MUNDO Iglesia Católica en Francia > demoledor informe > carácter sistémico

330.000 VÍCTIMAS

Demoledor informe sobre "carácter sistémico" de abusos en la Iglesia Católica en Francia

Demoledor informe: en las últimas 7 décadas hubo 330.000 víctimas de abuso en la Iglesia Católica en Francia. Advierten del "carácter sistémico" del problema.

Un demoledor informe revelado este martes 5/10 por la Comisión Independiente sobre Abusos en la Iglesia Católica en Francia concluyó que entre 1950 y 2020, unos 330.000 niños fueron sexualmente abusados por sacerdotes, otros clérigos o laicos que trabajaban para la institución o en sus escuelas, como profesores en colegios religiosos o de catecismo. La investigación fue comisionada por la Iglesia Católica Apostólica Romana francesa en 2018. Las cifras han sido reveladas por Jean-Marc Sauvé, presidente de la Comisión y son fruto de varios años de trabajo. Para Sauvé, lo revelado demuestra el "carácter sistémico" de los abusos sexuales en la Iglesia Católica en Francia.

La Iglesia Católica en Francia expresó "vergüenza y horror" por el hallazgo y pidió perdón.

Los investigadores pasaron más de 2 años y medio revisando registros judiciales, policiales y eclesiásticos y hablando con víctimas y testigos.

Sauvé, un alto funcionario público, señaló que hasta principios de la década de 2000, la Iglesia Católica había "mostrado una indiferencia profunda e incluso cruel hacia las víctimas".

La comisión encontró evidencia de que entre 2.900 y 3.200 sacerdotes y otros miembros de la Iglesia fueron culpables de abusos sexuales contra niños desde los años 1950.

Sauvé añadió que se trata de una "estimación mínima".

“Son cifras abrumadoras que reclaman medidas muy fuertes” por parte de la Iglesia Católica, dijo.

Según Sauvé, esto demuestra que los “silencios” y “fallos” de la Iglesia Católica en Francia ante los casos de pederastia desde 1950 tienen un “carácter sistémico” que requiere profundas reformas. Cuestionó, incluso, prácticas como el secreto de confesión.

“Hasta comienzos de los años 2000, constatamos una indiferencia profunda y cruel ante las víctimas. No se les cree, no se las escucha, se considera que ellas pueden haber contribuido a lo que les pasó”, señaló. Por ello, continuó, la Comisión es “unánime” en su conclusión: “La Iglesia no supo ver, no supo escuchar, no supo captar las señales débiles” y, si las víctimas no hubieran tomado la palabra por fin, ”nuestra sociedad seguiría ignorando o negando lo que pasó”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario