GLOBAL

EN EL MUNDO

FBI confirma que encriptación es una gran mentira: Gracias a Anom, 800 personas arrestadas

A menudo suelen leerse artículos que recomiendan aplicaciones más seguras que WhatsApp para chatear. Un operativo del FBI en el que se detuvo a 800 personas alrededor del mundo demuestra que ninguna app es 100% segura para los delincuentes.

Cada vez es más difícil escapar del radar de los Servicios de Inteligencia de los países, de los hackeos o de investigaciones verdaderamente profundas de agencias como el FBI.

El Buró Federal de Investigaciones​ (FBI), la principal agencia de investigación criminal del Departamento de Justicia de Estados Unidos, detuvo a unas 800 personas en distintas partes del mundo en simultáneo.

Solo en Suecia, 155 presuntos delincuentes fueron puestos a disposición de la Justicia, en una operación conjunta con la policía de aquel país. Linda Staaf , jefa del departamento operativo nacional de la policía NOA, afirma en una conferencia de prensa que la operación "Trojan Shield" evitó diez asesinatos en Suecia.

Se dice que Alemania, los Países Bajos, España y Serbia han sido otros países en los que la aplicación se ha vuelto popular.

La clave: Cómo se logró el éxito del operativo

La aplicación ANOM es clave para entender. Los delincuentes cayeron en una trampa creyendo que los mensajes estaban encriptados y que no iban a ser encontrados.

Según los últimos reportes, las autoridades australianas y neozelandesas llevaron a cabo más de 250 detenciones y el decomiso de 3,7 toneladas de drogas, 104 armas de fuego y unos 45 millones de dólares australianos

Cuenta Dagens PS, periódico sueco especializado en negocios, que la aplicación Anom ofrecía mensajes encriptados en teléfonos especiales que se decía estaban protegidos del resto de Internet. Cuando explotaron servicios similares como Encrochat y Sky ECC, Anom recibió tracción: los delincuentes inundaron el servicio.

Lo que no sabían era que desde el inicio de 2018, la aplicación fue monitoreada por el FBI y la AFP en una operación llamada "Escudo de Troya": las autoridades habían construido la aplicación ellas mismas.

El operativo se llamó Operación Ironside y el escenario principal fue Australia pero también en Nueva Zelanda y 16 países más de Asia, Sudamérica y Oriente Medio. 

Agrega La Vanguardia que el primer ministro australiano, Scott Morrison, aseguró que la operación "asestó un duro golpe contra el crimen organizado, no solo en este país, sino que repercutirá en el crimen organizado de todo el mundo". "Este es un momento decisivo en la historia de la aplicación de la ley en Australia", señaló Morrison a los periodistas en Sydney.

El comisionado de la Policía Federal de Australia, Reece Kershaw, dijo a periodistas en la ciudad de Sídney que se cree que los presuntos criminales "son miembros de bandas de motociclistas, de la mafia australiana, de sindicatos delictivos asiáticos y de grupos delictivos graves y organizados". Las autoridades alegarán que "han estado traficando con drogas ilícitas en Australia a escala industrial".

La BBC agregó: El fugitivo australiano y presunto narcotraficante Hakan Ayik fue clave en la operación, ya que, sin saberlo, recomendó la aplicación a asociados criminales después de que agentes encubiertos les entregaran un teléfono, dijo la policía.

Apodado el "gángster de Facebook" por los medios de comunicación australianos, Ayik aparece en fotografías de las redes sociales con grandes tatuajes y un físico musculoso. Los medios locales dicen que ha estado viviendo en Turquía desde que evadió el arresto, viviendo un estilo de vida de lujo con una esposa holandesa.

La policía dijo que "era mejor que se entregara a nosotros" lo antes posible, ya que él mismo podría estar en peligro, habiendo ayudado inconscientemente al FBI con su ataque.

En total, unos 300 sindicatos delictivos utilizaron unos 12.000 dispositivos cifrados en más de 100 países.

ANOM

Los agentes pudieron leer millones de mensajes en "tiempo real" que describían planes de asesinato, planes de importación masiva de drogas y otros planes.

"De lo único que hablan es de drogas, violencia, golpes entre ellos, personas inocentes que van a ser asesinadas, todo un abanico de cosas", dijo el comisionado de la Policía Federal Australiana Reece Kershaw.

En total, unos 9.000 agentes de policía de todo el mundo participaron en la operación.

El FBI desarrolló Anom luego de haber neutralizado otros dos sistemas de comunicación encriptada: Phantom Secure y Sky Global.

Dejá tu comentario