Leído

USA

Trump levanta la Biblia y desencadena una polémica religiosa en medio del caos

Mar, 02/06/2020 - 3:37pm
Enviado en:
Por Urgente24

El presidente estadoundense se paró frente a la histórica iglesia de St. John's, que queda cruzando un parque de la Casa Blanca y que había sido en parte prendida fuego por manifestantes la noche anterior, y con la Biblia en la mano, prometió mantener a "América segura". La pregunta es: ¿Qué "América"? ¿Y segura de quién o de qué? En medio de las violentas manifestaciones que siguen a una muerte que tiene todos los condimentos de un crimen racial, Trump recurre al símbolo religioso mientras llama a la ley y al orden, pero a algunos les cae como patada al hígado que utilice los textos sagrados del cristianismo como forma de hacer márketing político.

Donald Trump sosteniendo la Biblia frente a la Iglesia St. John's. /Foto:Brendan Smialowski / AFP
Contenido

El lunes 1/6, el presidente Donald Trump cruzó el parque Lafayette, frente a la Casa Blanca, y se sacó una foto frente a la histórica iglesia de St. John con la Biblia en la mano. El sótano de la institución religiosa, de pie desde 1816 y visitada por todos los presidentes estadounidenses, había sufrido un incendio el día anterior, en medio de las manifestaciones.

El gesto de Trump suscitó gran controversia: en primer lugar, para que el mandatario pudiese llegar allí, las fuerzas de segurdiad tuvieron que desalojar a varios manifestantes que estaban instalados frente a la Casa Blanca de manera pacífica, protestando por la violencia racial en el país -un problema histórico que antecede al mandato del actual presidente pero que cuyo último exponente, la muerte cruel de George Floyd, funcionó como catalizador-. Luego, el hecho de que Trump usara el texto sagrado del cristianismo en medio de una profunda crisis política, cayó muy mal. La diócesis de Washington se mostró indignada por la utilización de las Sagradas Escrituras para hacer márketing.

"Tenemos un gran país y lo haremos aún más grande. Volverá y será mejor que nunca antes", dijo Trump con la Biblia en la mano. "Lo voy a mantener seguro", dijo.

Poco antes de este "paseo" a la iglesia de St. John's, el presidente había dado un discurso amenazando con sacar al Ejército a las calles para hacer retornar la ley y el orden. La obispa responsable de esta comunidad episcopeliana (anglicana), Mariann E. Budde, dijo a CNN: "Déjeme ser clara, el presidente acaba de usar la Biblia, el texto más sagrado de la tradición judeocristiana, y una de las iglesias de mi diócesis, sin permiso, como telón de fondo de su mensaje antitético a las enseñanzas de Jesús."

Budde manifestó indignación por no haber recibido ni siquiera una notificación de que Trump se presentaría en el área. "Todo lo que él ha hecho y dicho es para inflamar la violencia. Ha hecho todo por dividirnos", aseguró. En la misa dirección el obispo presidente de la Iglesia episcopal de Estados Unidos, Michael Curry, acusó a Trump de utilizar "el edificio de la iglesia y la Santa Biblia para fines políticos partidistas."

Según el centro Pew de Investigaciones, el 49% de los seguidores de la Iglesia episcopal son demócratas o están más inclinados hacia ese partido. El 39% de los miembros son republicanos o prefieren esa tendencia.

Otros líderes religiosos, que apoyan a Trump salieron en su defensa: "A qué clase de Iglesia necesita uno PERMISO para dirigirse", tuiteó el pastor Mark Burns de Carolina del Sur. "Jesús da la bienvenida a todos."

Según el sociólogo Andrew Whitehead, de la Universidad de Clemson, que estudia el nacionalismo cristiano, el gesto de Trump fue una señal para "aquellos que adhieren a la idea de la nación cristiana, de que él defenderá  la cristiandad dentro de la esfera pública. Él dijo que mantendrá a América segura. La pregunta es, ¿para quién? Principalmente para la América blanca y protestante."

Este martes 2/6, la líder demócrata Nancy Pelosi criticó que los manifestantes frente a la Casa blanca fueran "despejados" para que Trump pudiera llegar a St John. Lo hizo citando el Libro de Eclesiastés y llamando a un "tiempo de curación."