrito Sur de Ohio) ha concedido esa solicitud, reconociendo que los hipopótamos son personas interesadas

Aunque puede parecer que es sólo un paso menor, las implicancias pueden ser enormes.

Al conceder esta solicitud, el tribunal de distrito reconoció a los animales como personas jurídicas por primera vez en la historia de USA.

"Es obvio que los animales en realidad tienen derechos legales, por ejemplo, el derecho a no ser cruelmente abusados o asesinados... pero un derecho legal es tan valioso como el derecho de uno a hacer cumplir ese derecho legal", dijo Berry.

"El sistema legal no tiene precedentes de que los intereses de los animales aparezcan directamente en los tribunales. No hay precedentes de que los animales tengan una posición legal para hacer valer sus propios derechos", agregó.

El precedente podría ser un paso importante para otros casos que dependen de que los animales tengan personalidad jurídica, como una demanda presentada por la organización de derechos civiles de los animales con sede en Florida Nonhuman Rights Project en nombre de un elefante en el Zoológico del Bronx en Nueva York.

Los hipopótamos se convirtieron en un problema grave para la población colombiana. Están comiendo grandes cantidades de follaje y, por lo tanto, amenazan el suministro de alimentos para las especies nativas del río Magdalena como nutrias, caimanes y tortugas. El excremento de los animales también está alterando la química y los niveles de oxígeno de las vías fluviales locales, lo que puede provocar la proliferación de algas que enferman tanto a las personas como a la vida silvestre. Además, los hipopótamos atacan directamente a las personas, persiguiéndolas e incluso hiriendo gravemente a un hombre en mayo de 2020.

Berry dijo que matar a los animales no es la forma justa de remediar la situación. "Desde la perspectiva de los animales, creo que está claro que preferirían ser esterilizados en lugar de sacrificarlos", afirmó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario