MUNDO Etiopía > Abiy Ahmed > Guerra Civil

REGIÓN TIGRAY

Etiopía, llaman a civiles al combate: Hablan de guerra civil

El gobierno de Abiy Ahmed en Etiopía llama a combatir contra la insurgencia Tigray. Varios consideran que los enfrentamientos ya configuran una guerra civil.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho un llamado a que los civiles elegibles del país se presenten a combatir contra las fuerzas insurgentes de la región del Tigray. Algunos consideran que el conflicto ya ha llegado a magnitudes para considerarlo una guerra civil.

"Esta es la hora en que todos los etíopes elegibles que están en edad de unirse a las fuerzas de defensa, las fuerzas especiales y las milicias, muestren su patriotismo", dijo la oficina del primer ministro en un comunicado. Hace menos de 2 meses, el gobierno etíope había declarado un cese al fuego unilateral contra las milicias rebeldes.

El norte de Etiopía está sumido en enfrentamientos desde noviembre, cuando el gobierno central envió tropas para derrocar a la insurgencia regional del Frente de Liberación del Pueblo Tigray, por entonces el partido gobernante de la región.

Ahmed lanzó la campaña militar contra el Frente tras haberlo acusado de atacar 2 bases militares etíopes, presuntamente para robar artillería y equipamiento militar (las autoridades de Tigray niegan que esto haya sucedido). Ahmed los acusó de buscar desestabilizar su gobierno.

Al margen de eso, el gobierno etíope acusó a los insurgentes Tigray por una masacre en Mai Kadra, que dejó cientos de civiles muertos. Según la Comisión de Derechos Humanos de Etiopía -independiente pero cuyo director fue nombrado por el gobierno-, milicias Tigray con apoyo de fuerzas de seguridad locales cometieron los asesinatos contra trabajadores agrícolas que no pertenecían a la etnia local. Sin embargo, algunos sobrevivientes del suceso acusan a las fuerzas del propio gobierno etíope por la masacre.

El primer ministro había prometido una victoria rápida sobre los insurgentes, pero en junio, las fuerzas insurgentes recapturaron la capital regional, Mekelle, y el Ejército etíope debió retroceder.

Desde ese entonces, las milicias han avanzado hacia el este, sobre Afar, y al sur, hacia la región Amhara. El Frente sostiene que no desea retener estos territorios, sino que busca conseguir acceso a ayuda e impedir que las fuerzas progubernamentales se reagrupen.

https://twitter.com/descifraguerra/status/1425125107127787523

El gobierno dice que el cese al fuego unilateral que había anunciado a fines de junio tenía la intención de permitir la llegada de ayuda pero que la subsecuente ofensiva del Frente socavó ese esfuerzo.

El conflicto ha empeorado una crisis humanitaria en el Tigray, donde según la ONU, 400.000 personas enfrentan condiciones de hambruna.

Poniendo en contexto

El pueblo Tigray tiene sus orígenes en los primeros grupos semitas que llegaron a la zona y se habrían establecido en el actual territorio del norte de Etiopía y Eritrea, explica Wikipedia, a partir del año 1000 a. C. De acuerdo a la tradición, el pueblo Tigray sería descendiente del antiguo reino de Saba, gobernado por Menelik I, hijo rey de Salomón y la reina de Saba, al igual que los sacerdotes de la Iglesia ortodoxa etíope Tewahedo.

Así explica el portal Descifrando la Guerra el trasfondo del conflicto:

"Para muchos, esta ofensiva de Adis Abbeba, es considerada como una venganza hacía la región norteña por las elecciones no autorizadas que celebraron el pasado septiembre. Los comicios fueron la respuesta del TPFL a la postergación sin fecha de las elecciones estatales que debían celebrarse este año, pero que el gobierno decidió retrasar a causa de la pandemia de Covid-19. Esto provocó las quejas de la oposición en todo el Estado y llevó a al gobierno de Tigray a no reconocer a ninguna autoridad federal desde el 5 de octubre, fecha en que debía terminar el mandato de Abiy Ahmed.

"Esto, se une a un creciente interés de la población tigriña (también llamada tigray o tigré) hacia la secesión. Los tigriña, a pesar de contar sólo con el aproximadamente 5% de la población total etíope, fueron durante años la etnia dominante en el país bajo el gobierno de Meles Zenawi, y ocupan actualmente la que muchos consideran como la región más rica y próspera del país, además de la más beneficiada por el fuerte crecimiento económico de Etiopía en los últimos años. Además, este pueblo se considera descendiente directo del mítico Reino de Saba.

"Todo ello ha provocado la animadversión de parte de la población etíope e incluso el propio Primer Ministro los ha llegado a considerar como 'arrogantes'."

Etiopía se rige desde 1991 por un federalismo étnico en el que cada una de las etnias mayoritarias gobierna una de las 9 regiones administrativas.

Cuando llegó al poder, Ahmed inició una purga de los tigriña que ocupaban altos cargos administrativos o militares.

"Esta situación no es nueva en Etiopía, acostumbrada a las tensiones étnicas y a las venganzas de las élites cuando se produce una alternancia en el poder."

El actual primer ministro aplicó políticas encaminadas hacia la centralización del poder y la recuperación de un nacionalismo estatal, el fortalecimiento de un sentimiento de unidad por encima de las particularidades comunitarias.

Esta iniciativa encontró gran resistencia por parte de pueblos como los tigriña, que sienten que sus particularidades históricas están en peligro.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario