FOCO Juan Manuel de Rosas > Buenos Aires > indios

EL ORIGEN DE UNA LEYENDA

Juan Manuel de Rosas, comienzo de una Grieta que no cede

Juan Manuel de Rosas es un personaje que divide aguas. Para unos, un nacionalista. Para otros, un contradictorio que se exilió y murió en Inglaterra.

El 30/03/1793, en la casa grande del finado don Clemente López de Osornio, en la acera norte de la porteña calle Santa Lucía (hoy Sarmiento al 600, entre Florida y Maipú), doña Agustina López de Osornio, esposa del joven militar León Ortiz de Rozas, teniente de la 5ta. compañía del 2do. batallón del Regimiento de Infantería de Buenos Aires, parió su primer hijo varón, ansiosamente esperado: Juan Manuel José Domingo Ortiz de Rozas y López de Osornio. Más adelante, y por motivos familiares, él se restaría abolengo: Juan Manuel de Rosas.

Muy completo el relato de Leonardo Castagnino, que reproducimos en forma parcial:

En la cuadra vivían el pulpero don Ignacio y el sastre mulato José. En la casa, las negras Feliciana, Damiana, Pascuala, Teodora, y la india libre Juliana. Pero fue su padre, León, quien salió en la búsqueda del capellán de su batallón para que bautizara al recién nacido. Ante la ausencia del párroco, llamó al del batallón 3ro., Pantaleón de Rivarola: la idea era darle una impronta al bebé, católico y militar.

El nacimiento dejaba atrás la tragedia: el viejo don Clemente, y Andrés, su hijo mayor, habían sido asesinados por los indios en un malón, el 13/12/1783, luego de un fiero combate en la estancia 'El Rincón de López'.

Don Clemente tenía 75 años cuando fue lanceado y degollado, su hijo tenía 26.

Migueletes5.JPG
Compañía de Migueletes de Alejo Castex.

Compañía de Migueletes de Alejo Castex.

El apellido

Los Ortiz de Rozas habían llegado desde el pueblo de Rosas, en el valle de Soba, la Montaña de Castilla la Vieja, actual Cantabria, provincia de Burgos.

Familia de regidores y magistrados, también militares.

León, a los 19, fue nombrado subteniente del Regimiento de Infantería de Buenos Aires, en el que su padre era capitán.

Hombre bravo, le atrajo una expedición hacia la bahía Sin Fondo de la Patagonia, a órdenes de Juan de la Piedra, irresponsable que hizo degollar a una partida de hombres, mujeres y niños del cacique Francisco, y se dirigió hacia la Sierra de la Ventana contra las tribus de esa región pero fue cercado y derrotado.

León Ortiz de Rozas, Domingo Piera y Francisco Javier Montañés, capellán del establecimiento San José de la Patagonia, quedaron cautivos. Pudieron haber muertos entre tolderías pero, para fortuna de ellos, un hermano del cacique Negro estaba en poder del virrey Nicolás del Campo, marqués de Loreto: hubo canje de prisioneros.

Pero León se ganó la confianza de los principales caciques.

Los ingleses

Los ingleses llegaron en la adolescencia de Juan Manuel. Todavía no había egresado del colegio privado que dirigía Francisco Javier Argerich. Pero era evidente que las tareas rurales le atraerían más que las intelectuales.

El 12/08/1806 estuvo Juan Manuel entre “los voluntarios que formaron el ejército que reconquistó Buenos Aires”, según él le recordara a su yerno Máximo Terrero en 1861, ¿habrá sido la historia verdadera o su visión de su pasado?

El historiador Adolfo Saldías:

Se llevó a su casa de la calle Cuyo a varios de sus jóvenes amigos, los incitó a la pelea, los armó como pudo y se presentó a la cabeza de ellos al general Santiago de Liniers. Se llevó a su casa de la calle Cuyo a varios de sus jóvenes amigos, los incitó a la pelea, los armó como pudo y se presentó a la cabeza de ellos al general Santiago de Liniers.

Según Castagnino, "Después de la rendición, Liniers lo devolvió a sus padres, portador de honrosa carta testimonial."

Cerca de su final, Rosas escribió:

¡Liniers! Ilustre, noble, virtuoso, a quien yo tanto he querido y he de querer por toda la eternidad sin olvidarlo jamás... ¡Liniers! Ilustre, noble, virtuoso, a quien yo tanto he querido y he de querer por toda la eternidad sin olvidarlo jamás...

Al año siguiente, él fue soldado en el 4to. escuadrón de caballería, llamado 'de los Migueletes', al mando de Alejo Castex. El color rojo punzó comenzó en aquel uniforme.

Rosas escribió el 02/05/1869 a su amiga Josefa Gómez:

Tomé de 14 años plaza de soldado de caballería de Migueletes. Tengo la carta del Señor Dn. Martín de Alzaga a mi madre, y la del Señor Dn. Juan Miguens a mi padre, acreditando mi conducta en esos gloriosos triunfos. Tomé de 14 años plaza de soldado de caballería de Migueletes. Tengo la carta del Señor Dn. Martín de Alzaga a mi madre, y la del Señor Dn. Juan Miguens a mi padre, acreditando mi conducta en esos gloriosos triunfos.

Más adelante

El paso siguiente, quizás 1809, Juan Manuel se retiró a la estancia de su madre, Agustina López de Osornio. La Revolución de Mayo de 1810 lo encontró con 17 años y otros menesteres.

En 1813, pese a la oposición materna, se casó con Encarnación Ezcurra, con quien tuvo 3 hijos: Juan Bautista, María -fallecida al día siguiente-, y Manuela, su compañera inseparable. No fueron los únicos pero sí los reconocidos, sin considerar uno adoptado, Pedro Pablo Rosas y Belgrano, hijo natural del fallecido Manuel Belgrano.

manuelita.jpg
Manuela Robustiana Ortiz de Rozas, Manuelita.

Manuela Robustiana Ortiz de Rozas, Manuelita.

Secuela del casamiento con Ezcurra, le devolvió a sus padres los campos que administraba e inició sus propios emprendimientos. Y se cambió el apellido 'Ortiz de Rozas' por 'Rosas'.

Administró los campos de sus primos Nicolás y Tomás Manuel de Anchorena; en sociedad con Luis Dorrego, hermano del coronel Manuel Dorrego, y con Juan Nepomuceno Terrero fundó un saladero; acumuló una fortuna como ganadero y exportador de carne vacuna: ya era 1816.

Entonces, él conoció al abogado Manuel Vicente Maza, su letrado personal en una causa que sus propios padres habían entablado contra él. Más tarde, su consejero político.

En 1818, el director supremo Juan Martín de Pueyrredón fue en contra de los saladeros. Rosas saltó a la producción agropecuaria en sociedad con Dorrego y los Anchorena, quienes le encargaron la dirección de su estancia Camarones, al sur del río Salado. Rosas tenía un sistema de administración que le permitía gestionar varios campos en forma simultánea.

En 1819 compró la estancia Los Cerrillos, en San Miguel del Monte, donde organizó una compañía de caballería, que luego hizo regimiento, los Colorados del Monte. Para muchos, en el comienzo un grupo paramilitar para combatir a los indígenas y a los cuatreros. Pero fue legitimado y él nombrado teniente coronel.

En 1820 cambió su vida para siempre. Desde ese año hasta su derrota en la batalla de Caseros, en 1852, se dedicó a la actividad política. Pero es otra historia.

colorado-del-monte.jpg
Colorados del Monte.

Colorados del Monte.

----------------

Otras noticias de Urgente24:

"Odio a la mujer peronista"; acampe piquetero; gobernadores con Alberto vs Larreta

"Las expectativas están en su momento más dramático"

"Desconexión con la realidad": Diputada K contra el Gobierno

Destrozaron la figura de CFK en Santa Cruz

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario