MUNDO Transnistria > Rusia > Ucrania

TENSIÓN

El presidente de Transnistria disuelve el gobierno

El motivo es un misterio por ahora pero la decisión llega en medio de fuertes tensiones globales: el presidente de Transnistria, región separatisa pro-rusa de Moldavia, disolvió el gobierno.

Este jueves 26/5, el presidente de Transnistria, Vadim Krasnoselsky, ha disuelto el gobierno, reportó la agencia TASS.

Transnistria es una región dentro de Moldavia controlada por separatistas pro-rusos, que linda con Ucrania.

Moldavia es un pequeño país de habla rumana que formó parte de la antigua Unión Soviética y ahora está dirigido por un gobierno prooccidental.

Hace alrededor de un mes, una serie de explosiones en Transnistria, ocurridas en paralelo a la guerra en Ucrania, hicieron escalar la tensión.

El Kremlin dijo en ese entonces que seguía con "preocupación" los acontecimientos mientras que el gobierno separatista pro-ruso de Transnistria habló de "ataques terroristas"; Ucrania, por otro lado, acusaba a la propia Moscú de estar detrás de los ataques en una suerte de operación de falsa bandera.

Se comenzó a hablar en ese momento de que entre los planes de Moscú -si logra sus objetivos en Ucrania- podría estar llegar hasta Transnistria; algo que por el momento luce improbable.

"La región de Transnistria --cuya población es mayoritariamente rusa y ucraniana-- ha cobrado protagonismo en las últimas semanas por su vínculo con el Gobierno ruso y su importante posición geoestratégica", explica el diario La Nación.

"El gobierno de Moldavia teme que Rusia pueda iniciar una ofensiva contra el país, que alberga el territorio separatista de Transnistria, fronterizo con Ucrania", explica el portal Deutsche Welle.

En este contexto, se conoce la disolución del gobierno de la región separatista pro-rusa, cuyo motivo aún no ha sido explicado públicamente. Lo que sabemos es que el Parlamento de Transnistria se reunirá mañana 27/5 de emergencia, a considerar la candidatura de un nuevo primer ministro.

El presidente Krasnoselsky sugirió a Alexander Rosenberg para la posición, señala el diario The Jerusalem Post.

En otro suceso que podría resultar relevante dentro de este contexto de tensiones, dos días atrás, el expresidente de Moldavia, Igor Dodon -afín al Kremlin- fue detenido bajo sospechas de traición y corrupción, según anunció la Fiscalía de ese país.

Dodon había presidido Moldavia de 2016 a 2020 y estaba abiertamente apoyado por Moscú, hasta que la pro-europea Maia Sandu ganó en 2020 y 2021 las presidenciales y las legislativas.

Dodon acusó a la actual presidenta del país, Sandu, de estar detrás de su caso, el cual considera que tiene motivaciones políticas. El exmandatario ha lamentado estar acusado de traición por aquellos que ahora “llenan las instituciones estatales de asesores extranjeros".

En otra noticia relevante -aunque hay que aclarar que por el momento desconocemos la relación entre esta serie de sucesos, si es que la hay-, el presidente de Transnistria, Krasnoselski, firmó ayer un decreto reduciendo el nivel de alerta terrorista en la zona, que fue decretado anteriormente a raíz del aumento de la tensión por la guerra en Ucrania. Este pasó de "rojo" a "amarillo". No obstante, la mayoría de las restricciones impuestas como parte del "nivel rojo" siguen vigentes, explica el diario La Nación.

Por otra parte, Krasnoselski expresó dos días atrás su preocupación ante la posibilidad de que la OTAN envíe equipamiento militar a Moldavia y despliegue armas en la zona, según informaciones del diario 'Timpul'.

"Conversaciones sobre armar a un vecino no inspiran optimismo sobre la paz en la región. No debemos pensar en armamento sino en desarmar, en lograr garantías para la paz", aseveró.

Dos días después, disolvió su gobierno. El motivo permanece, por el momento, un misterio.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario